Defensores de Pinochet apelan orden de exámenes mentales

Los abogados defensores presentaron su reclamo ante la Corte de Apelaciones de Santiago e insistieron en que Pinochet debe ser sometido a pruebas de salud generales. "Corresponde que se le practiquen exámenes médicos generales, la defensa ha sido reiterativa en plantear eso", dijo Gustavo Collao, uno de los abogados del gobernante.

16 de Abril de 2013 | 14:42 | Reuters
SANTIAGO.- Los defensores del ex dictador Augusto Pinochet apelaron el miércoles una orden judicial para practicar exámenes mentales al anciano militar. Los abogados presentaron su reclamo ante la Corte de Apelaciones de Santiago e insistieron en que Pinochet debe ser sometido a pruebas de salud generales y no sólo siquiátricas. "Corresponde que se le practiquen exámenes médicos generales, la defensa ha sido reiterativa en plantear eso", dijo Gustavo Collao, uno de los abogados del ex dictador. El juez especial Juan Guzmán, que acumula 170 querellas criminales contra de Pinochet, dictaminó el lunes las pruebas mentales y postergó por un mes el interrogatorio al que debía someterlo el 9 de octubre. El retirado general está a las puertas de ser procesado por violaciones a los derechos humanos durante su régimen, de 1973 a 1990, luego que la Corte Suprema le retiró defintivamente su inmunidad como senador vitalicio no electo en agosto. El código penal chileno establece que un inculpado sólo puede eximirse de un juicio si es declarado "loco" o "demente". Pero los defensores de Pinochet aseguran que la Constitución de 1980, aprobada durante la dictadura, le otorga otras garantías por su delicada salud física. "El ministro instructor no acogió los planteamientos de la defensa y por eso nosotros hemos concurrido a presentar este recurso de apelación para que se anule esta orden", dijo el abogado Collao. La defensa y la familia de Pinochet se han opuesto tajantemente a que el ex dictador sea sometido solamente a chequeos siquiátricos. "Yo siempre me he negado a esos exámenes y el resto de la familia también, y por eso nos vamos a negar de todas formas a esos exámenes mentales", dijo Marco Antonio Pinochet, uno de sus hijos. "Lo que se persigue es que mi padre sea declarado loco o demente y la condición física de él tiene problemas, pero no necesariamente problemas mentales", añadió. Pinochet, que en noviembre cumplirá 85 a os, logró escapar de un pedido de extradición de la justicia española, cuando a principios de marzo el gobierno británico reconoció que su quebrantada salud no le permitiría enfrentar un jucio y lo liberó tras más de 16 meses de arresto en Londres. Pero el juez Guzmán se ha ceñido estricamente a lo que establece la legislación penal chilena, en la que los problemas físicos de salud no constituyen siquiera un atenuante. Los familiares de Pinochet creen que si el proceso judicial sigue adelante, las dolencias del ex gobernante se agravarán. "Este proceso va a ir mermando su salud, ayer (martes) tuvo un problema nuevamente, se sintió mal, le subió la presión y eso que todavía no conocía la resolución del ministro Guzmán, es indudable que su salud se está afectando", dijo Marco Antonio Pinochet. Pese a ello, aseguró que si los tribunales no aceptan la apelación frente a los exámenes mentales, Pinochet sencillamente se negará a que se le practiquen. "Esta no es un obligación para mi padre, solamente es un beneficio para el inculpado y no veo que sea una obligación", afirmó. Pinochet está acusado de ser autor intelectual y cómplice de los crímenes de la llamada ''Caravana de la Muerte'', una comitiva militar que recorrió el país en octubre de 1973 y a la que se responzabiliza de la desaparición y ejecución de 75 opositores a la dictadura.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores