El Capote

27 de Abril de 2007 | 13:40 | Pedro Labra, El Mercurio
Héctor Yáñez.

Dirigida a niños mayores de 8 años pero también a adultos, el montaje "El capote" es teatro de muñecos hecho con tanta altura de miras artísticas y laboriosidad creativa, que el resultado causa necesaria admiración. Esta versión libre y abreviada del influyente cuento escrito por el ruso Nikolai Gogol en 1842 apuesta por el asombro y la magia visuales y lo logra con creces, maravillando por la bella delicadeza de sus recursos y ejecución, y por una minuciosa prolijidad en los detalles, cada vez más rara en el teatro local.


Elaborada por un equipo liderado por Aline Kuppenheim y Paola Giannini, cuenta en 55 minutos la aventura que vive un gris y mísero funcionario público que se esfuerza por tener un abrigo que lo proteja del crudo invierno. Una historia tan simple como acongojante, de ineludibles resonancias humanas y sociales, sin duda.


En un "teatrito de ilusión" instalado sobre el escenario, el relato mezcla animaciones digitales con muñecos de medio metro de alto que cobran vida accionados a la vista por dos o hasta tres manipuladores vestidos de negro.


La expresividad y unidad de estilo que alcanza el conjunto resultan francamente extraordinarias. Con todo, el rodaje de las funciones debería anular algunos baches que perjudican la fluidez.

Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores