Pareja obesa baja de peso para ver crecer a sus hijos

Temían que el ritmo de vida y su mala alimentación no les permitieran vivir lo suficiente como para acompañar a sus niños, así que cambiaron drásticamente sus hábitos alimenticios, se pusieron a correr, y hoy, son dos personas nuevas.

Emol
Do. 26 de agosto de 2012, 07:00
Más Ménos
Daily Mail

Daily Mail

Daily Mail

Daily Mail

Desde que tuvieron a Noah (6) y Ruby (4), a Paul y Claire Alsop se les hizo difícil organizarse con la comida. Corrían de aquí para allá entre los niños y sus trabajos, así que era común que se saltaran el desayuno y se llenaran durante la jornada con comida rápida, subiendo considerablemente de peso a través de los años.

Ambos de Inglaterra y de 30 años, se consideraban fanáticos de la comida chatarra, hasta que un día pensaron que, de seguir con este estilo de vida, tal vez no alcanzarían a llegar a los 40, ni ver a sus hijos crecer. Sin dudarlo, se pusieron en campaña para bajar de peso.

“Desarrollamos una forma de vivir alrededor de la comida para llevar y las frituras, después que nacieron los niños. A la hora que ellos se acostaban, como a las nueve, nos dábamos cuenta que no habíamos comido nada en mucho rato, así que recurríamos a la comida para llevar”, dijo Claire, quien llegó a pesar 137 kilos.

“Yo era consciente de que era gorda, pero me convencí de que era feliz así”, señaló al Daily Mail, agregando que pese a sentirse bien con su apariencia, se avergonzaba de cosas tan comunes como ir a la playa.

“Era tan fácil usar la comida para llevar”, recuerda, por su parte, Paul, quien en su peor momento con los kilos, pesó  131.

Pero cansados de esto, ambos decidieron cambiar drásticamente sus hábitos alimenticios y comenzar a correr para bajar de peso.

Se despidieron de la comida rápida, se preocuparon de tener un buen desayuno a base de cereales y frutas, y aseguran que hoy no comen nada que no sea fresco y hecho en casa.

“Siempre he cocinado, pero esto se trata de cómo preparas la comida. A la gente le digo que cualquier cosa que pueden comprar en la comida rápida, yo puedo hacerla en una versión más saludable en la casa”, dijo el hombre.

Gracias a este sistema, Paul bajó a 78 kilos y Claire, a 64, asegurando a los medios que está muy orgullosa de lo que ha logrado.

“Tuvimos que comprar un refrigerador más grande, porque todo es fresco ahora (...) A los niños les encanta el cambio y nos dicen ‘se ven mucho más delgados’”, agregó.

Tanto ella como Paul planean correr el próximo mes en una carrera de 10k, que espera reunir dinero para donarlo a un hospital de niños con cáncer.

Mientras un gran número de estudios asegura que generalmente se obtienen mejores resultados cuando los cambios de hábitos alimenticios se hacen con todos los miembros de un hogar, una investigación reciente entregó entre las claves para bajar de peso, no ir a restaurantes ni utilizar los servicios de delivery.

Lo mejor sería preparar la comida en la casa, manejando así los ingredientes para prepararla y las porciones.