Napster prepara su defensa contra la industria discográfica

Los abogados de Napster.com tienen plazo hasta este viernes para explicar por qué se oponen al cierre temporal del sitio de intercambio musical decretado el pasado 26 de julio por un juez federal de San Francisco.

17 de Agosto de 2000 | 12:51 | FRANCE PRESSE
SAN FRANCISCO.- El sitio Naspter, acusado por la industria discográfica de favorecer la piratería de música a gran escala, tiene plazo hasta el viernes para entregar sus argumentos de defensa al juez, en el proceso judicial donde se juega su supervivencia.

La joven sociedad, creada el año pasado por Shawn Fanning, un estudiante norteamericano de 19 años, permite a los usuarios el intercambio gratuito de música en Internet, gracias a un sistema disponible en su página, www.napster.com.

El éxito de Napster, que en pocos meses conquistó a 20 millones de usuarios en el mundo, generó la primera batalla jurídica de envergadura sobre la protección de derechos de autor e Internet.

"Este asunto releva importantes cuestiones sobre la manera como deben aplicarse los derechos de autor en Internet", destaca el abogado estrella de Napster, David Boies, que se lució ya en las filas del gobiernos estadounidense en otro gran juicio, el de Microsoft.

Los más grandes editores musicales, reunidos en la Asociación estadounindense de la Industria de las Grabaciones (RIAA por sus siglas en inglés), interpusieron la demanda en diciembre de 1999 contra el sitio, por violación de derechos de autor.

Su primera gran victoria, aunque corta, fue cuando un juez federal de San Francisco ordenó el 26 de julio la suspensión temporal de las actividades de Napster a la espera del juicio.

Dos días después, Napster logró detener, ante una Corte federal de San Francisco, esta decisión, que habría sido la estocada final, según sus colaboradores.

Los abogados de Napster tendrán ahora hasta este viernes para explicar en detalle por qué se oponen al cierre temporal del sitio, a la espera de un proceso y un juicio de fondo sobre la naturaleza de sus actividades.

La RIAA tendrá por su parte hasta el 12 de septiembre para presentar sus contra argumentos. La Corte de Apelaciones deberá pronunciarse luego, en un plazo que irá hasta finales de septiembre, de forma definitiva sobre la orden de cese temporal de actividades de la sociedad.

Napster puso a disposición de sus usuarios un sistema que permite enviar y recibir música, comprimida previamente en pequeños ficheros informáticos en el formato MP3. Esos archivos son intercambiados a través de los servidores de Napster.

La sociedad niega cualquier violación a los derechos de autor al alegar que su sistema es utilizado para telecargar e intercambiar música con fines privados.

Invoca además el paralelo con los fabricantes de magnetoscopios, que permiten copiar películas y no son acusados por ello de violación a la propiedad intelectual.

La partida se anuncia difícil para el sitio a juzgar por los severos argumentos adelantados por la jueza Marilyn Hall Patel, que reclamó el cese temporal de actividades.

"Tenían la piratería en la cabeza", dijo a propósito de los inventores de Napster. "En vista de la gran escala en la que los particulares usan Napster, la corte estima que la telecarga de archivos de música MP3 con la ayuda de Napster no se trata de un uso privado", consideró.

La industria discográfica estima que los sitios como Napster disuaden a los consumidores de comprar discos. Según otros estudios, el intercambio de música en Internet permite descubrir nuevos sonidos que el consumidor podría luego querer comprar.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores