Bachelet y proyecto sobre aborto: Mujeres no deben cargar solas con el dolor

La mandataria detalló sobre las tres causales que incluye la despenalización del aborto: cuando esté en riesgo la vida de la madre, cuando haya inviabilidad fetal y en casos de violación. En este último, se podrá interrumpir el embarazo antes de las 12 semanas de gestación.

01 de Febrero de 2015 | 09:55 | Emol

Bachelet y proyecto sobre aborto

SANTIAGO.- Esta mañana se concretó el anuncio del gobierno del envió del proyecto para despenalizar el aborto en tres causales: cuando esté en riesgo la vida de la madre, cuando haya inviabilidad fetal y en casos de violación, compromiso hecho por la presidenta Michelle Bachelet ante el Congreso el 21 de mayo de 2014.


En el Salón Montt y en presencia de los ministros de Justicia, José Antonio Gómez; Sernam, Claudia Pascual y Salud, Carmen Castillo, la mandataria afirmó que "se trata de una situación difícil que debemos enfrentar como país maduro", agregando que "la normativa vigente no responde al trato digno que el Estado debe otorgar a sus ciudadanas".


Bachelet destacó que "con este proyecto podrán decidir informadas sobre el aborto, y estamos brindando el apoyo a las mujeres en momentos muy dolorosos".


"Amamos la vida y nadie quisiera interrumpir, pero cuando está en riesgo la vida de la madre, o cuando la vida que se gesta es inviable o fruto de la violencia sexual (...) hay que tomar una decisión, y no podemos evitarlo obligando a las mujeres a que carguen solas con las pesadas consecuencias de no poder decidir por causas de una ley, porque atropellamos su dignidad, prolongamos sus sufrimiento, arriesgamos su vida", sentenció.


Las tres causales


La mandataria detalló que las tres causales exige "la expresión de libertad libre de la mujer sin la cual dicha interrupción no puede tener lugar", y en los casos específicos, cuando no puede tomar la decisión o es menor de 14 años, el proyecto propone reglas especiales.


En esa línea, remarcó que "no es tolerable que se castigue con prisión privativa de libertad aquellas mujeres que se encuentran en esta difícil disyuntiva".


"No nos mueve un voluntarismo, existe la dolorosa realidad de mujeres que sufren estas difíciles situaciones", agregó Bachelet entregando importantes datos sobre las tres causales. Sostuvo que en promedio en Chile cada año se hospitalizan 16.510 mujeres con embarazos de menos de 23 semanas relacionados con el peligro de vida y cuando el embrión presenta alteraciones estructurales congénitas, genéticas graves e incompatibles con la vida extrauterina. Según los datos, en el país mueren 500 casos al año en este punto.


Respecto a los embarazos producto de una violación, la jefa de Estado reconoció que si bien "no existen datos exactos que permitan dimensionar la magnitud de esta situación, sabemos que existen niñas que producto de este vejamen han quedado embarazadas y también sabemos que algunas de ellas son incluso menores de 12 años".


Interrupción del embarazo por violación antes de las 12 semanas


En la causal tres del proyecto se establece que la mujer podrá decidir sobre el aborto antes de las 12 semanas de embarazo y en caso de las menores de 14 años, antes de las 14 semanas. 


"En esta situación la mujer o niña resulto embarazada por un acto realizado contra su voluntad, es una agresión brutal de su dignidad. Por ello, no podemos exigir la continuidad de su embarazo si ella no quiere debido a su origen. No reconocer la posibilidad de que ella decida en un espacio de discernimiento adecuado y antes de 12 semanas de gestación, si desea o no continuar con el embarazo, perpetua la negación de su voluntad y el dolor que se inició con la violación", afirmó Bachelet.


En tanto, cuando se trata de menores de 14 años, "el límite general para interrumpir el embarazo se amplía a 18 semanas, porque debernos considerar, que las niñas y adolescentes muchas veces desconocen su estado".


Asimismo, se considera la posibilidad de interrupción del embarazo en caso de que la mujer se encuentre tanto en riesgo vital o futuro, como cuando un feto padezca malformación congénita o genética. "Estas tres causales deben consagrarse como una legitima prestación de salud", aseguró.