Astronautas elevaron órbita de Estación Espacial Internacional

La estación estaba perdiendo 2,4 kilómetros de órbita por semana y habría caído a la Tierra para fines de año si es que la tripulación del Atlantis no hubiera realizado la correción.

24 de Mayo de 2000 | 09:37 | REUTERS
CABO CAñAVERAL.- Los astronautas del transbordador Atlantis extendieron el martes la órbita de la Estación Espacial Internacional mientras continuaban reparaciones dentro de la estación y desembarcaban abastecimientos para futuras tripulaciones.

El Atlantis realiza una misión de reparaciones a la estación, que estaba perdiendo 2,4 kilómetros de órbita por semana y habría caído a la Tierra para files de año sin la corrección.

El comandante del Atlantis, James Halsell, y el piloto Scott Horowitz comenzaron a manejar los impulsores del transbordador e impulsaron la estación unos 16 kilómetros más alto.

Ellos repetirán esta maniobra dos veces más antes de que el Atlantis se separe el viernes.

La mayoría de los satélites pierden su órbita con el tiempo, arrastrados por las finas capas de la atmósfera terrestre, que se extiende cientos de kilómetros en el espacio.

Sin embargo, la Administración Nacional para la Aeronáutica y el Espacio estaba particularmente preocupada por la estación de 18 meses.

Reciente actividad solar ha provocado un abultamiento de la atmósfera terrestre se "inflame" y aumenta el peligro de que la estación sea arrastrada tan bajo que no pueda acoplar con el nuevo módulo que Rusia planea enviar en julio.

Cuando el Atlantis regrese, la estación estará en una órbita satisfactoria de unos 386 kilómetros sobre la superficie de la Tierra.

Calidad del aire

La NASA dijo que sospecha que la calidad del aire en la estación no parece presentar un riesgo de salud para los siete astronautas del Atlantis en sus labores.

Miembros de un transbordador que visitó la estación hace un año se sintieron mareados cuando trabajaban en el módulo Zarya, construido en Rusia, uno de los dos existentes en la estación.

Para este viaje, la NASA reconfiguró la red de conductos que mueven el aire fresco desde el transbordador a la estación.

"Parece que la tripulación va de maravillas", dijo Paul Hill, principal director de vuelo para la estación espacial.

La estación, un proyecto conjunto de Estados unidos, Rusia, la Unión Europea, Japón y Canadá, se espera que habrá costado 60.000 millones de dólares a su término, quizás en el 2005.

Será uno de los objetos más brillantes en el cielo vespertino y su capacidad interior presurizada será similar a la de un Boeing 747.

El martes por la noche los astronautas habían finalizado más de la mitad de las reparaciones programadas para la estación de suministro de energía, cuyas baterías solares no se estaban recargando apropiadamente.

La tripulación entró en la estación armada con detectores de aire, pequeñas máscaras de gas y ventiladores personales, pero al parecer no necesitaron nada de ello para sus labores.

"No hemos percibido ningún indicio de efectos adversos o mala calidad del aire", dijo Phil Engelauf, el director principal de vuelos del transbordador.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores