Caso Matute: las pistas que sigue la jueza

Jorge Matute Johns habría sido víctima de una feroz golpiza en las afueras de la discoteque La Cucaracha, en Concepción.

28 de Diciembre de 2000 | 19:43 | Especial para emol.com
CONCEPCION.- Tras investigar más de 40 pistas o hipótesis que resultaron falsas, la jueza Flora Sepúlveda, logró llegar a un hilo conductor que está permitiendo resolver el Caso Matute, fundamentalmente con el apoyo de Investigaciones.

Las nuevas pistas, esta vez con el resultado concreto de cuatro detenidos e incomunicados (Carlos Gajardo Garrido, de 23 años, su hermano J.M.G.G., de 17, Gisella Miranda Espinoza, de 23, e Ingrid Trostel Zambra, de 20), apuntan a grupo de jóvenes y amigos de un equipo de rugby Los Troncos, todos de clase media acomodada y residentes en un exclusivo sector residencial de Lomás de San Andrés y en San Pedro de la Paz. Curiosamente, todos ellos desconocidos para el propio Jorge Matute y sus amigos.

Se caracterizan por conductas agresivas y generar peleas en discotheques, y sentirse dueños del mundo. Incluso, su existencia esa noche que desapareció Jorge Matute desde La Cucaracha, fue advertida por uno de los guardias en sus declaraciones en el proceso. Ello en el sentido que habían estado en el estacionamiento del local provocando incidentes, lo que no se investigó, ya que siempre se optó por creer que había grandes personalidades y el dueño y el personal del local involucrados en los hechos.

La nueva tesis, lograda tras volver a investigar algunas pistas que había desechado Carabineros, llegaron a establecer que uno de los llamados anómimos que recibieron los Matute, pidiendo un rescate y haciendo creer que estaría secuestrado y con vida, provenía de Lomas de San Andrés, tras desechar otros llamados hechos por un enfermo mental. Estos apuntaban hacia jóvenes residentes en el sector.

La nueva hipótesis que se baraja es que integrantes de ese grupo llegaron a la disco esa noche y como no los dejaron entrar, luego de haber sostenido anteriormente una descomunal gresca con sus guardias, optaron por permanecer en el estacionamiento. Ahí, cuando salió Matute, se habría producido un incidente, tras un intercambio de palabras, que habría derivado en una golpiza. Tras dejarlo grave lo habrían trasladado en un vehículo azul hacia otro sector para no verse involucrados en los hechos. Su deceso en el trayecto los habría llevado a ocultar el cuerpo y solicitar ayuda a amigos del grupo. Entre estos últimos estarían los hermanos Gajardo Garrido. Sobre todo, José Miguel era muy temido; sus amigos lo llamaban "muñeco malvado" o "Chucky".

La mayoría de los miembros del grupo estaba desde octubre del año pasado en una especie de lista negra en que les impedía el ingreso a la discotheque La Cucaracha y al Café Vallarta del sector, por incidentes y peleas que generaban. Lo misma medida regía para otro local de Chiguayante. Se conoció que incluso José Miguel resultó lesionado en un pie en una de las tantas riñas en que participó en esos locales nocturnos.

Pese a que el padre de los dos hermanos insiste en su inocencia, era sabido en el círculo de amigos que tenía serios problemas para controlar la conducta de sus hijos. Sobre todo el menor, ya que Carlos era buen alumno y es considerado un estudiante brillante del cuarto año de la carrera de Derecho de la Universidad San Sebastián.

No está claro que éstos ni Gissele Miranda, también alumna de la misma carrera de ese plantel, estén directamente involucrados en la desaparición de Matute, pero sí saben qué le ocurrió por testimonios de amigos, y luego se habrían sumado indirectamente en las acciones de encubrimiento y de obstrucción a la justicia. Otra versión habla que José Miguel habría golpeado a Matute esa noche y que su hermano se habría involucrado en los hechos para encubrirlo.

Al parecer, las confidencias que algunos de los involucrados habrían hecho a sus parejas mujeres y la difusión de éstas a terceras personas habría sido también una pista importante.

Hay que recordar que ninguno de ellos había declarado anteriormente en el proceso y sólo lo hicieron hace poco más de una semana; sus nombres y los de otros 15 ó 17 estarían en un cuarderno reservado que maneja la jueza Sepúlveda.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores