Osamentas recicladas podrían ser causa de mal de Creutzfeld Jackob

Las osamentas de animales recicladas para hacer hamburguesas y los alimentos homogeneizados servidos a los niños en escuelas podrían ser la causa que originó la epidemia de Creutzfeld Jackob (CJD), una aparente variante del "mal de la Vaca Loca" que afecta a seres humanos.

16 de Julio de 2000 | 16:05 | Ansa
LONDRES.- Las osamentas de animales recicladas para hacer hamburguesas y los alimentos homogeneizados servidos a los niños en escuelas podrían ser la causa que originó la epidemia de Creutzfeld Jackob (CJD), una aparente variante del "mal de la Vaca Loca" que afecta a seres humanos.

Así lo indica una una nueva hipótesis formulada por Robert Willis, uno de los máximos expertos británicos en la materia, en declaraciones al periódico Independent on Sunday.

La teoría de Willis explicaría en primer lugar por qué la enfermedad que está relacionada con la patología de los bovinos, la encefalitis esponjosa -llamada de la "vaca loca"-, afectó sobre todo a personas jóvenes.

El CJD es una enfermedad que comporta una degeneración irreversible de los tejidos cerebrales.

La hipótesis de Willis tiene una sólida base, puesto que se trata de alimentos preparados con una mezcla de carne que también podía contener médula, la parte del bovino donde se desarrolla mejor la enfermedad de la "vaca loca" y cuyos mayores consumidores son los jóvenes.

En la década de los '80, durante el gobierno conservador de Margaret Thatcher, que impuso drásticos recortes a todos los sectores públicos, también se ahorró en las escuelas, donde se servían sólo alimentos de bajo costo.

Sin que nadie se diera cuenta del inmenso riesgo que se corría, las hamburguesas y las salchichas que tanto gustan a los más jóvenes se confeccionaban con carne potencialmente infectada, extraída mecánicamente de las osamentas de los bovinos carneados.

A mitad de los años '90, cuando comenzó a difundirse la alarma ante repetidos casos de Creutzfeld Jackob y de "vaca loca" entre los bovinos, las autoridades británicas prohibieron este procedimiento para hacer alimentos y sobre todo, la utilización de entrañas y médula.

Pero la alarma "vaca loca" cundió una vez más hace dos días, cuando se anunció que se estaban realizando minuciosas investigaciones después de la muerte "sospechosa" de cuatro personas en los últimos dos años en Queninborough, una aldea británica del condado de Leicestershire.

La última variante conocida del "CJD" fue detectada en 1998 y hasta ahora ya provocó 44 víctimas mortales, casi todas de menos de 35 años, como los cuatro muertos de Queninborough.

Las cepas precedentes de la enfermedad afectaron en cambio a personas de más de 50 años.

El Ministerio de Educación no reaccionó hasta el momento a las declaraciones del Doctor Willis, que probablemente desencadenarán una campaña de controles en todas las escuelas para verificar la calidad de los alimentos que se suministran a los alumnos.

En lo que va del año, en Gran Bretaña murieron de Creutzfeld Jackob 12 personas, mientras que en todo 1999 murieron trece afectadas por el síndrome, una cifra que arroja un porcentaje de aumento de la enfermedad que preocupa a los expertos.

Todo hace pensar que se trata de una nueva epidemia, de una nueva cepa de virus y según un destacado epidemiólogo, el doctor Roy Anderson, la evolución será larga y lenta.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores