Polémica campaña contra el embarazo adolescente abre debate en Nueva York

Pobreza y un futuro inestable son parte de la dura realidad que augura el servicio de salud pública neoyorquina a las madres menores de edad. Varias voces han asegurado que esta iniciativa estigmatiza y solo aumenta la ansiedad y hasta la vergüenza en las adolescentes embarazadas y a los hijos de quienes vivieron esta realidad.

Emol
Do. 17 de marzo de 2013, 07:00
Más Ménos
Nyc.gov

Nyc.gov

Nyc.gov

Nyc.gov

Nyc.gov

Nyc.gov

¿No se les pasó la mano?, se preguntan en varios medios estadounidenses, a propósito de la más reciente campaña lanzada en Nueva York, para prevenir los embarazos adolescentes.

“Honestamente, mamá... es probable que él no se quede contigo. ¿Qué pasará conmigo?”, dice una de las frases de los grandes afiches que desde el 4 de marzo pasado han llenado las paradas de buses y metros neoyorquinos, acompañados de rostros de niños, aparentemente, preocupados y incluso llorando.

“Papá, estarás pagando para sustentarme por los siguientes 20 años” (recalcando que el 90% de los papás menores de edad no se casan entre ellos) o “Tengo el doble de probabilidades de no terminar el colegio, porque me tuviste en la adolescencia”, son otras de las comentadas sentencias que forman parte de la campaña pública, presentada por el alcalde de la ciudad, Michael Bloomberg, y la Administración de Recursos Humanos (HRA, por sus siglas en inglés), que ha sido criticada, por supuestamente, dejar en ridículo y estigmatizar a las madres adolescentes, aumentando su estrés y ansiedad, en vez de presentar un espacio de apoyo y una fuente de información para prevenir el embarazo no planificado.

“El dinero de la ciudad sería mejor gastado ayudando a los adolescentes para acceder a los servicios de salud, a los controles de natalidad, a una educación de salud sexual y reproductiva de alta calidad, y no en un anuncio destinado a crear choque de valores”, señaló Haydee Morales, miembro de la Planned Parenthood de Nueva York, organismo que lleva 90 años asesorando a las mujeres en el tema de la responsabilidad reproductiva.

Asimismo, las voces de varios blogueros, sobre todo mujeres, han culpado a esta iniciativa de hacer que las madres adolescentes y los hijos de aquellas mujeres que quedaron embarazadas a temprana edad, sientan que son parte de una minoría con pocas probabilidades de surgir.

“Si terminas el colegio, consigues un trabajo y te casas, antes de tener hijos, tendrás el 98% de probabilidades de no vivir en la pobreza” y “¿Tienes un trabajo? Te costaré miles de dólares cada año”, señalan otros de los polémicos afiches.

“Pasé mucha vergüenza y me tomó mucho tiempo superarla, y esta campaña solo la trajo de vuelta”, aseguró Gloria Malone, quien quedó embarazada a los 15 años y hoy escribe en el blog para mamás adolescentes, Teen Mom NYC.

Por otro lado, otro grupo de personas, que han apoyado la iniciativa pública, asegura que esta campaña no es más que “brutalmente honesta”, coincidiendo con el objetivo que señaló en el lanzamiento de ésta, la HRA.

“Décadas de investigaciones muestran que los hijos de padres jóvenes y no casados tienen más probabilidades de ser pobres, tener problemas emocionales y conductuales, y de tener deficiencias en su rendimiento escolar. Además, los padres adolescentes tienen menos probabilidades de estar involucrados con sus hijos, lo cual puede tener efectos negativos a largo plazo para los niños”, aseguraron en el comunicado de prensa. 

A esto se agregó: “Las hijas de padres adolescentes tienen también una probabilidad mayor de convertirse en madres adolescentes, mientras que los hijos tienen más probabilidades de ir a la cárcel”. “Esta campaña deja bien claro a los jóvenes que hay mucho en juego cuando se trata de decidir la crianza de un hijo”, dijo, por su parte, Bloomberg, alcalde de la ciudad que cuenta con el mayor número de abortos de Estados Unidos, con el doble de casos registrados, en comparación al promedio de todo el país.

“A todas esas personas que dicen que ‘la verdad duele’, por favor, sepan que no me pueden decir a mí, como madre adolescente que soy, ni a todos mis amigos que también son padres adolescentes, cómo es nuestra verdad. Ustedes no la saben y nunca la sabrán, aislándonos con anuncios tan horribles”, escribió desde su blog, Gloria Malone, asegurando que mejorar el acceso de los adolescentes a métodos anticonceptivos, en cambio, sí baja el número de embarazos no deseados en ese grupo etáreo.