Hijo de Wanda Vasconcello hace desesperado llamado por un hígado para su madre

La mujer de 51 años sufre de una cirrosis hepática autoinmune y es primera en la lista de espera nacional para un trasplante, que su familia espera se produzca lo antes posible.

SANTIAGO.- Desesperados. Así están los familiares de Wanda Vasconcello, la mujer de 51 años que encabeza la lista nacional para un trasplante de hígado luego que la cirrosis hepática autoinmune que padece hace siete años se complicara gravemente durante esta semana.


En conversación con Emol, Edgardo Aravena, uno de sus hijos, relata las duras horas que viven en la sala de espera de la Unidad de Pacientes Críticos del Hospital Clínico de la Universidad Católica, donde está internada su madre a la espera de una oportunidad para seguir viviendo.


Edgardo cuenta que en las últimas horas una nueva preocupación se sumó a las complicaciones de la enfermedad, "ya que el problema hepático le causó una encefalopatía que la tiene en estado de semiconciencia, y que está en nivel tres de los cuatro que existen para medir su gravedad".


Con todo, la esperanza de Edgardo, su hermano y su padre es que durante este fin de semana largo se produzca el milagro, ya que muchas veces, aunque suene duro, las oportunidades de trasplantes se producen gracias a los accidentes de tránsito que caracterizan a estas fechas.


"Si el trasplante no se concretara durante este fin de semana, los médicos están evaluando la posibilidad de someterla a un proceso muy invasivo, una especie de diálisis hepática para limpiar su sangre de las toxinas que su hígado no puede depurar", explica Edgardo en las afueras de la habitación donde su madre lucha por seguir viviendo.


Contrario a lo que pudiera pensarse, este procedimiento no es la mejor opción para Wanda, ya que podría debilitarse demasiado y sólo le da tres días más para la espera de un hígado, que en estos casos de todas maneras pueden ser cruciales y hacer que el riesgo valga la pena.


Ahora el trabajo de los médicos está centrado en controlar el avance de la encefalopatía "que en el caso de avanzar y llegar a grado cuatro, la dejaría completamente inconsciente", revela Edgardo, haciendo un llamado a quienes tengan la posibilidad, a optar por donar los órganos de un familiar fallecido.


El hijo de Wanda, residente en Villa Alemana, explica que su madre continuaría estando apta para un trasplante en el caso de estar inconsciente, ya que el resto de sus órganos no presenta daños hasta el momento.


Falta de recursos


Edgardo cuenta que su madre es beneficiaria de Fonasa, sistema de salud que no cubre la estadía de más de una semana que Wanda lleva en el recinto de la Universidad Católica, donde llegó hace varios días producto de un edema pulmonar.


"Fonasa sólo cubre la operación de trasplante, pero por lo bajo ya se deben cinco o seis millones de pesos, por lo que mi papá está haciendo las averiguaciones a ver si es posible que mi mamá reciba alguna ayuda de parte del gobierno", explica Edgardo.


Además, revela que aún no han sido contactados por ninguna autoridad de Villa Alemana para ofrecerles su ayuda en este momento tan complejo, que esperan superar cuanto antes, reiterando el llamado para que alguien se ponga la mano en el corazón y le dé una oportunidad.

Por Bárbara Covarrubias, Emol
Sábado, 26 de Junio de 2010, 21:12
Recomienda esta noticia a tus amigos.
Comentarios mejor valorados en Nacional
Buscar...
Buscador EmolValor FuturoFaroxGuioteca.comAutolocal.clMimix.clAdxion