Alcaldes de Puente Alto y Peñalolén impulsan "mechoneo" solidario

Ediles Manuel José Ossandón y Claudio Orrego se juntaron con 1.500 jóvenes de la Universidad Adolfo Ibáñez para comenzar trabajos de la ayuda a las víctimas del terremoto.

09 de Marzo de 2010 | 23:25 | Emol
Municipalidad de Puente Alto

SANTIAGO.- El tradicional "mechoneo" de recepción para los nuevos alumnos que ingresan a los planteles de educación superior tendrá una pausa al menos durante este año. Y es que la Universidad Adolfo Ibáñez, en conjunto con la Municipalidad de Puente Alto y la de Peñalolén, propiciaron para esta ocasión el "Mechoneo social", una instancia que lejos de bromas y ritos de iniciación para los estudiantes primerizos, busca ayudar a las víctimas del terremoto que afectó a Chile y que dejó a miles de damnificados.

Este martes, los más de mil jóvenes de la casa de estudios, se dieron cita en las dependencias del Parque Gabriela de la comuna de Puente Alto para comenzar la coordinación y ayuda a las familias más afectadas de la Región Metropolitana y también de regiones.

Al lugar llegaron los alcaldes de Puente Alto, Manuel José Ossandón y de Peñalolén, Claudio Orrego, quienes dieron el puntapié a estas actividades e instaron a los jóvenes a trabajar por Chile y "jugársela por la gente que más lo necesita".

En el caso de la primera comuna, pese a no tener grandes inconvenientes por el sismo, Ossandón agradeció que los jóvenes universitarios hayan elegido la población Papelera, afectada por la caída de techumbres, para comenzar las actividades solidarias.

"Nosotros no tenemos los problemas de otros, pero sí agradezco eternamente a los universitarios que hayan cambiado bromas de mal gusto como son los mechoneos por ayuda a la gente. Ojala esto se diera siempre y no sólo en circunstancias de una catástrofe", apuntó Ossandón.

Claudio Orrego, en tanto, reconoció la labor de los estudiantes y aseguró que "para los que llevamos el servicio público en la sangre nos llena de emoción ver a los futuros profesionales de Chile teniendo, desde el primer momento de su carrera, contacto con quienes más lo necesitan".

El trabajo de los estudiantes partió en la zona de la Papelera e incluyó en un principio retiro de escombros y colocación de techumbres dañadas.

"Somos miles de jóvenes felices y deseosos de ayudar y este es sólo un punto de partida, porque queremos que este mechoneo se prolongue y ojala sea copiado por otras universidades", indicó Claudia Gallardo, una de las jóvenes voluntarias de la casa de estudios, que fue designada para el traslado de las planchas de zinc a los hogares más complicados.

Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores