Presidente de la C. Suprema descarta presiones políticas en fallos

Hernán Alvarez, se mostró molesto por algunas versiones que sostienen que algunos de sus veredictos han cedido a presiones políticas. Dijo que esas versiones atentan contra la dignidad de los magistrados.

27 de Diciembre de 2000 | 17:39 | ORBE
SANTIAGO.- El presidente de la Corte Suprema, Hernán Alvarez, afirmó hoy que resulta "malsano" sostener que nuestras decisiones puedan estar motivadas por influencias o presiones de carácter política, ello en relación a las últimas decisiones de la justicia en el caso del senador vitalicio Augusto Pinochet.

El magistrado indicó que "es saludable y ayuda a la transparencia de nuestra función que nuestros fallos puedan ser objeto de análisis y de críticas desde el punto de vista jurídico, tanto sobre su contenido como acerca de las proyecciones que puedan tener en el ámbito en el que deben tener aplicación".

"Pero resulta malsano y atenta contra nuestra dignidad sostener, como lo hemos escuchado y leído más de una vez, que nuestras decisiones puedan estar motivadas por influencias o presiones de carácter político", puntualizó.

La afirmación la realizó Hernán Alvarez durante el discurso de ceremonia de juramento de cincuenta nuevos abogados.

En su discurso expresó que es "característica pues del Estado de Derecho el imperio de la Constitución y de la ley, y que las diversas funciones del Poder del Estado sean desempeñadas en la forma que manda la Constitución, por órganos diversos e independientes entre sí, sin perjuicio de la conveniente interrelación y cooperación que debe existir entre todos ellos, lo que es esencial en una verdadera democracia".

Sostuvo además que "las funciones que de manera exclusiva la Constitución encomienda al Poder Judicial, su adecuado cumplimiento y acatamiento, son esenciales para la vigencia y fortalecimiento de nuestra institucionalidad".

"El desconocimiento -agregó- de nuestras prerrogativas, como Poder del Estado, el no reconocimiento del mérito y de la fuerza de nuestras sentencias o dictámenes y la intromisión y hasta las críticas injustas e indebida del ejercicio de estas potestades, atentan y debilitan la plena vigencia del principio que rige el Estado de Derecho".

La información fue dada a conocer por el vespertino "La Segunda".
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores