Polera manchada con sangre incriminaría a venezolano acusado de estrangular a su pareja

Jonathan Gámez Guerrero, de 36 años, fue formalizado por el delito de parricidio y quedó en prisión preventiva.

27 de Octubre de 2010 | 14:46 | Por Francisco Águila, Emol

Jonathan Gámez quedará en prisión preventiva por los 60 días que dure la investigación por el crimen.

Harold Castillo, El Mercurio

SANTIAGO.- Una polera manchada con sangre de Rosa Pino Araneda (37), quien murió estrangulada en su departamento, fue encontrada por la policía entre las pertenencias de su pareja, el venezolano Jonathan Gámez Guerrero (36).
 
Así lo reveló el fiscal Ernesto Vásquez, de la fiscalía Centro Norte, durante la audiencia de formalización contra del extranjero, detallando que la prensa fue hallada en la maleta del imputado al momento de su detención.
 
Según el persecutor, Gámez justificó la presencia de las manchas de sangre señalando que se debían al ciclo menstrual de la mujer.


El fiscal indicó que tras su detención el imputado le entregó dos cartas a la policía, escritas a computador y supuestamente firmadas por la víctima, en que la mujer se autoinculpa por los problemas que tenía con el venezolano, los que atribuye una bipolaridad de parte de ella.


Dichas cartas, son iguales a la que la mujer había dejado en la conserjería de su edificio el pasado 10 de octubre.
 
Durante la audiencia, el fiscal también presentó las declaraciones de tres colegas de la mujer, uno de las cuales indicó que ésta le había revelado que era golpeada por su pareja, quien incluso la había tratado de asfixiar.
 
Con estos antecedentes, la Fiscalía formalizó al imputado por el delito de parricidio —ya que él y la víctima figuran como casados en Venezuela— y solicitó la prisión preventiva mientras se lleva a cabo la investigación.


Por su parte, el defensor penal público Andrés Figueroa se opuso a la solicitud del Ministerio Público, argumentando que no entregó ninguna prueba concreta que vincule a su defendido con el crimen.


Esgrimió además que el sujeto se había ido del departamento de la mujer antes de su muerte, que nadie lo vio ingresar al inmueble y que tiene irreprochable conducta anterior.
 
Finalmente, el juez Diego Muñoz decidió dejar en prisión preventiva al imputado por los 60 días que dure la investigación, señalando que no era creíble la respuesta del imputado ante el hallazgo de la polera con sangre y que tampoco era razonable que tuviera en su poder cartas exculpatorias.
 
Agregó que si bien no hay pruebas directas de su participación, el conjunto de éstas  no otorgaban "antecedentes de la no participación del imputado en el hecho".


No obstante, el juez consideró que el delito configuraba homicidio simple y no parricidio, mientras no lleguen los documentos desde Venezuela que acrediten el matrimonio.


En tanto, un amigo de la víctima, Rubén Briceño, dijo que su cuerpo será retirado del Servicio Médico Legal por una tía y que será velado y cremado en Chile para luego trasladar las cenizas a Venezuela, donde se encuentran sus padres.

Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores