Primera quiebra importante de empresas de e-commerce en Europa

La empresa de venta de ropa deportiva por Internet Boo.com se ha convertido hoy, jueves, en la primera gran compañía de comercio electrónico que quiebra en Europa, después de que sus inversores rechazaran seguir cubriendo sus pérdidas.

18 de Mayo de 2000 | 18:57 | EFE
Londres.- La empresa de venta de ropa deportiva por Internet Boo.com se ha convertido hoy, jueves, en la primera gran compañía de comercio electrónico que quiebra en Europa, después de que sus inversores rechazaran seguir cubriendo sus pérdidas.

La empresa, que empleaba a 300 personas, 200 de ellas en su sede de Londres, ha encargado su liquidación a la firma de contables KPMG después de que sus inversores, entre los que se encontraban el banco estadounidense JP Morgan y la firma de moda italiana Benetton, rechazaran ampliar los cerca de 120 millones de dólares entregados ya a la compañía.

Boo.com, creada hace 18 meses con la ambición de convertirse en el primer proveedor mundial de moda por Internet, había solicitado una inversión de 30 millones de dólares adicionales.

Durante la época de mayor fiebre inversora en el sector tecnológico el año pasado, Boo.com, propiedad de los suecos Kajsa Leander y Ernst Malmstem, llegó a estar valorada en 400 millones de dólares.

En un comunicado, Leander y Malmstem expresaron su desilusión por su fracaso a la hora de conseguir los fondos adicionales, "que hubieran permitido a la compañía seguir adelante con un proyecto claro".

"El plan implicaba una reestructuración de las operaciones de ventas al por menor, el desarrollo de una estrategia comercial con el uso de nuestra avanzada tecnología y plataforma de operaciones y la identificación de socios estratégicos", explicaron.

Además de Londres, la empresa, una de las compañías de comercio por Internet más conocidas en Europa, tiene oficinas en Estocolmo, Nueva York, Múnich, París y Amsterdam.

Su lanzamiento ya se había visto perjudicado por una serie de retrasos, problemas tecnológicos y dimisiones de sus ejecutivos.

Según el analista Peter Misek, de Chase H&Q, la quiebra de Boo.com "ha enseñado a la gente algunas duras lecciones para recordarles que es necesario tener un plan de empresa".
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores