EE.UU. a delicuentes cibernéticos: "No pueden esconderse"

Seis días después de un falso informe de prensa que hizo caer en 2.500 millones de dólares el valor de mercado de un fabricante de equipos para redes con sede en California, las autoridades anunciaron un arresto en el caso para demostrar su competencia en el espacio cibernético.

01 de Septiembre de 2000 | 08:06 | Reuters
WASHINGTON.- En la Internet, como en las calles, uno puede correr pero no puede ocultarse. Al menos ése es el mensaje que las autoridades estadounidenses enviaron con orgullo el jueves.

Seis días después de un falso informe de prensa que hizo caer en 2.500 millones de dólares el valor de mercado de un fabricante de equipos para redes con sede en California, las autoridades anunciaron un arresto en el caso para demostrar su competencia en el espacio cibernético.

"Todo el que use la Internet para cometer un delito debe también entender una cosa: No cuente conque la Internet le servirá de escudo para su conducta ilegal", dijo el procurador Alejandro Mayorkas en una conferencia de prensa en Los Angeles.

"Nosotros podemos navegar por la 'supercarretera de la información' igual que perseguimos en el pavimento y capturamos a los delincuentes", agregó.

Los fiscales federales en Los Angeles acusaron al estudiante universitario de 23 años Mark Jackob, de ser el creador de uno de los mayores fraudes financieros por la Internet hasta la fecha, por enviar un falso despacho de prensa que decía que Emulex Corp. estaba en grandes aprietos.

Jackob fue arrestado en su casa el jueves por la mañana por agentes de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) después que los investigadores siguieron la pista del mensaje electrónico hasta una computadora del centro universitario de El Camino, en Redondo Beach, donde Jakob fue visto trabajando hasta tarde una semana antes, cuando el despacho falso fue enviado.

Especialistas de ciberseguridad dijeron que el éxito para llegar hasta el culpable dependió en gran parte de la cooperación de los servicios proveedores de la Internet una vez que se emitió la orden judicial para rastrearlo.

Otro elemento crítico en tales casos es a veces la ignorancia de quienen piensan que gozan de anonimato si utilizan una falsa identidad en una cuenta de servicios gratis de correo electrónico con servidores como Yahoo! o Hotmail.

"La mayoría de las personas que hacen esto no son muy listas", dijo Jeffrey Schiller, gerente de redes del Instituto de Tecnología de Massachusetts y esperto de seguridad.

Cada computadora conectada a la Internet tiene una dirección digital que facilita la tarea de rastrear directamente la mayoría de las comunicaciones. Una excepción son los mensajes enviados por servicios especializados llamados correos anónimos, que hacen el origen virtualmente inrrastreable.

"La policía se esta avivando técnicamente cada día más. Hace cinco años, el FBI ni siquiera sabía lo que era la Internet. Hoy tiene escuadras para delitos computarizados en casi todas las grandes ciudades", dijo Schiller.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores