Cómo fue el último adiós de Maradona: Los detalles de una ceremonia íntima y en la que no faltaron los problemas

Estuvo rodeado por su círculo más cercano.

26 de Noviembre de 2020 | 23:37 | Redactado por Felipe Santibáñez, Emol
AFP
Diego Maradona dejó su piel y se convirtió en leyenda. El extraordinario futbolista argentino murió el miércoles y este jueves fue su funeral.

Todo partió en Casa Rosada, el palacio presidencial. Allí se instaló el féretro para que el pueblo le fuera a dar el último adiós. A un costado se instaló una mesa con una réplica de la Copa del Mundo que ganó en 1986.


Las filas eran larguísimas y daban la vuelta por varias calles. Casa Rosada iba a estar abierta hasta las cuatro. Muchos se dieron cuenta que no iban a alcanzar y comenzaron los disturbios con la policía.

Parecía ambiente de estadio. Fanáticos sin polera encaramados en rejas y entonando cánticos, la policía disparando balines de gomas, detenidos, heridos, botellazos, insultos de lado y lado.

Ante ese escenario, se decidió sacar el cuerpo de Casa Rosada rápidamente. Fue un enorme operativo que convocó a más de mil efectivos de seguridad.


El recorrido, como dijo el diario Olé, fue un torbellino que duró una hora. La gente se agolpó en las calles solo para verlo pasar. Bocinazos estruendosos en la tarde de Buenos Aires y lluvia de papel picado en el cielo.

Solo hubo algo de paz al llegar a Jardín Bella Vista, aunque un grupo de hinchas comenzaron a tirar piedras. Otros intentaron saltar las vallas para entrar.

En el cementerio solo se permitió la presencia de treinta personas. Su círculo íntimo.


Estaban sus hermanos Ana, Rita, Elsa y Raúl, sus hijas Dalma, Giannina, Jana y Diego Fernando, su exesposa Claudia Villafañe, su expareja Verónica Ojeda, su sobrino Daniel Líopez Maradona, su ex representante Guillermo Cóppola, el embajador de Italia en Argentina, Giuseppe Manzo, y el el ministro de Seguridad, Sergio Berni.

No faltó la polémica. Llegó su ex novia Rocía Oliva. No la dejaron entrar. "No me dejaron pasar y me mandaron hacer la fila como a todos. Lo único que quise fue despedir a mi expareja e irme a mi casa. Fui la última mujer de Diego y nadie entiende eso", afirmó.

La ceremonia fue grabada con drones. No queda claro a quién le pertenecían. Sobre el final, nuevamente hubo incidentes y otro detenido. La policía se tuvo que quedar en la puerta del cementerio vigilando.


El féretro fue envuelto con una bandera de Argentina. Uno de los que lo cargó fue Coppola, el agente con el que tuvo una relación de amor y odio. "De Cebollita soñaba jugar un Mundial y consagrarse en Primera... Tal vez jugando pudiera... A su familia ayudar", sonaba en una casa cercana al cementerio de acuerdo al diario La Nación.

"Después de más de cuatro décadas de acostumbrar y acostumbrarse a compartir cada paso de su vida con el mundo casi en tiempo real, su despedida fue un acto privado. Íntimo. Inmensamente pequeño para lo inmensamente grande que fue su figura. Así lo decidieron su exesposa Claudia Villafañe y sus hijas Dalma y Gianinna. Después de décadas de compartirlo con todo el planeta, se guardaron para ellas este último instante", añadió el citado medio.

En los últimos años de su vida, el "Pelusa". sufría extrañando a sus padres. Hoy pudo volver a estar cerca de ellos. Quedó a solo unos metros de doña Dalma Salvadora Franco y don Diego Maradona.

Hubo llantos compartidos y un aplauso al cierre. Final agitado para alguien que vivió al límite.


Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores