Vaticano preocupado porque Internet aumenta el poder de los ricos

Así se resalta en el documento "Etica en las comunicaciones sociales", presentado hoy por el arzobispo John Foley, presidente del Consejo Pontificio para las Comunicaciones Sociales, coincidiendo con la Jornada Mundial de las Comunicaciones y el Jubileo de los Periodistas, que será el próximo 4 de junio.

30 de Mayo de 2000 | 10:48 | EFE
CIUDAD DEL VATICANO.- El Vaticano expresó hoy su preocupación por Internet y las nuevas tecnologías de las comunicaciones, al considerar que el primero supone la pérdida de peso de la información y la ausencia de reacción a los mensajes y las otras pueden ser instrumentos para aumentar la riqueza de los ricos y el poder de los poderosos.

Así se resalta en el documento "Etica en las comunicaciones sociales", presentado hoy, martes, por el arzobispo John Foley, presidente del Consejo Pontificio para las Comunicaciones Sociales, coincidiendo con la Jornada Mundial de las Comunicaciones y el Jubileo de los Periodistas, que se celebrarán el próximo 4 de junio.

Foley destacó que en este mundo globalizado, las decisiones sobre los contenidos y sobre las orientaciones de los medios de comunicación no deben tomarse teniendo en cuenta sólo al mercado y factores económicos, "puesto que estos no contribuyen a salvaguardar el interés público en su integridad ni tampoco los legítimos intereses de las minorías".

En el documento, de 45 páginas, se afirma que las comunicaciones sociales deben estar al servicio de las personas, se denuncian aquellas que violan el bien de la persona, se resaltan principios éticos y se subraya que los medios de comunicación "no exigen una nueva ética, sino la aplicación de principios ya establecidos".

Tras constatar que al comenzar el tercer milenio de la era cristiana se está creando una red global de transmisión de información instantánea, el documento afirma que una persona puede ascender a las alturas del genio humano y de la virtud o caer al abismo de la degradación mientras está sentada sola ante un teclado o una pantalla.

"¿Servirá la nueva tecnología a todas las naciones y a todos los pueblos, respetando las tradiciones culturales de cada uno, o será instrumento para aumentar la riqueza de los ricos y el poder de los poderosos?", se pregunta el Vaticano, que está convencido de que los medios de comunicación, sobre todo Internet, también pueden usarse para separar y aislar.

"El "web" del futuro en vez de ser una comunidad global puede convertirse en una vasta y fragmentada red de personas aisladas, como abejas separadas en sus celdas que interactúan con datos y no directamente uno con otros. ¿Que será de la solidaridad, del amor, en un mundo como ese?", precisa el documento.

De Internet dice que "despierta preocupación por las consecuencias radicalmente nuevas que entraña, como son la pérdida del peso específico de la información, reducción de los mensajes a pura información, ausencia de reacciones pertinentes a los mensajes de la red por parte de personas responsables y efecto disuasorio en cuento a las relaciones interpersonales".

El documento reconoce que los medios de comunicación son indispensables para las sociedades democráticas actuales, para la difusión de la cultura, para que los grupos étnicos se estimen, compartan sus tradiciones y las difundan, para la difusión del Evangelio y la catequesis y como instrumentos en general de educación.

Pero también subraya que pueden usarse para "bloquear a la comunidad" y alienar a las personas, "marginándolas o aislándolas y arrastrarlas hacia comunidades perversas organizadas alrededor de valores falsos o destructivos".

Denuncia que se usan muchas veces para apoyar sistemas económicos que sirven a la codicia y a la avidez, contribuyen a injusticias y desequilibrios y a menudo difunden el relativismo ético, "creando en la opinión pública una cultura que presenta el recurso a la anticoncepción, la esterilización, el aborto y la eutanasia como un signo de progreso y conquista de libertad".

"A la vez -prosigue el documento- muestran como enemigas de la libertad y el progreso la defensa de la vida".

El documento condena los programas de televisión y radio o las páginas de Internet "de tipo corruptor y deshumanizante" que incluyen o explotan temas relacionados con la sexualidad y la violencia.

Asegura que la pornografía y la violencia sádica desprecian la sexualidad, pervierten las relaciones humanas, explotan a las mujeres y niños, destruyen el matrimonio y la vida familiar, inspiran actitudes antisociales y debilitan la fibra moral de la sociedad.

También condena el hecho de que un gran número de informaciones fluyan en una única dirección, desde las naciones desarrolladas hacia las pobres y en vía de desarrollo, "como si los ricos no tuvieran nada que aprender de los pobres", precisa.

Critica a los políticos que manipulan a las gentes a través de los medios de comunicación y condena a esos medios que reducen a los humanos a simples unidades de consumo, manipulan a los espectadores, lectores y oyentes considerándoles meros instrumentos de los que se obtienen ventajas, sea en venta de productos como de apoyo político.

También condena el uso de los medios de comunicación para enfrentar a grupos étnicos, propiciar un nacionalismo exagerado, la supremacía racial y la limpieza étnica y reitera que la persona y la comunidad son el fin y la medida de los medios de comunicación.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores