Lagos designó a Juan Emilio Cheyre como Comandante en Jefe del Ejército

De esta forma Cheyre, la segunda antigüedad de la rama castrense y quien actualmente se desempeña como jefe del Estado Mayor, asumirá el cargo el 11 de marzo del 2002.

19 de Diciembre de 2001 | 12:16 | Emol
SANTIAGO.- El Presidente Ricardo Lagos designó hoy al general Juan Emilio Cheyre como sucesor de Ricardo Izurieta en la comandancia en jefe del Ejército.

De esta forma Cheyre, la segunda antigüedad de la rama castrense y quien actualmente se desempeña como jefe del Estado Mayor, asumirá el cargo el 11 de marzo del 2002.

Desde La Moneda, el Presidente Lagos agradeció la tarea y el esfuerzo realizado por el actual comandante en jefe, general Ricardo Izurieta, y destacó que la designación del general Cheyre se debe a su destacada trayectoria.

"La designación de Cheyre, implica un reconocimiento al general y un reconocimiento a la tarea, que como comandantes jefe, ha desempeñado el general Izurieta", dijo.

Lagos agregó que "de esta manera se asegura, con la designación de Cheyre, la continuidad de las tareas profesionales que son indispensables para el fortalecimiento de la Institución y por ende para el fortalecimiento del país".

El Presidente también aprobó la proposición de ascenso al Grado de Mayor General de los siguientes Brigadieres Generales: Brigadier General Juan Carlos Salgado Brocal, Brigadier General Javier Urbina Paredes, Brigadier General Waldo Zauritz Sepúlveda; y el ascenso al Grado de Brigadier General de los siguientes Oficiales Superiores: Coronel Ricardo Hargreaves Butron, Coronel José Gaete Paredes, Coronel Erwin Herbstaedt Gálvez y Coronel Tulio Hermosilla Arriagada.

Juan Emilio CheyreLa confianza de Lagos hacia Cheyre se comenzó a gestar en 1996, cuando el entonces agregado militar en España participó de un encuentro entre civiles y militares en el Hotel Victoria Plaza de El Escorial, en Madrid. Esa reunión fue convocada por algunos personeros de la Concertación y en ella participaron, además de Cheyre, los oficiales del Ejército Carlos Molina Johnson, José Miguel Piuzzi y Jaime García Covarrubias; los socialistas Ricardo Lagos, Jaime Gazmuri, Enrique Correa y Camilo Escalona, y los representantes de la centro-derecha, Hernán Felipe Errázuriz, Sergio Rillón (asesor del general Pinochet), el filósofo Fernando Moreno, y el diputado Luis Valentín Ferrada.

Se estima que ese evento fue el inicio de un proceso de desarrollo de buenas relaciones entre dirigentes socialistas y altos oficiales de las Fuerzas Armadas.

Juan Emilio Cheyre Espinosa

El nuevo comandante en jefe del Ejército tiene 54 años, es casado con María Isabel Forestier y tiene tres hijos. (Ver curriculum oficial).

Es general hace ocho años y es respetado por sus pares por sus capacidades militares e intelectuales. El general Cheyre posee un Magister en Ciencias Políticas y siempre ha ocupado los primeros lugares dentro de su generación. Su padre fue embajador en Portugal del ex Presidente Salvador Allende.

Como parte de sus diferentes destinaciones militares le correspondió dirigir importantes proyectos dentro de la institución, entre los que destaca el desarrollo de la Academia de Guerra como Instituto de Educación Superior; el desarrollo del Sistema de Entrenamiento Táctico Computarizado; la mecanización del Arma de Infantería del Ejército; el proyecto global de reestructuración del Sistema Docente Institucional, y la reformulación, actualización y desarrollo del tema Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario para su incorporación a los procesos formativos del Ejército.

El hombre que le amargó la tarde a Pinochet

Con respecto a su vinculación con el caso Pinochet, Cheyre tuvo dos destacadas participaciones.

La primera, fue cuando el general Ricardo Izurieta, envió en septiembre de 1999, una misión de alto nivel a Londres, para inquirir de primera mano antecedentes a los facultativos que examinaron al general (r) y los que contrató el Gobierno para realizar nuevos chequeos médicos. Esta labor fue encomendada al Comandante del Comando de Institutos Militares, mayor general Juan Emilio Cheyre, y al Director de Operaciones del Estado Mayor General del Ejército, brigadier general Carlos Molina.

Su segunda vinculación con el caso Pinochet, y la más recordada, fue cuando, junto al comandante en jefe del Ejército, general Ricardo Izurieta, le dieron un ultimátum a Pinochet para que aceptara la filiación la que generó la sorprendente frase de Pinochet: "Usted me viene a amargar la tarde".

De acuerdo con una versión -que no fue "ni confirmada ni desmentida" por fuentes oficiales de la entidad castrense en ese momento-, Izurieta y Cheyre llegaron, el 5 de enero del 2001, a Los Boldos -lugar de descanso del general Augusto Pinochet- a bordo de un helicóptero Súper Puma sólo 12 horas después que los militares entregaran al Presidente Ricardo Lagos la información recabada para la Mesa de Diálogo.

En ese minuto la defensa del senador había manifestado su intención de presentar un recurso contra el juez Juan Guzmán Tapia y por consiguiente no presentarse a los exámenes médicos programados.

Según relataron las fuentes antes mencionadas, Izurieta y Cheyre conversaron en la sala central de la casa de Los Boldos con el senador Pinochet, a pocos metros de miembros de su familia, para plantearle la inconveniencia de aquello, en especial porque pondría al Ejército en una posición sumamente incómoda y difícil respecto de su defensa.

En un momento dado, ambos oficiales le precisaron al ex Comandante en Jefe que tampoco la situación podía tensionarse en demasía, más cuando se estaban realizando pasos muy concretos (en referencia a la Mesa de Diálogo) en el país destinados a concluir con la transición democrática y que podrían ser de suyo beneficiosos para su defensa.

Después de 30 minutos de diálogo, los uniformados fueron más explícitos con el senador vitalicio y le recalcaron que la posición del Ejército era que se debía presentar para los exámenes y al posterior interrogatorio. "Usted me viene a amargar la tarde", habría respondido Pinochet al momento de despedir a Izurieta y Cheyre.

Fuentes cercanas al general en retiro sostuvieron que después de esta reunión las relaciones entre la familia y el Ejército no son las mejores, tal como se vio reflejada en las palabras de Jacqueline Pinochet Hiriart en una entrevista otorgada a un diario electrónico nacional.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores