John O'Reilly: "Nadie duda de la inocencia del padre Maciel"

El sacerdote, que vivió con el fundador de los Legionarios de Cristo durante 10 años en Roma, dice que puede "constatar que es un hombre completa y totalmente dedicado a la Iglesia".


El padre John O'Reilly.
SANTIAGO.- La decisión del Vaticano de llamar al fundador de los Legionarios de Cristo a llevar una vida de oración, alejado del ministerio público, ha provocado dolor en el movimiento en Chile, como confiesa el director espiritual del colegio Cumbres, el padre John O'Reilly.

La misma congregación en Roma afirmó que el sacerdote Marcial Maciel asumía esta determinación como una nueva cruz que le envía Cristo. Así también lo ve O'Reilly, quien, no obstante, hace hincapié en que la Santa Sede no lo ha condenado por las acusaciones de abuso sexual en su contra.

En conversación con EMOL, afirma que en la congregación están convencidos de su inocencia y que esto no afecta la labor que desempeña el movimiento en la Iglesia.

En ese sentido, aclara que la Santa Sede ha dicho que una cosa es que
"el fundador haya sido acusado, o cualquier sacerdote de cualquier congregación, y otra cosa es la congregación misma. Las congregaciones son obras de Dios, hay hombres que pueden fallar, así que esto en nada afecta nuestro compromiso con la Iglesia".

El sacerdote cuenta que conoce al padre Marcial Maciel desde hace mucho tiempo y que puede dar fe de su entrega a la institución eclesiástica.

"Conozco mucho al padre Marcial Maciel, me tocó vivir con él 10 años en Roma, día a día, y realmente yo puedo constatar que es un hombre dedicado completa y totalmente a la Iglesia, a las almas, y estoy seguro que este dolor, este sufrimiento de hoy día, va a hacer bien a las almas. Al igual que Cristo en la cruz salvó, pues de alguna manera, con este tipo de sufrimiento va a pasar lo mismo".

-Usted dice que esto no afecta la labor de la congregación, pero sin duda daña su reputación.

"Por medio del padre Marcial Maciel la congregación nació, creció y tuvo un desarrollo que no se puede atribuir a un hombre. Es una obra de Dios, compuesta por hombres, bastante deficientes a veces. Y entonces afecta. Tenemos que pedir a Dios que no afecte demasiado. Estamos seguro que Dios, a través del sufrimiento, va a alcanzar un bien. Hay que rezar. (El padre Maciel) No ha sido condenado, simplemente se le ha pedido una vida privada, que es lo normal en estos casos".

-Me imagino que esto genera mucha inquietud al interior del movimiento. ¿Cuál va a ser el mensaje que se va a transmitir a sus miembros?

"Esas son cosas de Dios para nosotros y no siempre es fácil explicar las cosas de Dios. La gente que nos conoce y que ha conocido al padre Marcial Maciel, yo estoy seguro que el 99,9%, creo que van a dudar seriamente de lo que está pasando. Con mucho respeto por las personas que han hecho la acusación. ¡Si es una acusación del año 50!, ¿no le suena a usted como medio "strange", de tanto tiempo atrás? Lo destapan los últimos años cuando se puso de moda lo de la pedofilia".

-Entonces, ¿ustedes confían en la inocencia del fundador, como la ha defendido él mismo?

"Son miles los que han sido formados por él y el 99% no ha tenido ningún problema, al contrario. Hay una profunda deuda de gratitud con él. Yo, personalmente no tengo la menor duda, nadie duda de la absolutísima inocencia del padre Marcial Maciel, por su vida y por sus obras, por lo que ha entregado a cada uno de nosotros, a la Iglesia y al mundo.

Hay acusaciones y lo que correspondería ahora es iniciar un juicio, y que no se le va a hacer por edad. Es un beneficio, pero un problema también. Él nunca va a poder probar que es inocente.

Nosotros de verdad no aceptamos de que sea responsable de ningún tipo de acto. Al contrario. Son cosas de cuarenta, cincuenta años atrás, de personas que ni siquiera están con nosotros hoy día".

-Ustedes le restan credibilidad a estas acusaciones

"Total y absolutamente. Respetamos a las personas, la motivación que hayan tenido. Pero nosotros no tenemos ninguna duda. La congregación está en manos de Dios y él sabrá si este momento, sumamente difícil, se va a convertir en muchas gracias, muchas luces para muchísimas personas.

Cuando uno ve una obra que ha funcionado, ha dado muchos frutos, la inmensa mayoría de la gente está identificada con lo nuestro, con nuestra educación, entonces si hay una acusación contra un sacerdote, quien sea, bueno, eso no quita lo que es la obra en sí misma. Que sea una cosa dolorosa, ciertamente es dolorosa, pero yo tengo la íntima convicción, estoy absolutamente seguro que para la inmensa mayoría va a ser una invitación de trabajar más, de movernos más. Hay que aceptar estas cruces".
M. Teresa Anguita, El Mercurio en Internet
Viernes, 19 de Mayo de 2006, 13:26
Recomienda esta noticia a tus amigos.
Comentarios mejor valorados en Nacional
Buscar...
Mas Vistas
Buscador EmolValor FuturoFaroxGuioteca.comAutolocal.clMimix.clAdxion