Fernando Ubiergo revive sus momentos de gloria y angustia al celebrar sus 40 años de carrera

El cantautor festeja en vivo esta noche sus cuatro décadas de recorrido, un período en el que se cansó de ganar de festivales, pero en el que también conoció el temor de estar en la mira de agentes de la dictadura.

17 de Octubre de 2015 | 10:50 | Por Sebastián Cerda, Emol

Fernando Ubiergo.

Cristián Soto Quiroz, El Mercurio (archivo)
SANTIAGO.- Para 1975, Fernando Ubiergo llevaba años coqueteando con el rock, ya había esbozado sus primeras canciones, y ya se había maravillado con la estampa y la forma de encarar la música de un joven que seis años antes cumplió con su primera presentación en el país, y que se llamaba Joan Manuel Serrat. De su padre, en tanto, un poeta anónimo como tantos de Chile, había heredado el gusto por las letras y el cuidado al abordarlas.

Sin embargo, el cantautor hoy prefiere no definir como tal al muchacho de esa prehistoria, aunque sí al que a partir de ese año emerge, tras ganar el Festival Metropolitano de la Canción con el tema "Dicen que mañana vendrá".

De ello, entonces, han pasado exactos 40 años, que son los que Ubiergo celebrará esta noche en el céntrico Teatro Universidad de Chile (22:00 horas, entradas entre $12.000 y $30.000), con un recorrido por su historia.

Nada más, porque a sus 62 años el músico deja en claro que ya no está para estridencias, ni siquiera en el rango mínimo que podría representar la presencia de algunos amigos en escena. "Invitarlos para que toquen un tema conmigo sería autobombo, así es que me voy a parar ahí y voy a tocar la mayor cantidad de canciones que pueda en un par de horas", aclara.

Esas canciones abarcarán la totalidad de estas cuatro décadas, partiendo con las piezas que le permitieron ganar seis festivales entre 1975 y 1977, justo antes de anotar el gran hito de su despegue: Viña del Mar 1978, cuya competencia internacional ganó con el tema "El tiempo en las bastillas".

"Ahí va Platón", dice que murmuraba la gente cuando paseaba por las calles de la Ciudad Jardín, aludiendo al tema con que poco antes había ganado el también televisado Festival de la Primavera ("Un café para Platón"). Una pieza que lo marcó, tanto como la que luego ganó Viña, aunque esta última, cuenta, en un inicio nadie entendía.

"Me preguntaban qué quería decir con esto de las bastillas. Y era simplemente una metáfora un poco rebuscada, pensando en que si el tiempo tuviera bastillas, la verdadera historia estaría guardada ahí, ya que la historia que conocemos siempre ha sido contada por alguien, por los ganadores", explica.

Su truinfo en la Quinta Vergara fue un suceso. Tanto, que ni siquiera podía salir de su casa, y abrió una etapa que luego anotó presentaciones a tablero vuelto en recintos de gran capacidad, aunque también su momento creativo más bajo.

Sin embargo, toda regla tiene su excepción, y en su caso se llamó "Cuando agosto era 21", tema que "se transformó en el más importante de mi carrera. Ha sido versionado como 30 veces", cuenta. Incluso, llegó a ser plagiado por el grupo español Mägo de Oz.

En el ojo de los agentes



Pero esa anécdota reciente o ese remoto año y medio de sequía, son sólo detalles al lado de otros problemas que Ubiergo sufrió, como muchos a los que les tocó intervenir en los años 70 y 80.

Porque, pese a que hasta hoy el cantautor se define como alguien que nunca ha tenido residencia política, su rechazo a participar en la cita de Chacarillas, y a visitar La Moneda tras su triunfos en la Viña y la OTI, lo pusieron en la mira de los organismos de censura, e incluso de represión.

Al respecto, reconoce haber vivido ciertas "incomodidades" tras haberse presentado en el Festival Víctor Jara del año 1987, donde interpretó el tema "Carta abierta", en que le cuenta a un "señor presidente" que "la gente corre y grita por la calle", y termina mandando a un "soldadito a tu cuartel". Una pieza que, "por razones obvias", dice, nunca grabó.

De los alcances que podían tener esas acciones se enteró en esos mismos días, cuando uno de sus discos fue censurado y él terminó tres semanas escondido en el Cajón del Maipo, sumido en el miedo. Pero también recientemente, viendo una entrevista televisiva al ex agente Jorgelino "El Mocito" Vergara, quien reconoció haber vigilado a personalidades como Nissim Sharim, Héctor Noguera, Leonardo Véliz y el propio Fernando Ubiergo. "Quedé atragantado", cuenta.

El cantautor no se siente cómodo abordando esos pasajes: "Es que a 30 años pareciera que uno se quiere colgar medallas. Conociendo ahora tanto dolor y tanto heroísmo, me parece tan insignificante lo que uno pudo haber hecho. Yo nunca tuve militancia política, era simplemente una postura frente a una realidad y un entorno".
¡Bienvenido #ComentaristaEmol!

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Emol valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Cuéntanos qué piensas y sé parte de la conversación.

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!
Ver condiciones

Ordenar por:
Este debate ha finalizado.
Cargando Comentarios...
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Crucigrama
Crucigrama

Supera el desafío para esta semana.

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores