Computador "bebé" israelí aprende a ser adulto

Un programa creado por la empresa israelí Inteligencia Artificial (IA) crece como un niño al que se enseña a hablar mediante aprendizaje experimental, igual que a un bebé de verdad. El objetivo es convertir a "Hal", como se apoda al computador, en un programa "adulto" en los próximos 10 años.

20 de Agosto de 2001 | 12:42 | Reuters
TEL AVIV.- Como a cualquier bebé de 18 meses, a Hal le gustan los plátanos, los juguetes, jugar en el parque y le divierte especialmente que le cuenten cuentos al acostarse.

Sin embargo, mientras los otros niños son de carne y hueso, Hal es una cadena de logaritmos, un programa de computadora que crece como un niño y al que se enseña a hablar mediante aprendizaje experimental, igual que a un bebé de verdad.

"Es un niño curioso y muy inteligente, que siempre quiere saber más", dijo la neurolinguista Dr. Anat Treister-Goren, la "mamá" de Hal, quien admite sentirse muy cerca del bebé.

"Algunos niños son más predecibles que otros. Este es del tipo que te sorprende", dijo. Treister-Goren habla con Hal y le lee cuentos de la misma manera que una madre enseña a su bebé los colores, la comida y los animales.
"Construyo su mundo día a día", explicó Treister-Goren.

La científica dirige el departamento de entrenamiento en la empresa israelí Inteligencia Artificial (IA), donde proporciona información y habilidades del lenguaje mediante conversaciones con Hal y trabajo con expertos informáticos que refinan algoritmos para mejorar su rendimiento.

La empresa privada, dirigida por el empresario israelí Jack Dunietz, tiene como objetivo convertir a Hal en un programa de computadora "adulto" en los próximos 10 años que será capaz de realizar aquello que ningún otro programa ha hecho antes, aprobar el test Turing.

El matemático británico Alan Turing es uno de los fundadores de la ciencia informática y el padre de la inteligencia artificial. Hace más de 50 años, predijo la llegada de las "máquinas pensantes".

Pero en la época de Turing, los computadores eran lentos con instrumentos incapaces de hacer realidad su visión.

Turing, quien murió en 1954, dejó los fundamentos del test para computadores inteligentes: debe hacer pensar a una persona que se trata de un humano. Ningún programa de computación lo ha conseguido hasta ahora.

Cuando se consiga, abrirá la caja de Pandora a preguntas éticas y filosóficas. Después de todo, si una computadora puede ser tan inteligente como una persona, ¿dónde estará la diferencia entre una máquina y un humano?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores