América Latina asume reto de comercio electrónico

"Todos los problemas de entrar a este mercado implican que hay poca competencia y mucha demanda no atendida", indicó Murillo Tavares, presidente de operaciones en Brasil del sitio Submarino. "Los problemas realmente son oportunidades".

13 de Septiembre de 2000 | 11:32 | Reuters
RIO DE JANEIRO.- Aunque la avalancha de avisos en la radio y vallas en las carreteras promoviendo todo lo relacionado con la Internet sugiere lo contrario, la realidad es que las computadores siguen siendo escasas en América Latina.

Internet está disponible para sólo una pequeña fracción de la población de clase media alta y menos de uno por ciento de los latinoamericanos realizan compras a través de red.

Sin embargo, esto no ha frenado a las empresas regionales de Internet que vislumbran a millones de potenciales ciberconsumidores asomándose desde atrás de las barreras que aquejan al comercio electrónico, como el poco acceso a computadoras, el temor al fraude con tarjetas de crédito y los sistemas de correo postal y entregas poco confiables.

Compañías locales, como Submarino, de Brasil, y Fiera, con sede en Miami, están compitiendo con Amazon.com y eBay para hacerse un lugar en lo que observadores esperan que sea uno de los mercados emergentes de Internet más activos del mundo.

"Este va a ser un mercado excelente", dijo Murillo Tavares, presidente de operaciones en Brasil de Submarino, una empresa de venta al detalle en la Internet. "Hay una demanda reprimida, poca competencia (...) y a los latinos les encanta comprar".

En 1999, sólo 8,4 millones de latinoamericanos usaron la Internet, y para el 2003 el número deberá subir a 29,4 millones, según la firma International Data Corp. (IDC), de California.

El comercio electrónico está creciendo todavía más rápido, y el total de compras debería alcanzar 10.900 millones de dólares en el 2003, frente a apenas 600 millones en 1999.

"La base es muy pequeña, pero los latinoamericanos se han contagiado de la fiebre y se dan cuenta del potencial de la Internet", opinó el analista Marc Alexander, de IDC. "El uso de Internet en América Latina está creciendo a una tasa de 41 por ciento anual, superado sólo por Asia.

La disputa por el dos por ciento

Sin embargo, queda mucho camino por recorrer. En 1999, menos de dos por ciento de los latinoamericanos usaron la Internet, comparado con más de 40 por ciento en Estados Unidos, lo que limita seriamente la capacidad regional de comerciar en la red.

"Básicamente, el problema con el comercio electrónico es que en América Latina no existe", comentó un ejecutivo en un sitio argentino. "Todo lo que hacemos es para este dos por ciento".

Como resultado, sólo unos pocos ganadores podrían salir con vida de la guerra por los consumidores, según analistas.

No obstante, las empresas en la red están luchando por romper las barreras al crecimiento de la Internet y el comercio electrónico, y atraer a las masas de compradores de América Latina a la red.

El primero y mayor obstáculo es la falta de una cultura de computación en América Latina, donde sólo 5 por ciento de más de 500 millones de habitantes tiene un ordenador.

Para atraer más usuarios, las empresas de Internet de México a Brasil están otorgando créditos a posibles consumidores que incluyen acuerdos para lograr acceso a través de ciertas empresas de Internet o usar los servicios de las compañías.

"De nada sirve tener acceso gratuito a Internet si el usuario no puede comprar los medios de acceso (a la red)", opinó Luis Carlos Boucinhas, director ejecutivo de la brasileña Globo.com, en una reciente conferencia de prensa para anunciar créditos para la compra de computadoras.

Aunque los altos costos de acceso a la red y telefonía han alejado a algunos dueños de computadores de la Internet, los precios están bajando, atrayendo más personas a la ciberautopista de la información.

Desconfianza con la tarjeta de crédito

Pero los problemas del comercio electrónico se agravan por la baja penetración de las tarjetas de crédito y el temor al fraude entre los cibernautas que tienen tarjeta.

"La cultura de compra en América Latina es diferente", comentó Lucas Graves, analista de Jupiter Communications en Nueva York. "En Estados Unidos se construyó sobre una larga tradición de compras por correo y una industria millonaria de compras por catálogos".

Para un latinoamericano, la idea de comprar algo sin antes verlo y tocarlo es una novedad.

Como resultado, las firmas regionales de Internet comenzaron a desarrollar sus propios sistemas de crédito, trabajando con bancos para promover el uso de tarjetas y creando nuevas empresas de entrega por correo.

Pero también deben enfrentar la percepción de los consumidores. "El obstáculo es la desconfianza del consumidor", dijo Graves.

Muchos de los intrépidos ciberempresarios de la región ven tales barreras como oportunidades para un potencial crecimiento masivo.

La falta de cultura de catálogos y las limitadas opciones de venta al detalle permiten que Submarino, por ejemplo, ofrezca de todo, desde discos compactos hasta equipos de sonido para brasileños que antes viajaban a Estados Unidos a comprarlos.

"Todos los problemas de entrar a este mercado implican que hay poca competencia y mucha demanda no atendida", indicó Tavares. "Los problemas realmente son oportunidades".
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores