Bomba que mató a Prats se activó con un mecanismo de tiempo, según expertos

El subcomisario Ricardo Pezzani y el comisario general Guillermo Mongiardino, ambos a cargo de las pericias del vehículo en el que murió Prats, declararon hoy en la segunda semana del juicio oral contra el ex agente de la DINA Enrique Arancibia Clavel, único procesado en esta etapa del juicio como "partícipe necesario" en el doble homicidio.

18 de Octubre de 2000 | 17:38 | AFP
BUENOS AIRES.- La bomba que mató al ex general chileno Carlos Prats en la capital argentina en 1974 se explosionó con un "mecanismo de tiempo", coincideron este miércoles dos expertos que declararon en el juicio que se lleva a cabo en Buenos Aires para aclarar el atentado.

El subcomisario Ricardo Pezzani y el comisario general Guillermo Mongiardino habían estado a cargo de las pericias sobre el vehículo en que fue colocada la carga explosiva -entre 1.000 y 1.500 kilos de trotyl- que estalló el 30 de septiembre de 1974, matando a Prats y a su esposa, Sofía Cuthbert.

Ambos declararon hoy en la segunda semana del juicio oral contra el ex agente de la DINA -la policía secreta de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990)- Enrique Lautaro Arancibia Clavel, único procesado en esta etapa del juicio como "partícipe necesario" en el doble homicidio.

Los testigos estimaron que "no se utilizó un dispositivo de control remoto", porque en ese caso "la bomba se habría hecho detonar cuando las dos víctimas se encontraban dentro del rodado", ya que Prats al parecer estaba fuera del automóvil cuando se produjo la explosión.

Además, los expertos recordaron que en esa época no existían en Argentina dispositivos tan sofisticados y que, en todos los casos en los que debieron intervenir, se encontraron con "mecanismos de tiempo o más simple: mecha y detonador".

En cambio, la fiscalía y las hijas de Prats -querellantes en la causa- creen que se utilizó un aparato de control remoto.

Prats estaba refugiado en Argentina tras el golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973 en Chile, que derrocó al presidente socialista Salvador Allende e inició la dictadura de Pinochet.

Según Pezzani, el explosivo había sido colocado entre la caja de velocidad y el "falso chasis" del automóvil, porque -según explicó- la primera fue proyectada hacia abajo, mientras que el piso quedó levantado y una chapa del baúl fue hallada en una terraza de un edificio próximo.

Ambos expertos contaron que llegaron al lugar del hecho por la mañana, siete u ocho horas después del atentado, y lamentaron que el incendio del vehículo y la acción del agua destruyera pruebas.

Mongiardino aclaró que el dispositivo de tiempo, "para que fuera efectivo, debió ser activado poco antes de la explosión, cuando se tenía la certeza que el matrimonio iba a ocupar el rodado y cuánto tiempo permanecería en él".

Otro que pasó hoy por el Tribunal Oral número 6 de Buenos Aires fue el perito Miguel Angel Moreno, quien afirmó "en forma terminante" que los escritos que analizó fueron redactados de "puño y letra" por Arancibia, coincidiendo con la opinión de los peritos Leonor Gavilán y Susana Toscano.

Los profesionales fueron propuestos por el Gobierno de Chile, también querellante, para analizar documentación y correspondencia que fue secuestrada en la casa de Arancibia.

También afirmaron que es "de puño y letra" la firma en un carnet de identidad chileno con la fotografía de Arancibia, pero a nombre de Luis Felipe Alemparte.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores