Sin deslumbrar, Salazar es coronada reina de Viña

La modelo argentina no sorprendió a nadie con su piquero (ni siquiera fue eso) tras coronarse como reina del Festival. Hoy no hubo topless, por lo que varios terminaron arrepentidos de darle su voto.

19 de Febrero de 2005 | 15:48 | Felipe Gálvez T, El Mercurio en Internet


VIÑA DEL MAR.- No fue lo que todos esperaban. La decepción fue tal que incluso varios terminaron coreando el nombre de Rocío Marengo y la tía Sonia, ante la aburrida performance de la reina del Festival de Viña del Mar 2005, la argentina Luciana Salazar.

Claro que bien vale preguntarse: ¿qué tendría que haber hecho para superar su topless del lunes pasado? ¿Bañarse desnuda, acaso?

Lo cierto es que la Salazar no hizo ni lo uno ni lo otro. Esta vez no hubo topless - como pedía la galería, alentada especialmente por los reporteros argentinos-, sino que un simple lanzamiento al agua donde de todas formas la modelo dejó con la boca abierta a varios.

Toda su sorpresa fue el bikini chileno-argentino que vistió. Eran dos (grandes) banderas que la cubrían, como recortadas a tijeretazos - como elaborado a la rápida- pero que arrancó varios "uuuuuhhhh" de los curiosos reporteros que colmaron la piscina del Hotel O'Higgins.

Incluso uno desprevenido, se movió más de lo debido por la orilla de la piscina y cayó al agua, desatando las risas de los presentes.

La Salazar ni siquiera se tiró un piquero. No, simplemente saltó al agua y de ahí se dejó de rogar bastante para subir por la escalera y posar ante los flashes.

En todo momento nadó con una mano - con la otra afirmaba la parte superior de su bikini- y por sus palabras, al parecer un acuerdo con Canal 13 le impedía desarrollar más en profundidad su show. Luciana, el topless! "No, ya lo hice ya, ahora quedamos en que sería esto no más", se le escuchó a la modelo mientras recorría la piscina para dialogar con los periodistas.

No fueron pocos, en definitiva, los que se arrepintieron de dar su voto a la pequeña y exuberante rubia. Tampoco fueron menos los que siguieron extrañando a la Pampita, que sin topples y sin ser grotesca, el año pasado cautivó a todos con estilo afable, cercano, y con un piquero de otro planeta. Cosas que la Salazar no pudo mostrar hoy.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores