"Entraba a la cancha sabiendo que no podía perder": Personalidades del tenis recuerdan en detalle el día que Ríos se convirtió en N°1

Este domingo se cumplen 22 años desde que el "Chino" derrotó en la final a Andre Agassi en el actual Masters 1000 de Miami y llegó a la cima del ranking ATP.

29 de Marzo de 2020 | 12:00 | Redactado por Matías Harz, Emol
Emol/Agencias
Ya han pasado 22 años desde aquel día y a pesar del tiempo, es difícil de olvidar para el que lo presenció. Un 29 de marzo de 1998, Marcelo Ríos tocó la gloria y se transformó en el primer iberoamericano en llegar al número 1 del mundo.

Aquel día, el "Chino" sacó su varita mágica -como lo hizo casi todo ese fantástico año- y derrotó al histórico tenista estadounidense Andre Agassi por un contundente 7-5, 6-3 y 6-4.

Hoy, a 22 años de esa hazaña, personalidades del mundo del tenis recuerdan ese partido en el que el zurdo se metió en la historia del deporte mundial desbancando de la cima de la ATP a Pete Sampras.

Patricio Cornejo - Ex tenista chileno y otrora capitán de Copa Davis


"Ese día yo no estaba en Chile, sino que en Argentina, porque a la semana siguiente teníamos que jugar la Copa Davis ante los argentinos. Estaba con parte del equipo ya entrenando en Argentina. De hecho, Marcelo terminaba de jugar en Miami y tenía que volar a Buenos Aires. Desde allá estábamos muy atentos al partido, conmigo estaba Fernando González.


Cuando un jugador está lucido, brillante, asertivo y lee bien a jugada, en el tenis se dice que estás en la "zona" y yo creo que Marcelo estaba en la "zona" esas semanas. Venía de ganar Indian Wells y después le ganó nada más ni nada menos que a Agassi la final de Miami. Además, le ganó en sets corridos.

Yo no sufrí en el partido, lo disfruté. Sentí como cuando te gusta algo. Como estaba jugando, se veía un tenista superior en cualquier jugada. Si había que sacar bien, sacaba mejor que Agassi. Si había que devolver bien, lo hacía mejor que Agassi. Estaba en un día realmente espectacular, brillante.

Uno como tenista se daba cuenta que Marcelo Ríos estaba para ganarle a cualquiera, casi como que no importaba quién estuviese al otro lado de la red. Daba lo mismo. Puede haber sido Agassi o otro jugador de gran nivel, pero igual iba a ganar.

Pero ganarle a Agassi, quien es todo un maestro y un jugador con mucha historia, en su casa es extraordinario. Los que estaban allá, que fueron muchos chilenos, lo disfrutaron mucho. Fue un momento para no perdérselo".

Juan Pablo Salas - Periodista que cubrió en Miami la final para el diario El Mercurio


"El ambiente en Miami giraba todo en torno a la posibilidad de que pudiese haber por primera vez un número uno del mundo de Sudamérica. Que un país tan chico pudiera tener un 1 del mundo era todo un hito para el tenis mundial. Acá en Chile hoy nosotros sobredimensionamos las cosas que pasan, típico los titulares son: "¡Toda España habla de Arturo Vidal!", pero en realidad uno sabe que no es así, pero soy periodista y lo entiendo. Uno se ríe un poco. Pero en Miami de verdad sí todo el mundo del tenis giraba en torno a la posibilidad que tenía Ríos.

Había un montón de chilenos, de gente que vivía allá y otros que viajaron. Lo único que opacaba un poco a Ríos era el hecho de que la final era contra Agassi, porque él venía volviendo después de un bajón que tuvo y que salió de los 100 mejores del ranking. Había mucha expectativa. Tenía un cartel de final extraordinario.

