La lista "no oficial" de los tragos que toman los chilenos

Si bien es cierto que un buen licor o fermentado es gusto de paladares exigentes, siempre es entretenido mezclar. Y como el "ingenio del chileno" da para todo, populares híbridos -que incluyen desde frutas hasta harina y pólvora- forman parte de nuestras más excéntricas tradiciones etílicas.

SANTIAGO. – Frutas, harina, huevos... No se trata de los ingredientes para hacer una tartaleta. Y si a eso le agregamos hielo, helado, chancaca, gaseosas varias y un poquito de pólvora, tenemos los elementos necesarios para elaborar los más excéntricos, populares, guachacas, taquilleros y épicos tragos nacionales.


Porque como "el ingenio del chileno" da para todo, y muchas veces contraviniendo todas las normas de la Real Academia del Buen Beber, los populares "combinados" made in Chile se han adentrado en el alma patria. Así como Condorito o el perrito de Lipigas. Acá va una lista ampliada con las distintas variantes de nuestras joyitas etílicas, para degustar en estas Fiestas Patrias.


► Pa'la sed, pa' la calor:


Fanshop: No hay como un Fanshop (Fanta + Shop) para pasar esas acaloradas tardes veraniegas. La mezcla va a gusto del consumidor, pero siempre con la cerveza bien helada y, de preferencia, un paisaje marino frente a los ojos. Como los comerciales de TV. Refrescan tanto como el chirimoya alegre que venden en la calle. Y suele dejar más "alegre".


Vino con hielo y azúcar: Una alternativa más de cantina para paliar el calor es el vino con hielo y azúcar. Se sugiere cambiar el paisaje marino por uno rupestre.


► Pa'l carrete:


Piscola: Postulada por algunos como "el trago nacional", la popular piscola (Pisco + bebida cola) es la fiel compañera de tertulias, vituperios y carretines del país. Una buena piscola debe llevar hielo y limón. Y, aunque el origen del pisco puede estar en duda, la piscola es 100% chilena.


► Pa'l hambre:


Chupilca: Un nutritivo trago, inspirado en el tradicional y alimenticio "ulpo" -a base de agua, harina tostada y azúcar- con el pequeño detalle de que se cambia el agua por vino.


Malta con huevo: Ideal para el desayuno, sobre todo después de la "caña". Incluye malta, huevo, azúcar y canela. También es un buen título para una película.


Piscolate: Por el nombre parece un nuevo postre para los niños. Pero, junto a la leche de chocolate, tiene su cuota de 'malicia' a través del pisco.


Pihuelo: Parecido a la chupilca, pero en lugar de vino utiliza aguardiente o chicha, o ambas. Igual de nutritivo. 


Borgoña de fruta: Para que no digan que los tragos no se complementan con la vida sana. Tal como una macedonia, este combinado utiliza frutas de la estación trozada, de preferencia fresas, duraznos o chirimoyas, además de azúcar y hielo. La versión con vino blanco se llama Cleri y es una bebida típica del verano.


► Pa' los chiquillos:


Vino en melón: Este original trago, que no requiere vaso y bien podría consumirse en "Lost", utiliza un melón abierto en uno de sus extremos y sin pepas, por donde se le introduce vino blanco y un poco de azúcar a elección. Mientras se consume se puede ir raspando el melón por dentro con una cuchara para que quede más dulcecito. Es típico de paseos a la playa de universitarios. Una variante, después de consumir varios y perder el equilibrio, incluye un poco de arena.


Yugoslavo: El nombre probablemente es por la forzada mezcla. 'Le lleva' cerveza y vino blanco. Una delicadeza, según sus consumidores.


► Pa' los tatitas:


Navegado: Ideal para pasar el frío es el vino caliente con naranja. Algunos llaman así al vino tinto "chambreao" o entibiado (del francés chambré... nada más patriótico). También se le puede echar azúcar, canela y clavo de olor. Se entibia a baño María, aunque algunos solían calentarlo al lado del brasero. En la actualidad, se podría entibiar con la estufa a gas natural o ¿el microondas?


Chuflay: A base de aguardiente con bilz. Es un derivado de un trago realizado en el campo, donde se le inyecta aguardiente a una sandía y el alcohol se consume la carne de la fruta, produciendo un trago muy dulce.


► Pa' las minorías:


Mudai: Bebida mapuche que es básicamente chicha de trigo... ¡Pero! Para que fermente, se utiliza la saliva de las mujeres que lo preparan.


Negra del Pueblo: Toda una alternativa a las bebidas energéticas. Este trago utiliza cerveza y café instantáneo, más gotitas de jarabe o dulzor líquido.


► Pa' que se mueva el piso:


Terremoto: Un clásico de los clásicos. Surgido en "El Hoyo", bar de Estación Central, en la actualidad es el trago más consumido en "La Piojera", emblema del movimiento guachaca. A base de pipeño y helado de piña, más un toque de amargo o fernet y un chorrito de granadina, su prestigio ha trascendido las fronteras, saltando a la fama en un canal internacional. Desde luego, el segundo trago que se sirve se llama "réplica".


Tsunami o erupción: Violenta mezcla de cerveza, vino, pisco y hielo. La erupción se ve como una consecuencia necesaria.


► Pa' la batalla:


Chupilca "del diablo": Éste trago sí que supera todos los parámetros. Según cuenta la tradición nacional, los soldados chilenos durante la Guerra del Pacífico mezclaban aguardiente con pólvora, lo que aumentaba la fiereza del combatiente que, sin sudarlo, "iba a todas" las batallas. Después de beber tan explosiva mezcla, tomarse "el morro" era un detalle. Obviamente, es parte de la mitología.


► Pa' los salvajes:


Cola de Mono: Angelical trago que trae buenos recuerdos porque se consume en Navidad y Año Nuevo, esas entrañables fechas en que no hay que estudiar ni trabajar, sino que sólo darse regalos y pasarlo bien. Lleva leche, leche condensada, cáscara de naranjas, clavos de olor, canela, vainilla, café, aguardiente o pisco. Es tan propio de estas festividades que no sería raro ver llegar a Papa Noel con un vaso de cola de mono en la mano.


"Pipí" de León: Pisco con Kem Piña y hielo. Es más grato beberlo sin conocer su nombre, ni imaginarlo.


Pingüino: Vino tinto y vino blanco. Nada más simple. Para entibiar a cualquiera en el Polo Sur.


Pajarete: Típico del norte chico. Es como un "pingüino", pero recargado. Lleva vino tinto, vino blanco, aguardiente y chancaca.


► Pa' los machos :


Fanfarrón: Suena a tipo presumido, pero es sólo Fanta con ron.


Pillín: Lo mismo. Sólo un juego de palabras: Pisco con ginger ale. Qué ingenio.


Jote: Además de hombre 'enamoradizo' y 'catete', es vino con bebida cola, típicamente guachaca. El secreto es usar un poco más de vino que de gaseosa.


► Pa' los urgidos:


Vino de la casa: Cuando la necesidad de beber es mucha, se puede hacer un reciclaje en pos del presupuesto familiar. Para esto se juntan los restos de diversas botellas, los que se mezclan y sirven en una jarra. Pese a su dudosa procedencia, tiene un nombre con cierta alcurnia.


Bigoteado: Es casi lo mismo que el anterior, pero con un origen aún más cuestionable. Incluye las sobras de vasos y jarras de bares, los que antiguamente se vendían a menor precio.


Champaña de los pobres: A falta de dinero, buena es la creatividad. Esta mezcla de vino blanco con Sprite no tiene nada que envidiarle a la champaña de verdad.


Flaite: Variante del jote. Pero esta vez el vino es acompañado por bebida rari cola.


Vino blanco con jugo en polvo: Cuando se piensa que ya nada puede ser peor, aparece esta impensada mezcla. Hay que estar bastante necesitado... y curado.


Pájaro Verde: Sin comentarios. Consultar en la cárcel.


► Bonus track: Pa' los piratas:


Perla Negra: Digno de Johnny Deep o de los "piratas del Caribe" (el grupo musical), este cautivador trago incluye granadina, licor de menta, jugo de naranja y, desde luego, nada de ron, sino que auténtico pisco chileno de 35°.

Natacha Ramírez, El Mercurio Online
Viernes, 14 de Septiembre de 2007, 11:05
Comentarios mejor valorados en Nacional
Buscar...
Mas Vistas
Buscador EmolValor FuturoFaroxGuioteca.comAutolocal.clMimix.clAdxion