Internet: 2000, el año que estalló la burbuja "puntocom"

Y es que este año ha sido una auténtica pesadilla para los empresarios de la economía virtual.

26 de Diciembre de 2000 | 17:31 | DPA
MADRID.- Hablar de Internet este año es hablar de las bolsas de valores tecnológicos y su caída en picado, provocando el tambaleo de la economía online, que ha demostrado que gran parte de sus cimientos son solamente virtuales y que aún le queda mucho por aprender.

Y es que este año ha sido una auténtica pesadilla para los empresarios de la economía virtual. Después de un fin de década con una subida cada vez mayor de las acciones de los negocios online en bolsa y con miles de empresas "tradicionales" invirtiendo indiscriminadaemente en cualquier proyecto que fuera puntocom, el año 2000 ha supuesto el batacazo de los valores de la mayoría de estos cibernegocios.

Todo empezó en la primavera boreal, cuando el principal mercado de valores tecnológicos, el NASDAQ estadounidense, empezó a caer y no volvió a levantar cabeza, arrastrando consigo al resto de los parqués.

Uno de los más perjudicados ha sido el Nuevo Mercado español, que tuvo la mala suerte de emprender su andadura en abril, justo cuando su "hermana mayor" estadounidense empezaba a dar los primeros tumbos. Desde su creación, ha perdido ya alrededor del 65 por ciento, y muchas empresas españolas online que planeaban salir a bolsa, como LaNetro, han preferido esperar a que capee el temporal.

Porque esta tendencia a la baja tiene que parar, el problema es cuándo lo hará. Lo que ha ocurrido este año no es más que, coinciden los expertos, un proceso de "corrección" del mercado, lógico y necesario tras una época de entusiasmo sin límites en la que si se ponía un "puntocom" a una empresa no se miraba ni siquiera qué idea se escondía detrás y si el proyecto era viable.

Ahora, los inversores han cerrado el grifo y están examinando con lupa cada una de las empresas de la Nueva Economía. Y muchas tendrán que cerrar -se habla de hasta el 90 por ciento de las mismas- como, de hecho, ya le ha sucedido a varias. Entre ellas quizás las más emblemáticas son las británicas Boo.com y el ISP (proveedor de servicios de Internet) británico Breathe.com, que tan sólo hace unos meses planeaba salir a bolsa con un valor de mercado de unos 160 millones de dólares, pero que diciembre tuvo que admitir que ya no podía seguir adelante.

El año 2000 cierra pues con la incertidumbre de si la caída continuará en el 2001 pero, pese a todo, inversores y empresarios saben que aunque todavía estamos en una fase exploratoria de Internet y que, por lo tanto, aún quedan muchos errores por cometer, la red de redes es un proceso imparable y sin vuelta atrás.

Muestra de ello es el gran cambio de actitud del que también ha sido testigo este sorprendente 2000: a la vez que la "vieja economía" le ponía los puntos sobre las íes a la "Nueva Economía", también ha aprendido o está en ello- a adaptarse a los nuevos tiempos, en vista de que luchar contra ellos era una carrera perdida desde el principio.

Probablemente, el ejemplo más patente sea el del sector discográfico, que ha dejado de mesarse los cabellos ante la afluencia de MP3s, Napsters o Gnutellas y ha comenzado a aplicar el refrán de, "si no puedes con ellos, únete a ellos". La mejor muestra es el caso del terremoto Napster y su alianza, después de que pareciera abocado a hundirse en los tribunales, con precisamente uno de sus demandantes, el gigante mediático y discográfico Bertelsmann.

Tendencias que, en fin, hacen que todo el mundo espere con gran expectación, mucha curiosidad y algo de aprensión qué nueva sorpresa nos depara el año próximo.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores