Lagos condena violencia por 11 de septiembre

A la salida del Te Deum celebrado por la Iglesia Evangélica, el Presidente de la República sostuvo que quienes protagonizaron los disturbios registrados ayer, "no están interpretando el sentir nacional".

12 de Septiembre de 2004 | 11:57 | El Mercurio en Internet
SANTIAGO.- El Presidente de la República, Ricardo Lagos, condenó los actos de violencia registrados ayer con motivo de la conmemoración de los 31 años del golpe militar que terminó con el gobierno de Salvador Allende.

A la salida del Te Deum que se celebró esta mañana en la Catedral Evangélica ubicada en la comuna de Estación Central, el Primer Mandatario sostuvo que aquellos que protagonizaron los disturbios "no están interpretando el sentir nacional".

"No puedo dejar de decir que ese mensaje de optimismo que hoy día hemos escuchado no se condice con lo que hemos visto anoche. Los hechos de ayer nos deben hacer meditar. Eso no representa lo que Chile quiere. Eso no representa lo que nosotros queremos hacer de este país", señaló el Jefe de Estado.

En la Región Metropolitana los incidentes tuvieron lugar tras la marcha convocada por la Asamblea Nacional de Derechos Humanos y habrían sido provocados por grupos ajenos a los organizadores.

Asimismo, el Presidente criticó a quienes quieren promover a Chile como un país inseguro y violento. "Chile ante el mundo es un país de tranquilidad, donde se respeta el estado de derecho", afirmó.

Ricardo Lagos fue uno de los 10 mil asistentes al acto litúrgico organizado por la Iglesia Evangélica, y cuyo objetivo fue rogar a Dios por Chile y sus autoridades ejecutivas, legislativas y judiciales.

En este sentido, el Presidente de la República agradeció a la comunidad evangélica por los esfuerzos que hace cotidianamente por evangelizar y también por mejorar las condiciones de Chile.

La ceremonia, que se extendió por cerca de una hora y media, también fue presenciada por otras autoridades, como el presidente de la Cámara de Diputados, Pablo Lorenzini, algunos embajadores y el ministro secretario general de Gobierno, Francisco Vidal.

Detalles de la ceremonia

El multitudinario Te Deum -que fue dirigido por el reverendo Francisco Anabalón, presidente del Consejo de Obispos Evangélicos- estuvo marcado por un fuerte sentido social. En este sentido, los participantes oraron por la superación de la pobreza, la violencia y el tráfico de drogas, males que fueron calificados como los principales que afectan a Chile.

"Paremos de contar a los pobres y mostremos de manera concreta que los pobres pueden contar con nosotros para salir de sus situación de marginalidad y postergación", señaló Anabalón en su sermón.

Al respecto, el Presidente Lagos sostuvo que la superación de la pobreza es un desafió que debe ser enfrentado por todos.

"Mi Gobierno ha hecho tremendos esfuerzos por avanzar en esa dirección y los seguiremos haciendo. Combatir el desempleo, poder generar mejores condiciones de trabajo, de educación, de salud creo que son las tareas más inmediatas", aseveró el Primer Mandatario.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores