Los museos chilenos apuestan por las aplicaciones móviles

La idea de complementar e incentivar las visitas a las exposiciones ha incentivado la creación y uso de diferentes plataformas de audioguía para los visitantes de casas culturales.

19 de Abril de 2014 | 07:21 | Por María José Quezada, Emol

En la foto, la aplicación del Museo Histórico Militar en uso.

Museo Histórico Militar.

SANTIAGO.- La implementación de tecnología ha alcanzado casi todos los ámbitos de la sociedad, incluso el de la conservación y difusión del patrimonio, puesto que a la fecha varios museos chilenos han integrado aplicaciones móviles a sus filas, con las que pretenden complementar e incentivar las visitas a cada una de sus exhibiciones.


El Museo Histórico y Militar de Chile (MHM) lanzó el mes pasado su propia aplicación móvil, disponible para iOS y Android, con la que cada persona que visite las instalaciones de Blanco Encalada podrá acceder a un sistema de audioguía disponible en inglés y español.


"Es una herramienta que permite a los visitantes poder administrar su tiempo en el recorrido por la muestra", explican desde el museo.


El software también permite que quienes tengan la intención de visitar las muestras puedan acceder a Google Maps y definir la ruta adecuada para llegar al inmueble.


Pero el MHM no es el único que pensó en este tipo de herramientas para acercar la cultura a los ciudadanos. El Museo de Historia Natural implementó, para su reapertura en 2012, una aplicación que detalla el contenido de la exposición permanente "Chile Biogeográfico" que además entrega información básica como horarios, datos de contacto y mapas de acceso.


La plataforma –también disponible para iOS y Android– "ha resultado una experiencia exitosa", por lo que las autoridades de ese recinto están evaluando la creación de otras herramientas similares para las exhibiciones temporales.


El Museo de la Memoria y los Derechos Humanos replicó esta idea y combinó la información de su sitio web con la de las exhibiciones temporales y permanentes, permitiendo a quien descargue el programa la revisión de contenido relacionado con las salas del museo, además de noticias y eventos que se realizan en el inmueble.


"La idea nació por la necesidad de integrar el museo a todas las plataformas tecnológicas y facilitar la entrega de información a los visitantes, tanto nacionales como internacionales", explica el Jefe de tecnologías de la información del museo, Carlos Álvarez.


Y es que dicho inmueble se caracteriza por ser interactivo ya que quienes lo visitan pueden acceder a material audiovisual, expuesto en pantallas táctiles, además de un centro de documentación (CEDAV) donde se muestran documentales, películas y material relacionado. "La recepción ha sido excelente, ya que las visitas han ido en aumento junto al éxito rotundo del CEDAV", agrega Álvarez.


Red de audioguías


Si bien, existen museos que apostaron por la creación de una aplicación hecha a la medida, también existen otras posibilidades como las que ofrece PlayOnTag, la plataforma móvil de origen viñamarino que desde mediados de 2013 ofrece sumarse a una red de audioguías para museos y exposiciones, mediante la creación de códigos QR.


"Para comenzar el museo debe registrarse en nuestro sitio web y acceder a uno de nuestros planes de lanzamiento, que van desde la identificación de 15 objetos a costo cero, hasta la carga ilimitada de objetos por $250 mil mensuales", explica Daniel Basterrica, CEO de PlayOnTag.


De esta manera el proyecto impulsado por Daniel y Tania Basterrica junto a Alexander Volantines, que partió gracias a la obtención de un Fondo Semilla de la CORFO, se convirtió en una alternativa para el Castillo Wulff y el Museo Fonck de Viña del Mar, el Museo Benjamín Vicuña Mackenna de Santiago y lo será también para el Centro Cultural Palacio La Moneda.


Los encargados de las casas culturales "cargan contenido a través de su cuenta en nuestro sitio, imprimen los códigos QR y los pegan en la sala de exhibición. El usuario descarga la aplicación y va escaneando los códigos durante su visita y al finalizar se lleva una 'revista digital' con todo el contenido que capturó, permitiendo además que el museo obtenga estadísticas de lo más visto o la cantidad de visitas al mes", indica Basterrica.


De esta manera se logra la combinación de cultura, patrimonio y tecnología haciendo cada visita más amigable e interactiva.

Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores