Tsunami secó la desembocadura del río de Lebu y destruyó la mayoría de las embarcaciones

En la capital de la provincia de Arauco las olas arrasaron con el 70 por ciento de las lanchas y convirtieron al río en un estero fangoso.

Tsunami secó la desembocadura del río de Lebu y destruyó la mayoría de las embarcaciones
Las embarcaciones quedaron varadas en el ahora fangoso estero de lo que era el río Lebu.
Foto: Gentileza de Andrés Pino.
Las lanchas chocaron contra un puente ubicado aproximadamente a un kilómetro de la orilla de la playa.
Las lanchas chocaron contra un puente ubicado aproximadamente a un kilómetro de la orilla de la playa.
Foto: Gentileza de Andrés Pino.

LEBU.- Un pueblo cuyo principal motor económico en el pasado era el carbón y en las últimas décadas terminó siendo la pesca artesanal, hoy se ve remecido tras el terremoto y posterior tsunami del sábado pasado.

Se trata de Lebu, capital de la provincia de Arauco (Región del Biobío), cuyos sobrevivientes de la catástrofe vieron cómo las olas destruían gran parte del puerto pesquero, para luego recogerse junto al río que lleva su mismo nombre.

Según el capitán de puerto de esta localidad ubicada a 155 kilómetros de Concepción, Andrés González, una de las olas que penetraron junto al río provocó que las embarcaciones fueran arrastradas y algunas de ellas chocaran contra el puente que une el lado sur y norte del pueblo.

Hoy, la desembocadura del río Lebu se ha convertido en un estero fangoso donde las lanchas están varadas. Los lugareños temen que el agua no vuelva, pero otros que vivieron el maremoto de 1960 aseguran que en ese entonces ocurrió la misma situación y el río volvió a subir 15 días después de la catástrofe.

De acuerdo a los pescadores artesanales, de unas 350 lanchas -que en promedio dan trabajo a más de tres mil personas- sólo un 30 por ciento de ellas alcanzó a salvarse. La Armada está ayudando para trasladarlas hasta Valdivia.

Luego del terremoto, gran parte de los habitantes alcanzó a arrancar hacia los cerros. Hoy, en estos lugares se han instalado con carpas. El pueblo está sin luz ni agua y más de 50 familias se encuentran en Piedra Negra, un bosque que está en la entrada de Lebu.

Si bien en un principio imperaron el saqueo a un supermercado, una farmacia, una tienda de electrodomésticos y los robos de petróleo a las lanchas varadas, hoy el caos se ha apaciguado con las raciones de alimento que el Gobierno comenzó a llevar a través de 20 camiones del Ejército.

Como en Concepción, la gente de esta sureña localidad empezó el toque de queda a las 18 horas el jueves y terminará al mediodía del viernes.

Emol
Jueves, 4 de Marzo de 2010, 21:00
Recomienda esta noticia a tus amigos.
Buscar...
Mas Vistas
Buscador EmolValor FuturoFaroxGuioteca.comAutolocal.clMimix.clAdxion