"Ese mes en Estados Unidos, yo creo que Ríos ni siquiera pensaba. Entraba a la cancha sabiendo que no podía perder. Estaba jugando a un nivel tan alto que daba lo mismo contra quién jugara. Entraba, jugaba y le ganaba a todos. El tipo estaba en estado de gracia"

Juan Pablo Salas, periodista
En el partido mismo se vio eso también. Los hinchas locales comenzaban a gritar "¡USA, USA!", porque se sintieron un poco invadidos por la cantidad de chilenos que había con banderas. Y en esa época no era para nada de normal. Era raro que hubiese un ambiente de Copa Davis en un partido ATP, pero se dio. Era tanto el fervor de los chilenos que los gringos se sintieron como agredidos por decirlo de alguna forma. Produjo todo un ambiente súper especialpara un torneo que no es por países.

Agassi venía jugando muy bien, por lo tanto Ríos para ganarle tenía que jugar a un nivel altísimo. Y así fue. Me acuerdo que sacó muy bien Ríos, le costaba mucho a Agassi leerle el saque. Siempre daba la sensación que Ríos estaba con el control del partido, tomando la iniciativa y Agassi con mucha dificultad para defenderse. En los números no fue una paliza, pero sí fue en tres sets corridos y siempre Ríos mandaba. El primer set fue clave, muy parejo. Fue el único momento de incertidumbre de la final. Los otros dos sets fueron de un dominio más marcado.

Ríos estaba jugando casi con piloto automático esos dos torneos seguidos que ganó: Indian Wells y Miami. En su carrera fue un jugador que en los torneos grandes igual tuvo hartas dudas. Nunca ganó un Grand Slam, para empezar. Con el talento que tenía. Y no solo no ganó un Grand Slam, solo llegó a una final. Uno veía lo que jugaba, sobre todo en arcilla, y decía que tranquilamente se gana tres veces Roland Garros y a lo mejor algún Australia o US Open, pero no pasó nada de eso. Había un tema de presión que sentía. En la Copa Davis ni hablar, mira con los jugadores que perdió en la Davis.

Pero ese mes en Estados Unidos, yo creo que ni siquiera pensaba. Entraba a la cancha sabiendo que no podía perder. Estaba jugando a un nivel tan alto que daba lo mismo contra quién jugara. Entraba, jugaba y le ganaba a todos. El tipo estaba en estado de gracia. No le entraban miedos, no tenía presión, no se ponía presión por cerrar los partidos. Fue su mejor momento.

Después del partido estaba tranquilo. Estaba con tanta confianza, que yo siempre pensé que él tomó con naturalidad esto. Sabía que era tan bueno que en algún momento algo grande iba a hacer. Y bueno, llegó el momento y pasó, porque tenía que pasar. Nunca él se volvió muy loco con esto. Cuando gana tira la raqueta, agarra una bandera chilena y todo eso, pero tampoco es como que se puso a llorar o que se subió a la tribuna. Yo creo que se lo tomó con naturalidad. En la conferencia de prensa habló un montón de rato, pero súper tranquilo siempre".


Pablo Arraya - Ex tenista peruano N°29 del mundo


"Ese día yo estaba en el estadio en Miami. Recuerdo que al "Chino" se lo veía muy tranquilo. Sacó muy bien. No necesariamente hacía aces, pero todos sus servicios abrían la cancha. También me acuerdo que su entrenador americano quería que terminase más jugadas en la red.


Recuerdo clarísimo que parecía como si estuviésemos en Chile. El estadio se vistió de rojo con tanto hincha chileno. Había mucha gente famosa tanto de espectáculo como políticos y empresarios y la mayoría eran chilenos.

Cuando ganó, el "Chino" tiró la raqueta y mucha gente corrió detrás de ella y un gordito amigo mío casi se cae de cabeza cuando la fue a buscar.

Fue un día mágico en Miami, no solamente por la victoria del "Chino" sino también por adquirir su ranking de número uno y por el increíble cariño y adoración de toda su gente.

Es un día que marcó a muchos tenistas latinoamericanos y recuerdo las palabras de Larri Passos, ex coach de 'Guga' Kuerten: 'Si el Chino puede, tu tienes que poder'".
¡Bienvenido #ComentaristaEmol!

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Emol valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Cuéntanos qué piensas y sé parte de la conversación.

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!
Ver condiciones

Ordenar por:
Este debate ha finalizado.
Cargando Comentarios...
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores