Guía para saber elegir el adelgazante adecuado para ti

La mayoría está en la categoría de alimentos, por lo que no necesariamente tienen que ser recetados por un médico. Los especialistas reconocen que son efectivos, pero no mágicos, por lo que la clave para mantener los resultados está en modificar los hábitos.

Por M. Francisca Prieto, Emol
Ma. 09 de octubre de 2012, 08:15
Más Ménos

Hace exactamente una semana, las grandes cadenas de farmacia lanzaron sus respectivos catálogos para dar a conocer las opciones que ofrecen a sus clientes para prepararse físicamente para este verano. Los productos están clasificados en inhibidores del apetito y quemadores de grasa, aunque también aparecen los clásicos batidos que reemplazan comidas y suplementos de belleza cuyo fin es regenerar tejidos, mejorar la calidad de la piel y las uñas o controlar las várices, entre otros objetivos.

De seguro, quienes recibieron las revistas no dejaron de hojearlas y se sintieron tentadas o tentados a comprar alguno de los productos ofrecidos, con la ilusión de lucir con orgullo sus cuerpos en traje de baño. Sin embargo, muchos también deben haberse preguntado sin son seguros y realmente eficaces. Por esto, le preguntamos a dos especialistas todo sobre los inhibidores del apetito y los quemadores de grasa, para que cuando vayas a adquirir uno tengas claro cuál es el más adecuado para ti.

Alejandra Reyes, nutricionista de Clínica Tabancura, afirma que lo primero que hay que tener claro es que se trata de productos que no son mágicos. "Siempre el paciente busca algo que sea como automático, que deje de comer y baje rápidamente de peso. Eso en realidad no existe", enfatiza.

En el caso de los inhibidores del apetito, la nutricionista explica que básicamente se trata de suplementos que por medio de fibras producen una sensación de saciedad. "Es como si una persona comiera mucha lechuga antes de almorzar, entonces tiene una capacidad gástrica un poco más reducida", grafica. Desde ese punto de vista -agrega- ese tipo de productos ayudaría a las personas que requieren un gran volumen de comida.

Respecto a los quemadores de grasa, Reyes es un poco más escéptica y afirma que -a su juicio- no tienen una eficacia tan reconocida a nivel de estudios científicos. "Si tú los comparas en (personas) que hacen o no actividad física, es donde se ha visto un poco más de efecto, es decir, que si se hace ejercicio, se queman mejor las grasas, pero no es que una persona se ponga al sol, tome el remedio y queme las grasas", advierte.

La clave para el éxito, según Alejandra Reyes, es utilizar estos suplementos, en especial los inhibidores de apetito, en combinación con una dieta. Algo en lo que coincide Igor Correa, director técnico GNC Chile Farmacias Ahumada, quien los considera una herramienta muy útil en la lucha contra los kilos de más. "Esencial es tratar de identificar las causas de fondo e intentar corregirlas, mientras me ayudo con este tipo de productos", añade.

En relación a la posibilidad de utilizar en paralelo un inhibidor del apetito y un quemador de grasa, la nutricionista de Clínica Tabancura sostiene que por lo general no existe peligro, ya que se trata de productos cuyos ingredientes son bastante naturales. Igor Correa agrega que aunque se intenta no combinarlos, "hay mezclas que son conocidas y que sabemos no existe interacción".

Otra alternativa señala Alejandra Reyes es optar por un inhibidor del apetito que además bloquee la absorción de grasas o carbohidratos. Por esta razón, sostiene que lo ideal es contar con la guía de un especialista "que haga un análisis de la alimentación de la persona".

Sin embargo, la realidad es otra, y dado que la mayoría de estas fórmulas están en la categoría de alimentos y no requieren una prescripción médica para su uso, quienes las compran sólo van a las farmacias y piden una. En este caso, el consejo de la especialista es poner especial atención en el tipo de alimentación que se tiene. "Cuando una persona quiere iniciar un tratamiento de este tipo, debe autodiagnosticarse e identificar qué es lo que la hace engordar. Y luego elegir el producto adecuado según lo que ofrecen los distintos laboratorios", dice.

Seguridad

Respecto a la seguridad que tienen los inhibidores del apetito y los quemadores de grasa, la nutricionista afirma que si quienes los utilizan son personas sanas, por lo general no tienen efectos adversos. No ocurre lo mismo con aquellas personas que tienen patologías diagnosticadas como hipertensión, diabetes o problemas a la tiroides, entre otras, en cuyo caso necesariamente deben consultar antes con su doctor.

Lo mismo opina Igor Correa: "En general los quemadores de grasa son productos que aceleran el metabolismo y la frecuencia cardíaca a través de mezclas de cafeína con polifenoles de origen vegetal, por lo que las personas con riesgo de hipertensión, alteraciones cardiovasculares o metabólicas debieran abstenerse de su uso, al menos sin la indicación de un médico".

El director técnico de GNC Chile añade que el mecanismo de acción que tienen los inhibidores del apetito y los quemadores de grasa no genera cuadros de dependencia, y que aunque en algunos casos se ha demostrado que son inocuos si se consumen por largos períodos de tiempo, siempre se sugiere no utilizarlos por más de cuatro meses seguidos.

Por su parte, Alejandra Reyes considera que lo ideal es recurrir a ellos por uno o dos meses, y luego intentar seguir una alimentación saludable. "Pero no existe daño si se usan más tiempo, ya que son productos naturales", aclara.

¿Y el temido efecto rebote? Según Igor Correa, es difícil que ocurra si se usa este tipo de productos, pero advierte que si la persona que los utiliza no es capaz de modificar también sus hábitos, es muy probable que cuando los deje comience el proceso inverso. "No es que recupere automáticamente los kilos que había perdido, pero su metabolismo volverá a ser el mismo de antes y eso se traducirá en que con alta probabilidad comenzará nuevamente el proceso de acumulación de grasa corporal".

Consejos generales

Si te sientes tentada o tentado a comprar alguno de estos suplementos, a continuación te entregamos las recomendaciones generales que dan los especialistas:

1.- Antes de elegir uno es importante hacer una autoevaluación, para determinar qué es lo que te está haciendo engordar. "Cada persona es distinta, entonces no es que un producto sirva para todos, sino que depende de los hábitos que le cuesta manejar", indica Alejandra Reyes.

2.- También es esencial el consejo y seguimiento del químico farmacéutico, "para comenzar con la fórmula que más se ajuste a los requerimientos de la persona, la dosis, el tiempo correcto y que sea capaz de evaluar avances", añade Igor Correa.

3.- Tener claridad respecto a si lo que se necesita es bajar de peso o sólo reducir grasa corporal. En este último caso, el director técnico de GNC Chile asegura que el tipo de actividad física y las condiciones fisiológicas en las cuales ésta se realiza, marcará la diferencia entre el éxito y el fracaso. "Por lo tanto, la persona debe asegurarse de que la actividad que siempre realiza es o no la correcta", recomienda.

4.- Modificar costumbres de vida, regularizar la realización de actividad física, reducir los volúmenes de comida, incrementar la ingesta de frutas y verduras, etc. "De esta forma la persona no se dará cuenta cuando haya sido capaz de dejar atrás los malos hábitos", puntualiza Correa.

El quién es quién de los ingredientes
Al revisar los catálogos elaborados por las distintas farmacias, es posible percatarse de que hay ciertos componentes que se repiten en los productos de los diferentes laboratorios. En el caso de los inhibidores del apetito, estos son:

- Mango africano: es una exótica fruta que produce una semilla, cuyo extracto tiene amplios beneficios entre ellos reducir y prevenir la obesidad. "Posee respaldo como inhibidor del apetito", afirma Igor Correa.

- Spirulina: es un alga que además de tener propiedades nutritivas, al ingerirla se dilata y produce sensación de saciedad.

- Chitosán: es una fibra que proviene de la "cáscara" de los crustáceos. Alejandra Reyes señala que ayuda a enlentecer el vaciamiento gástrico, por lo que la comida permanece un poquito más en el estómago de manera que la persona tiene la sensación de estar más satisfecha.

En el caso de los quemadores de grasa, los ingredientes más repetidos son:

- Ácido Linoleico Conjugado: la nutricionista explica que se trata de un compuesto que se encuentra en muchos alimentos -como los ácidos grasos, lípidos y aceite de oliva, entre otros- y que a su juicio se le atribuye más beneficios de los que realmente tiene. "Igual enlentece el vaciamiento gástrico y desde ese punto de vista sí podría provocar un poco de sensación de saciedad. Pero yo diría que es un poco menos mágico de lo que parece", señala. Por su parte, Igor Correa explica que el Ácido Linoleico Conjugado "ha demostrado modificar el metabolismo de la grasa incrementando su uso y reduciendo su acumulación".

- L-Carnitina: es una sustancia química que se desarrolla en el cuerpo y que activa algunos procesos metabólicos. De esta manera -dice Alejandra Reyes-, si se activa, estimularía más el gasto de las grasas.