Te miro gente: Millacaris

Columna de Gonzalo Maza

17 de Febrero de 2000 | 01:45 | El Mercurio
Mónica Millacaris dice que ella hace siete años le encontró un vacío al festival. Desde entonces que se pasea por los pasillos del Hotel O'Higgins cumpliendo la pega más difícil de todas: agarrar un desconocido y transformarlo en estrella. Su especialidad son los siempre olvidados artistas de la competencia internacional.

"Ellos son anónimos cuando llegan al festival", explica Mónica. "Entonces, yo vengo al hotel días antes de que empiece todo y solicito números de habitación, el país que ellos representan y les propongo mi trabajo: conseguirle fans para que les griten".

"Yo cuento con 50 niñas, con una imprenta y un fotógrafo, y entonces les digo "mira, ¿quién eres tú?, ¿qué vas a hacer acá?, y me dicen "nada, me voy a quedar en la competencia hasta el final, encerrado en la habitación". Entonces les digo "hagamos una cosa: yo te voy a hacer ganar, como lo hice con Paolo Meneguzzi"

-¿Tú hiciste ganar a Paolo Meneguzzi?
"Cuando llegó acá, a Paolo no lo conocía nadie, se la pasaba en el hotel. Yo lo pesqué, y lo saqué con un camarógrafo -mi hermano, con una cámara de video-, y lo empezamos a acercar a la gente que estaba fuera. Por ejemplo, yo le pedí a 20 niñas del grupo que se acercaran a gritarle a Paolo a la entrada del hotel. Y él entraba y las niñas partían detrás corriendo, gritando guaaaá encima, botándolo, unas llorando, otras en el suelo, tiritando enteras, así, un buen show. Y después la prensa lo pescaba. Pero es todo un montaje lo que se hace".

En otra época, Mónica -que es de Viña- venía a buscar autógrafos, y se fijó en todos esos artistas que nadie conocía. "Me daba cuenta que estaban sentados, aburridos, así que empecé a venir con niñas y a meterme, a hablar con los representantes". El otro trabajo de Mónica es imprimir folletos para repartirlos en la galería de la Quinta, mandar a hacer pendones, llevar a los artistas a las radios. La plata para hacer todo eso la ponen los clientes, a partir de un presupuesto que les hace Mónica. "El trabajo es por toda la semana. Quien lo acepta, le aseguro que gana o queda entre los finalistas. Si gana, le cobro un porcentaje del premio del festival. Con Paolo Meneguzzi así pasó. Y no hubo problema, fijaté".

-Y este año, ¿con quién estás trabajando?
"Con Braulio, y estamos en lo mismo. Estamos esperando que lleguen los folletos y poleras para entregar en la Quinta. La gracia es que el artista vaya a distintos lugares, que esté afuera, que lo conozcan, gritar, revolverla, cosa que se note que tiene un respaldo".

-¿Y estas niñas quiénes son?
"Son lolas entre 14 y 16 años, y días antes del festival las empiezo a llamar por teléfono. A ellas las voy renovando, porque tienen que tener una carita simpática y que estén dispuestas a gritar y caerse".

-Oye, si yo quiero salir del hotel, y quiero ser famoso, ¿ellas me van a gritar si les pago?
"Claro. Hay un grupo que ya sabe lo que tiene que hacer. Si yo te saco a ti, les digo 'en 20 minutos más va a salir Gonzalo, así que empiecen a gritar y a mover a afiches', y como gritan, las demás hacen lo mismo. Ahí es cuando el artista se tiene que acercar a ellas y conversarles. Ponemos niñas que se ponen a llorar, que lo salen siguiendo, que se caen, lloran, todo. Tendríamos que prepararlo, eso sí. Y conversarlo. Me dedico a esto. Así que si tú tienes un desafío, ofrécemelo".

Gonzalo Maza
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores