Familia Prats se refirió a la actitud del gobierno militar con el asesinato de sus padres

Las hijas del asesinado ex comandante en jefe del Ejercito, general Carlos Prats, difundieron hoy una declaración pública en la que se detallan actitudes de las autoridades del gobierno militar tras el crimen de sus padres, ocurrido en el barrio bonaerense de Palermo en 1974.

18 de Octubre de 2000 | 16:19 | UPI
SANTIAGO.- Las hijas del asesinado ex comandante en jefe del Ejercito, general Carlos Prats, difundieron hoy una declaración pública que da cuenta de la actitud de las autoridades del gobierno militar tras el crimen de sus padres, ocurrido en el barrio bonaerense de Palermo en 1974.

Es así como el escrito, de tres páginas, consigna la declaración del entonces gobierno de Augusto Pinochet Ugarte. En esta se indica que "informado de la trágica muerte del general del Ejército en retiro Carlos Prats González, y su esposa Sofía Cuthbert, el gobierno lamenta este brutal acto de violencia y lo condena enérgicamente".

"Se han arbitrado las medidas para que se trasladen a Buenos Aires de inmediato los familiares que residen en Chile, otorgándoseles amplias facilidades", se establece.

Más adelante la declaración de Pinochet sobre el crimen dice que "el alevoso homicidio del señor general Prats y de su esposa, y el clima de terror que el extremismo crea internacionalmente, justifican las medidas de seguridad y de orden que el gobierno de la República ha adoptado y seguirá adoptando para la tranquilidad y resguardo de la vida de todos los habitantes de Chile".

En tanto el comunicado de la embajada chilena en Buenos Aires señala que "el gobierno lamenta profundamente y condena con energía el atentado cometido contra el general en retiro del Ejército chileno, Carlos Prats y su esposa".

"Se respetarán sus decisiones en torno a los funerales. Este homicidio es la confirmación de la acertada política chilena en cuanto a prevenir estos actos, extremando las medidas de seguridad existentes en el país", indicó en su momento la legación diplomática.

De acuerdo a la familia Prats, a la llegada de los cuerpos, en el aeropuerto no hubo destacamento militar ni oficiales de Ejército para recibir los cadáveres.

Se indicó además que el gobierno militar les informa en ese instante que no habrá honores militares y que el matrimonio Prats Cuthbert debe ser sepultado esa misma noche sin velorio ni misa de difuntos.

"Tras largas discusiones, se logró que los funerales sean al día siguiente y los cuerpos son trasladados esas noche a la iglesia de la Transfiguración para ser velados", indica el comunicado de la la familia Prats.

El escrito detalla diversas situaciones "anómalas" que se dieron en esa oportunidad, detallando que: el gobierno militar obligó al cardenal Raul Silva Henríquez no oficie la misa, reemplazándolo Sergio Valech; que personal de la disuelta DINA exigía "en forma soez" la identificación de los asistentes al velatorio y tomaban fotografías al interior del templo; que en forma irrespetuosa se adelantó la hora de la homilía y la sepultación en el Cementerio General.

Destaca la familia Prats que el entonces general Guillermo Pickering haya ordenado a Carabineros que el cortejo funebre que venía desde Las Condes, moderara su marcha de más de 80 kilómetros por hora.

Asimismo se lamentó que no se dejara entrar al campo santo a la gente que quería participar del funeral y que no se le rindieran honores de acuerdo al rango institucional que merecía el general Prats y que se prohibiera a la oficialidad asistir "amenazados de que serían dados de baja".

Se consigna que sumándose a todos estos hechos, la fotografía del general Prats fue retirada de las galerías de comandantes en jefe del Ejercito, "pasándose del retrato del general Schneider a la del general Pinochet".
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores