Futura novia: Entregan algunas pautas para tomar en cuenta antes de dar el sí

Entre el estrés de los preparativos del matrimonio, nunca está de más reflexionar algunos puntos para caminar con seguridad hasta el altar.

Emol
Sa. 24 de noviembre de 2012, 07:00
Más Ménos
EFE

EFE

Pese a las crecientes cifras de divorcio, a la independencia femenina, tanto económica como sexual, e incluso a los bancos de esperma que permite a cualquier mujer buscar a un desconocido padre para sus hijos, la figura de la esposa, parece aún estar instalada en el inconsciente femenino, haciendo que, sobre todo en las mentes de las que se acercan a la treintena, el tema de casarse siga siendo importante.

Cuando Susan Shapiro entrevistó a 200 mujeres para su libro “The nine phases of marriage: how to make it, break it, keep it”, publicado en septiembre pasado en EE.UU., pudo constatar que, por más que el estilo de vida actual respalde la imagen de la soltera completa, las décadas de crianza escuchando que una mujer debiera casarse para ser feliz, sale a flote más temprano que tarde.

De hecho, de las consultadas, el 80% consideraba que el matrimonio era una meta en sus vidas, y un 65%, según explicó la escritora, termina aceptando la idea convencional de “esposo, casa, hijos”. Además, el 60% creía que tendría éxito como esposa.

“Pocas de nosotras podemos escapar de lo que ha sido grabado en nuestras mentes por décadas, que convertirse en esposa es importante”, comentó Shapiro en una de las tantas columnas que escribe para distintos medios de su país. Pero por más que sea un comportamiento casi programado en un gran número de mujeres, estar casada no es fácil, y por eso entrega una serie de consejos para que una novia o aspirante a serlo medite antes de dar el sí.

1.- Sé consciente del precio que pagarás para que tu matrimonio sea perfecto. Toma en cuenta que si la ceremonia y la fiesta es demasiado pomposa, puede que quede oculto el real motivo por el que tienes a tus familiares y amigos reunidos: tu boda. Conversa y llega a acuerdos con tu futuro marido, para quien es un día igualmente especial, cuando los dos tengan distintas ideas de lo que quieren para esa jornada.

2.- No es sano que te pongas a competir con tus amigos, para tener un matrimonio mejor que el de ellos. Esta “rivalidad”, puede provocar problemas con el novio.

3.- “Un novio que recibe órdenes de su madre o confía en ella por sobre ti, puede delatar un problema a futuro". Si esto no ha cambiado, pese a tener planificado casarse, es importante hablar al respecto y que él deposite su lealtad en su futura esposa, explica Shapiro.

4.- Si tienes algún problema con la hermana o mamá de tu novio, lo más recomendable es que guardes tu antipatía por el bien de tu matrimonio y de su prometido. No ser cordial con ellas, terminará perjudicándote a ti.

5.- La escritora recomienda, antes de casarse, que la pareja converse con un guía espiritual –cura, pastor, rabino, etc.- o un asistente social sobre la relación que se tiene y las expectativas del matrimonio. Así se tocarán temas que tal vez no han salido aún en la conversación de los novios, pero que pueden ser trascendentes en la vida marital.

Si no quieren involucrar a un tercero en esto, ambos deben entablar una conversación seria sobre los hijos que esperan tener, la educación y religión que primará en la familia, la economía del hogar y el estilo de vida que esperan tener juntos.

6.- “La comunicación es la clave”, dice Shapiro. La experta asegura que ser honesta y abierta con la pareja, augura un matrimonio exitoso.

7.- En medio de los preparativos para el matrimonio, reserva tiempo para pasar con el novio, para no dejar de lado la relación. Date el ánimo, aunque estés cansada, de ir al cine, a cenar o para escaparte un fin de semana solo con él.

Asimismo, preocúpate de dejar en claro que aunque tengas la cabeza con mil cosas, siempre estarás ahí cuando te necesite o necesite un oído para hablar del problema que sea.

8.- El romance y la sexualidad de la pareja no se mantienen por arte de magia después del matrimonio. La rutina familiar puede matarlos. Así que es preciso poner mucha energía y atención a esos grandes detalles.