Adiós a la tiza y los tableros: la clase virtual ha llegado

Los empleados se quejan de tener que salir para recibir capacitación y frecuentemente también los empresarios lamentan los costos que esto significa. Pero, ahora, con internet estos cursos pueden cumplirse en una clase virtual, sin abandonar la oficina.

SCOTTSDALE.- Los empleados se quejan de tener que salir para recibir capacitación y frecuentemente también los empresarios lamentan los costos que esto significa. Pero, ahora, con internet estos cursos pueden cumplirse en una clase virtual, sin abandonar la oficina.

"En lugar de tomar su automóvil y pasar todo el día lejos de su oficina, usted puede tomar su formación delante de su computador", señala Tom Graunke, presidente de la sociedad KnowledgeNet en Scottsdale (Arizona, sur).

El fenómeno se desarrolla con velocidad en Estados Unidos, en donde las empresas destinan cada año 60.000 millones de dólares para capacitar a su personal, en particular en los últimos avances tecnológicos y la "nueva economía" electrónica.

Aunque el año pasado el mercado de formación en línea ("e-learning"), apenas movió mil millones de dólares, se estima que el volumen de negocios debe alcanzar los 11.400 millones en el 2003, según un estudio de la sociedad de asesoría sobre internet, International Data Corporation (IDC).

"La formación sobre internet representa todavía una pequeña porción pero no deja de crecer", señala Cushing Anderson, analista de IDC, quien sin embargo estima que aunque "las clases tradicionales pierden terreno, no van a desaparecer por ahora".

El reto para las empresas del sector es crear una nueva pedagogía, que permita utilizar adecuadamente los progresos tecnológicos para recrear algunas ventas de las clases tradicionales, como su espontaneidad y el contacto directo.

Para ello KnowledgeNet, que se especializa en capacitación sobre los productos de Microsoft, como el nuevo sistema Windows 2000, y las redes de conexión de Cisco, ha desarrollado algunas estrategias.

Alumnos e instructores se comunican por mensajes electrónicos. Para hacer la discusión más dinámica, el curso puede también realizarse con el sistema de audioconferencia. "Nosotros recreamos el ambiente de una clase verdadera", afirma el presidente de KnowledgeNet.

Cada clase consta de 30 alumnos en promedio, explica Graunke. "Tenemos dos instructores en línea. Uno de ellos anima el curso, presenta el material y el otro responde preguntas y dirige la discusión en línea", agrega.

Los alumnos pueden intervenir enviando un mensaje electrónico, sin interrumpir el curso. "Con este sistema, cada cual va a su ritmo y si lo desea puede levantar electrónicamente su mano, para hacer una pregunta, sin afectar al resto de la clase", subraya.

Este tipo de educación es menos costosa y tanto los precios del curso como el tiempo de estudio, pueden ser acortados a la mitad, según estimativos de KnowledgeNet.

Las posibilidades parecen ilimitadas. Una de los grandes empresas del sector, DigitalThink, con sede en San Francisco (California), ya enseña en línea las "bases del comercio electrónico" y de la "nueva economía".

Sin embargo el incremento de la velocidad de acceso a internet a través de los sistemas de banda ancha aún tiene mucho terreno por ganar en las empresas condición necesaria para que la educación electrónica pueda aumentar su calidad.
AFP
Miércoles, 14 de Junio de 2000, 15:08
Comentarios mejor valorados en Tecnología
Buscar...
Mas Vistas
Buscador EmolValor FuturoFaroxGuioteca.comAutolocal.clMimix.clAdxion