PC pide juicio a Pinochet por incinerar a desaparecidos

La secretaria general del Partido Comunista (PC) de Chile, Gladys Marín, afirmó que los cadáveres de la dirigencia comunista fueron sacados desde el Cementerio General de Santiago -donde estaban enterrados como NN- y cremados ilegalmente, en 1981, para evitar toda huella de los hechos, según revelaron informes del mismo camposanto.

12 de Noviembre de 2000 | 15:32 | DPA
SANTIAGO.- La secretaria general del Partido Comunista (PC) de Chile, Gladys Marín, pidió que se enjuicie al ex dictador Augusto Pinochet por la responsabilidad que le cabe en el incineramiento de los cuerpos de 16 miembros de la cúpula de esa entidad, secuestrada y masacrada en 1976.

En declaraciones de hoy a un diario nacional, afirmó Marín que los cadáveres de la dirigencia comunista fueron sacados desde el Cementerio General de Santiago -donde estaban enterrados como NN- y cremados ilegalmente, en 1981, para evitar toda huella de los hechos, según revelaron informes del mismo camposanto.

Junto con pedir el procesamiento de Pinochet y de otros militares por el asesinato de sus camaradas, incluído a su esposo (el desaparecido ingeniero Jorge Muñoz), Marín manifestó su alegría por el reciente procesamiento del ex fiscal militar, el general retirado Fernando Torres Silva, y otras investigaciones a militares activos que está llevando a cabo la justicia local.

"No vamos a tener un Chile sano si seguimos ocultando los crímenes cometidos en el país. El Ejército puede tener muchas preocupaciones, pero debe someterse a la demanda del pueblo, que es lograr verdad y justicia", declaró.

La directiva del PC y otros militantes de esa tienda política fueron arrestados en mayo de 1976 por la disuelta Dirección Nacional de Inteligencia (DINA/la policía secreta de Pinochet, hasta 1978), en diversos operativos, y nunca más se volvió a saber de ellos.

Pinochet, desaforado el 8 de agosto pasado por el caso "Caravana de la Muerte" (matanza de 72 izquierdistas en 1973), tiene 179 querellas en su contra, y está a la espera de que se le efectúen exámenes mentales y neurológicos. Según esos resultados podría ser declarado no habilitado para enfrentar a los tribunales.

El ex dictador tiene además una orden de arraigo de la justicia chilena por una petición de extradición desde Argentina, donde es acusado del asesinato en Buenos Aires (1974) del ex jefe del Ejército de Chile, general Carlos Prats, y de su esposa Sofía Cuthbert.

La orden de arraigo significa que no puede abandonar la ciudad donde vive ni menos el país. Durante su régimen fueron asesinadas o desaparecidas unas 3.200 personas, la mayoría de ellos de militancia comunista.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores