La comezón

29 de Octubre de 2007 | 09:44 | Amanda Kiran

Fue un salto y ahora me despido.

EFE

Llegó la fecha. Llegó el momento. Llegó la despedida.


Pasaron siete años. No en vano. Sí volando. Sabía que este día llegaría. No tenía idea de cómo llegaría. De qué forma ni en que situación.


Para consuelo mío, llegó en un momento de tranquilidad. Pero se asoma la pena, de todas formas.


Es un desvínculo. Un adiós a muchas cosas. A muchas personas. A demasiados recuerdos. A miles de momentos, plasmados e inventados para este lugar. Lugar que dio cabida a Amanda.


Recuerdo cuando mi compañero Felipe y su linkódromo, desaparecieron de mi Lado. Entonces, me cuestioné si debíamos seguir.


Tal vez ya era el momento, ya estaba bueno. Ya era la hora de hacerla desaparecer. Pero no tuve una razón concreta y seguimos. Eso, hasta hoy, un par de años después.


Por el camino de Amanda pasaron muchas personas. Muchos lectores, muchos amigos, muchos receptores.


Agradecimientos de forma muy especial al Pato, que la vio nacer y la apoyó siempre; a Juan Antonio, que la hizo crecer por el sólo hecho de creer en ella; Claudio, que la mantuvo en portada y le dio su mejor momento en llegada al público.


A Felipe, que la mantenía incluso en festivos; a Tuto, que fue constante en su trato -cariñoso- con ella, y a Lucho, que le dio un alza en sus honorarios. Todos ellos, además de Emol, que la albergó en su casa por estos siete años.


Pero especial y de forma aguda a los lectores, que fueron los principales y fundamentales amigos. Llegaban de fuera de Chile, de regiones, de diferentes edades, de todos los sexos.


Familiares, compañeros de equipo, amigos, conocidos, apasionados. Gracias a todos los que guardaron a Amanda en su corazón.


Y un saludo muy especial a la persona que imprimió cada una de las columnas de Amanda, por estos siete años y la guardó en su “carpeta amarilla”.


En resumen, todos los que tuvieron algo que ver y que la leyeron, al menos una vez. Para todos ellos, muchas gracias.


Fueron años llenos de compañía, llenos de historia, llenos de efusión. Y lo mejor de todo: años llenos de deporte. Principal razón de Amanda para existir.


Un adiós colmado de  esperanza. Repleto de palabras, pero a la vez, en silencio.


No me gustan las despedidas. Y este año he estado llena de ellas. Así es que, por la misma razón, le doy fin luego a ésta,  mi última columna, con un abrazo a cada uno. A cualquiera que la lea.  Al que sea, aun cuando no la entienda.


No nos olvidemos de correr, de hacer deporte, de aprovechar la vida al aire libre y de disfrutar todo. Porque siete años se pasan volando y la vida también.
Por eso, no nos olvidemos de estrujar los momentos, como yo lo hice con este espacio, que sólo en estos siete años me dio satisfacciones y miles de sonrisas.


Hasta siempre.


Amanda Kiran

Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores