Compiten por transmitir el olor a través de internet

Cuatro empresas informáticas aseguran que tienen la fórmula y que, en breve, se podrá comprar una colonia en la red sabiendo exactamente a qué huele o se podrá abrir una virtual caja de bombones y experimentar esa sensación penetrante que el olor a un buen chocolate deja en el cerebro.

29 de Mayo de 2000 | 15:12 | EFE
WASHINGTON.- Como todo el mundo está de acuerdo en que los campos de internet son ilimitados, cuatro empresas informáticas han decidido al mismo tiempo dar un paso de gigante y compiten por ser las primeras en transmitir "olores" por la red.

En principio, las cuatro aseguran que tienen la fórmula y que, en breve, se podrá comprar una colonia en la red sabiendo exactamente a qué huele o se podrá abrir una virtual caja de bombones y experimentar esa sensación penetrante que el olor a un buen chocolate deja en el cerebro.

Y este puede, realmente, ser el principio de un sinfín de sensaciones que se transmitirían a través del olfato porque los aromas a recibir en un futuro pueden ser tan variopintos como la imaginación lo permita.

Las pioneras de la investigación son cuatro empresas cuya actividad está relacionada con el mundo del aroma y son la californiana DigiScents,TriSenx, de Georgia, AromaJet, de Texas y SeseIt Technologies de Israel.

Aunque probablemente todo el mundo ve en este proyecto mucho más que la simple venta de perfumes, -se empieza ya a tratar de descodificar algunos "olores biológicos"- lo cierto es que el motivo inicial de estas empresas parece ser hacerse en Internet con el negocio que los apasionados del buen olor dejan en el mercado.

En Estados Unidos, por ejemplo, según las últimas cifras disponibles, se consumen anualmente 5.000 millones de dólares en perfume y más de 2.000 millones de dólares en velas perfumadas, sin contar con los cientos de millones de dólares que los estadounidenses gastan en productos colaterales como cremas, esencias y otros elixires destinados a evitar el mal olor.

Ante estas cifras que demuestran el enorme placer que los estadounidenses sienten por los aromas -y no son el único pueblo que se trastorna con las esencias-, las citadas empresas decidieron iniciar la aventura de buscar la forma de motivar los olfatos a través del ciberespacio.

Y trabajan para "perfumar" las computadoras.

Cada una de las cuatro empresas explica su interés por conseguir hacer llegar el aroma a las narices de sus usuarios de forma diferente aunque, lógicamente, lo que todas ellas persiguen es hacerse con esa patente que además, de buen olor, generará grandes beneficios.

"DigiScents" asegura que cuando este procedimiento esté en marcha, se podrá "poner olor" a su película o a su canción favorita mientras que AromaJet cree que, si EEUU está preparado para tener en cada pasillo de un centro comercial un carrito que vende esencias penetrantes, "está también pidiendo a gritos que les mandemos por internet los olores que les gustan".

La idea, que todavía no es completamente realidad, es un valor en alza y "DigiScents" la ha vendido ya a más de 200 compañías del sector del entretenimiento que quieren organizar juegos realmente "sensoriales".

Igualmente se ha firmado un acuerdo con otras empresas que quieren vender desde perfumes hasta dulces por internet y que consideran que el olor será decisivo para el incremento de su negocio.

Las cuatro empresas, que en sus páginas de internet tratan de despertar los sentidos, trabajan con tecnologías similares basadas en "narices electrónicas".

Se supone que estas máquinas detectan moléculas de fragancias y, con ayuda de sofisticados análisis con gases cromatográficos, logran determinar su composición química.

El proceso incluirá una codificación numérica que es transmitida a un ordenador dotado con una paleta de esencias que reproducirá los olores digitales como los cartuchos de tinta de impresora repiten ahora las letras y los colores.

Y aseguran que no, que lo de la transmisión de olores no es ciencia ficción sino que muy pronto estaremos a punto para recibirlo todo por internet y creen que el sofisticado sistema que nos permitirá oler incluso las recetas más suculentas estará listo de aquí a unos dos o tres años.

Por el momento, las empresas que trabajan en la fórmula para la transmisión del olor, como ''TriSenx'', se limitan en sus páginas de internet a animar al personal a que se ''prepare'' para la nueva tecnología que les espera.

A continuación, una secuencia móvil empieza a deleitar al usuario con imágenes de chocolates, dulces, fresas, velas e incluso pizza que, si olieran, resultarían muy sugerentes para cualquiera.

Y les invitan a lanzarse a la aventura, a romper los márgenes de lo posible porque, aseguran, todas estas cosas y muchas más, en breve, olerán, y usted lo sentirá en la intimidad de su ordenador.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores