Desmienten mitos sobre el cerebro masculino: Adoran los preámbulos

Tras consultarle a 250 mil hombres lo que piensan sobre sexo, relaciones y matrimonio, dos expertos en estudios de mercado publicaron sus conclusiones para derribar ideas de su género.

Emol
Lu. 15 de octubre de 2012, 07:00
Más Ménos
Alfredo Cáceres. El Mercurio.

Alfredo Cáceres. El Mercurio.

Por siglos y siglos, el cerebro masculino ha sido reducido a ciertas creencias que lo han simplificado a afirmaciones como que los hombres siempre están dispuestos a tener sexo, o que no les interesa lo que una mujer les tenga que decir, sobre todo cuando se trata de asuntos de la relación amorosa en la que están involucrados.

Cansados de tanta mala fama del género y dispuestos a desmitificar algunas ideas preconcebidas, los expertos en estudios de mercado, Christopher Brya y Miguel Almaraz, decidieron consultar a 250 mil hombres acerca de los temas que más se han dado por obvios del comportamiento masculino: sexo, relaciones amorosas, matrimonio, comunicación y romance.

“Se han escrito innumerables libros, revistas y columnas sobre el misterio del cerebro masculino, pero de alguna manera no estamos ni cerca de comprender cómo piensan los hombres”, afirman los autores en una columna para el The Huffington Post.

Allí compartieron algunas de las conclusiones de su estudio, el que fue reunido y publicado en el libro “WTF are men thinking’”, y que pretenden hacer cambiar las nociones que se tienen del género.

1.- Los hombres no escuchan: Varios hombres han dicho con orgullo tener la capacidad de conectar sus cerebros a un espacio apartado de todo tipo de alegato femenino. La “caja vacía” o “caja de la nada”, le llaman.

Lo cierto es que en la encuesta de Brya y Almaraz, el 90% de los consultados dijo que sí escucha a su pareja cuando está comprometido en una relación.

Según explican los autores, el problema está en cómo el mensaje es entregado. Por ejemplo, muchas mujeres se esfuerzan por elaborar sus inquietudes de manera de no ser muy agresivas y hacerse entender, sin dejar cabos sueltos.

Sin embargo, las cosas demasiado trabajadas abrumarían a los hombres y hacen que se vayan a refugiar a su “caja”. “Ve directo al grano de inmediato, y él por fin te escuchará”, dicen.

2.- Ellos quieren tener el control: Desde hace varios años ha estado circulando la idea de que los hombres ya están cansados de que las mujeres sean seres sumisos que acatan y se dejan querer, y con la investigación de Brya y Almaraz se corrobora esa información.

El 82% de los hombres aseguró que le gusta que una mujer los invite a salir. Mientras que el 60% aseguró que prefieren que la mujer tome la iniciativa en el sexo.

3.- Los hombres siempre están dispuestos a tener sexo: “Todos han escuchado el rumor de que los hombres piensan en hacerlo cada siete segundos (…) pero realmente hay momentos -sobre todo cuando están estresados- en que su atención se desvía a otras cosas”, dicen los autores.

De hecho, casi el 40 % dijo que cuando están preocupados por asuntos familiares o cosas del trabajo, simplemente, no están de ánimo para la sexualidad.

4.- Ellos no son monógamos: Aún cuando en la antigüedad se aceptaba como algo normal el tener una esposa y una amante, lo cierto es que al menos en estos tiempos, los hombres parecen estar más dispuestos a ser de una sola mujer.

De los encuestados, el 81% aseguró que nunca engañaría a su pareja, incluso si tuvieran la oportunidad de hacerlo.

5.- No les interesan los preámbulos: Es una queja general de las mujeres que sus parejas no le destinen preocupación ni tiempo a los momentos previos a la relación sexual, a esos juegos que encienden a la pareja y, según las estadísticas femeninas, les facilitan el camino a ellas para alcanzar el orgasmo.

Sin embargo, en el estudio, el 84% de los hombres dijo que consideran los preámbulos tan importantes como el sexo en sí. Incluso hubo algunos que aseguraron que los juegos previos hacen del acto sexual, un momento, más placentero para ellos.

A estas cifras se le suma el asombroso 90% que afirmó que le gusta acurrucarse con la otra persona después de tener sexo.

6.- Ellos necesitan ser la figura del hombre proveedor: Atrás ha quedado la imagen de la dueña de casa que vivía a merced de lo que su marido le daba para comprar las cosas.

Hoy, según la encuesta, más del 88% de los hombres está feliz con que sea su pareja quien sostenga la casa económicamente hablando. “¿Qué idiota diría que no a esa pregunta?”, dijo uno de los participantes del estudio.

Además, en el sitio web del libro de Brya y Almaraz, ofrecen otras conclusiones –tras consultar mil hombres- a distintos temas que se preguntan las mujeres de ellos.

Así, ante la duda de si existe algún problema con que una mujer tenga sus amigos masculinos, el 42% dijo tener celos naturales de esas relaciones, mientras que el 40% asumió que tiene miedo de perder a su pareja debido a esas amistades.

Otras preguntas fueron:

-¿Esperan los hombres poder pagar la cuenta de una cena? Un 60% dijo que sí, el 22% que depende y un 18% confesó que no.

-¿Ellos prefieren vivir con una mujer antes de casarse? Un 68% declaró que sí, mientras que un 32%, no.

-Si amaran profundamente a su pareja, ¿igual les importaría como ella se ve? Un 71% dijo que sí y solo un 29% que no. “A los hombres les interesa cómo se ven, especialmente sin ropa”, escribieron los autores.