Paula González: “Las personas que son demasiado emocionales se van a ver tremendamente vulnerables”

La numeróloga y tarotista acaba de lanzar sus predicciones para el 2011. El próximo año será uno en el que primará el intelecto y la capacidad de las personas de decidir por sobre las emociones. También va a ser el año de grandes cambios gobernados por una voluntad superior.

Por María José Errázuriz L.
Ju. 18 de noviembre de 2010, 08:25
Más Ménos
Cristián Sepúlveda, El Mercurio

Cristián Sepúlveda, El Mercurio


Lo suyo va en la piel y en la sangre. Empezó de manera autodidacta en el esoterismo guiada por su madre, pero ella sigue la tradición familiar: su abuela leía los sueños, su bisabuelo leía libros de magia blanca, negra, roja y verde y hacía rituales y la madre de éste, curaba con hierbas.


Aprendió a leer primero con un tarot egipcio que tiene números y eso la encaminó a la numerología, una ciencia esotérica que se dedica al estudio de los números, a través de los cuales se pueden hacer pronósticos. Así se puede determinar qué significa un día o una persona por su día de nacimiento.


Paula González, conocida por su participación en el programa “´Buenos días a todos”, acaba de lanzar su libro “Horóscopo 2011”, donde hace las predicciones de lo que vendrá el próximo año.


“Un horóscopo numerológico se basa esencialmente en hacer sumas como el año que viene 2+ 0+ 1+ 1 o también 11+ 2. Así se va determinando qué es lo que pasará en un año”, explica y agrega que a través de un juego de números que tiene puede ir mentalizando cómo le va ir a cada signo en cada mes.


“Tú ves números, yo veo situaciones”, dice. “Los números para mí no son cosas son estructuras”.

-¿Qué tan determinante es la numerología?
“Tiene un grado de asertividad cercana a un 70% u 80%, porque es lógica pura, porque los números son, indiscutiblemente, rígidos en el sentido que los números son en sí y dan un resultado y no otro. El resultado puede ser positivo o negativo, pero no muta. “Tu naces un determinado día, mes y año y al sumar tus números se pueden ver estructuras desde que fuiste concebida, a tu niñez, adolescencia, adultez y vejez, y eso nunca va a cambiar porque tú no vas a nacer otro día. Tus números representan tu estructura de vida, que es lo que viniste a vivir”.


Paula explica que esto no puede ser cambiado: “Lo que puede variar es cómo tomas tu vida, de buena o mala manera; cómo enfrentas la vida”.

-¿Qué hay de azar y qué hay de destino en esto?
“De azar hay poco porque los números son rígidos, no cambian. Por ejemplo, el 2011 tiene un significado y eso no va a variar, por lo que no hay azar. Ahora las proyecciones, sí tienen algo de azar que es un 30%.
“El destino no es cambiable, por lo tanto, cuando uno analiza números y trata de ver el destino, el número dice específicamente lo qué va a pasar. El destino es la consecuencia de lo que hiciste, no es que nazcas con un destino específico; el destino lo marcas tú mismo con la acción que hiciste ayer, lo que trae como consecuencia lo que pasa hoy. Por lo tanto, el destino lo vas haciendo tú, y la forma cómo tomas tu vida”.

-En el libro separas cada signo por hombre y por mujer, ¿por qué esta separación por géneros?
“Porque mis pacientes son hombres y mujeres y no es lo mismo una proyección para un hombre que para una mujer. No es lo mismo un número en una mujer que en un hombre. Por ejemplo, el 2 es un número femenino y representa la capacidad de tomar decisiones, pero si le sale a un hombre quiere decir que lo más probable es que le cueste tomar una decisión.
“Incluso los separé más, en casados, comprometidos, solteros, separados, porque el destino tampoco es el mismo para esas personas; el amor viene totalmente diferentes paara cada uno. Cuando está muy generalizado uno lee un horóscopo y puede decir ‘no tiene nada que ver conmigo’; en la medida que los empiezas a personalizar tienes una mayor asertividad”.

-¿Cómo viene el 2011?
“El 11 es un número rígido, se llama el intelecto e implica la capacidad del ser humano de pensar y analizar artes de actuar, por lo tanto, es un número que pide mucho, que cada día nos levantemos utilizando la cabeza y controlando las pasiones y las emociones.
“El 11 es un número cuya capacidad es la fortaleza para que se realicen las cosas, por lo tanto, va a ser un año fuerte, de grandes determinaciones, de grandes decisiones que significan controlar situaciones, porque el 11 controla, ése es su objetivo, controlar emociones, sentimientos, mundo. Las personas que tengan una mayor capacidad de raciocinio, más que las pasionales, son las que van a controlar en la parte económica, en lo político, incluso la parte emocional”.

-¿Cómo es eso?
“El próximo año, las personas que son demasiado emocionales se van a ver tremendamente vulnerables porque no van a poder controlar las situaciones. El otro, el ser dominante va a ser el que analiza, piensa y objetiviza las cosas lo cual no es malo. En la vida hay que ser súper objetivos para que la decisión pueda ser la correcta. Cuando te gobiernas por las pasiones, la mayoría de los resultados son malos.
“El 0 es el caos y representa que para poder controlar las pasiones tienes que ser práctico y el 2 es la determinación unida a la sabiduría, o sea, es un año de grandes decisiones”.

Paula continúa: “Si sumas 11 + 2 te va a dar 13 y el 13 es el número de los grandes cambios, que está gobernados por una voluntad superior, no por uno. Uno cree que lo hace pero es algo superior lo que te lleva a realizar los cambios de vida, de lugar, de estructura. El 13 trae conflictos, muertes, complicaciones, inseguridad que no son determinados esencialmente por el ser humano. Ese 13 va a hacer que nosotros también vayamos mutando, que lo que tiene que morir, muera y lo que tiene que nacer dentro de nosotros, nazca. Eso da paso para que hayan nuevas tendencias, nuevas ideologías, nuevas estructuras, nuevos pensamientos, más sanos.

“Habrá muchos movimientos basados en proteger la vida, se le da mayor valor a la familia”, dice. 


Por último, señala que el 13 se transforma en 4 cuando se suma, lo que significa la independencia. “La fuerza y la voluntad que uno necesita para ponerse de pie. El 4 es un número masculino, por lo tanto el año es masculino lo que significa que tendremos mayores líderes y mayor predominancia masculina o bien que las mujeres independientes, las madres solteras, las separadas van a tener mejores posibilidades que las que son frágiles y están conectadas con su lado femenino”.

-¿Dejamos atrás las tragedias?
“Diría que no, porque el 13 que trae el año es fuerte. Lo más probable es que sí, no puede asegurar la magnitud pero todavía vienen muertes, complicaciones, podrían haber guerra, proliferación de enfermedad o pestes”.

-¿Cómo le va a ir a las mujeres este 2011?
“El 2 es netamente femenino, por lo que todo el ciclo del 2000 es femenino independiente de que los números que lo acompañen impliquen otras cosas. Este año invita a la mujer a pensar, a analizar sobre todo, a que antes de tomar una decisión, pueda ver los pro y los contra de la situación. El 0 unido al 2 hace posible que la mujer pueda analizar qué es capaz de lograr y qué no y el 1 le permite levantarse constantemente. El 1 es la protección a los niños, por lo que vamos a ver muchas mujeres pensando en tener hijos, va a ser un año con bastantes nacimientos, que pueden ser múltiples, porque el 2 es la ciencia y tendremos a muchas mujeres haciéndose tratamientos por problemas reproductivos. También vamos a tener menor cantidad de abortos y una fuerte tendencia a la adopción.
“La mujer se potencia haciéndose más sabia, pero se va a ver, de todas maneras, un poco vulnerable frente a la acción masculina”.

-¿Cómo va a estar el año para los hombres?
“Los potencia económicamente, los ayuda a obtener mejores beneficios económicos; los hace un poco más egoístas, porque el 4 tiene la connotación de volverse un poco egoísta cuando se ve con poder o con mando. Los hace un poco más soberbios, pero les permite tomar mejores decisiones y lograr equilibrar el mundo, por lo tanto, los hombres van a tener una gran oportunidad, el próximo año, de hacer las cosas correctamente.
“Que no las hagan correctamente implica un karma que ellos toman hacia el futuro, pero diría que vamos a tener muchos hombres jóvenes, en buenas posiciones, que van a tener la posibilidad de hacer las cosas correctamente”.

-¿Hay un mes que te llame particularmente la atención?
“Abril, porque es 4 y eso es lo que suma el año. Abril va a ser el mes más potente, es de las mayores inversiones, de los mayores resultados y posiblemente, comiencen a producirse, abiertamente, los mayores conflictos”.