Polémica causa programa de tv considerado “sexista” y "humillante"

En su show, el presentador y un invitado observan a una mujer desnuda, para analizarla físicamente. “Las mujeres por fin pueden saber lo que de verdad piensan los hombres de su cuerpo”, dice el autodenominado “genio” que creó el espacio.

Emol
Sa. 11 de mayo de 2013, 07:00
Más Ménos
DR2

DR2

DR2

DR2


Pese a las reiteradas críticas que han recibido, asegurando que se trata del programa de televisión más “humillante” y “sexista” que existe, el canal público de Dinamarca DR2 no ha dejado de transmitir en horario prime “Blachman”, un espacio en el que dos hombres analizan el cuerpo de una mujer que se desnuda completamente frente a ellos, sin tener ella derecho a réplica.

“Esto parece un club de strippers claustrofóbico que sirve solo para consolidar los conceptos clásicos de dominación masculina”, alegó el reconocido escritor danés Knud Romer públicamente, mientras su coterránea blogera Lotte Hansen, iniciaba una campaña para presionar al canal de tv que cancele su transmisión.

El tono del polémico programa es el siguiente: Thomas Blachman (conocido jazzista danés y ex jurado de la versión de su país del programa X-Factor) no solo es el creador del espacio televisivo, sino también su conductor, e invita a un hombre en cada edición a tomar asiento junto a él y ver cómo una mujer llega en bata frente a ellos, se desnuda y espera en silencio que el “jurado” opine sobre su cuerpo.

“Soy un hombre de culos”, ha dicho sin tapujos el propio Blachman, antes de pedirle a una de sus mujeres analizadas que se dé vuelta para poder verle el trasero.

Asimismo, se comenta sobre aspectos como el tamaño de los pechos y los tatuajes, con descripciones como “(tienes) pezones muy animados”.

“Tenemos un programa que revela lo que los hombres piensan acerca del cuerpo de la mujer. Honestamente, ¿cuál es el problema con ello?”, ha dicho la productora del programa, Sofía Fromberg, a los medios ingleses, donde también se ha comentado el escándalo que ha provocado su transmisión.

Por su parte, el cerebro de este proyecto, Blachman, se ha refugiado en Nueva York, esperando que la tormenta de críticas disminuya. Desde allá ha comentado: “La ingratitud es lo único que realmente desgasta a los pocos genios que viven en nuestro país. Recuerden, yo les he dado algo que nunca habían visto. No muerdan la mano que les dio de comer”.

El músico defendió su idea, asegurando que le está haciendo un favor al género femenino, porque “el cuerpo de una mujer está sediento de las palabras de un hombre”. “La idea del programa es dejar que los hombres hablen del cuerpo desnudo de las mujeres, mientras una de ella están parada frente a ellos (...) Por fin pueden saber lo que de verdad piensan los hombres de su cuerpo”.

En medio de las críticas que han recibido, sin embargo, algunas  opiniones coinciden en que el show televisivo no hace otra cosa que mostrar públicamente lo que, en efecto, dos hombres podrían decirse acerca de una mujer que ven frente a ellos.