EMOLTV

Las polémicas que rodean a "Making a Murderer", la intrigante miniserie documental de Netflix

La producción, que sigue el complejo caso de un hombre acusado por un delito que no cometió, sembró desconfianza hacia el sistema judicial estadounidense. No obstante, ahora se le acusa de haber manipulado las evidencias expuestas en pantalla.

05 de Enero de 2016 | 22:31 | Emol
imagen

La serie sigue el caso del exonerado Steven Avery

El Mercurio.

SANTIAGO.- Nuevamente una producción de Netflix está dando de qué hablar. Se trata de la miniserie documental "Making a Murderer", la cual destapa malas prácticas en las investigaciones judiciales estadounidenses. La exposición de este tema gatilló que se cuestionara la ética y veracidad del sistema de justicia.


El programa sembró desconfianza en los espectadores hacia el poder judicial, pero recientemente algunos afectados acusaron a la producción de ocultar evidencia. (Se advierte que este artículo contiene "spoilers").


La serie comienza en el condado de Manitowoc, Wisconsin en el año 1985. Un joven de 22 años es sentenciado a 32 años de cárcel por abuso sexual e intento de homicidio. Steven Avery pasó 18 años en prisión alegando inocencia. Finalmente en 2003, con la ayuda de la organización para exonerados "The Innocence Project", una prueba de ADN demostró que no estaba implicado en el caso.


Sin embargo, la historia no finaliza allí. El 2005, Avery es acusado nuevamente, pero esta vez por el asesinato de la fotógrafa Teresa Halbach y por el cual también se declara inocente. Es con este caso con el que comienzan a surgir las primeras interrogantes y con el cual arranca esta producción dirigida por Laura Ricciardi y Moira Demos.

A través de los episodios se pueden apreciar ciertas pruebas y situaciones que ponen en duda la participación de Avery en el crimen, pero siempre bajo un ambiente de misterio e incertidumbre. Todo esto presuntamente ligado a la demanda que interpuso Avery, luego de su liberación en 2003, y a una auditoría en contra de los agentes del caso.


Luego del estreno de "Making a Murderer" el pasado 18 de diciembre, ya se han juntado más de 200 mil firmas en distintas peticiones para la liberación de Avery, según indica "The Hollywood Reporter", incluyendo algunas dirigidas hacia el presidente Barack Obama.


A pesar de demostrar aspectos sospechosos de la investigación que culpó a Steven Avery, se han expuesto ciertos datos que el mismo documental no incluyó como parte de las evidencias.

El Sheriff del condado de Manitowoc, Robert Hermann, aseguró a "The Hollywood Reporter" que piezas claves fueron omitidas del contenido, y que demostrarían la culpabilidad de Avery. Por ejemplo, se menciona que una bala con ADN de Teresa Halbach fue encontrada en el garaje del condenado, o que tres semanas antes del homicidio, Steven Avery compró un set de esposas para pies y manos, las que se habrían utilizado para retener a la víctima, como se demostró en las pericias.


El fenómeno de la serie afectó de lleno a la localidad de Manitowoc, sobre todo a los involucrados en la investigación que se cuenta en Netflix. "No estamos felices con lo que está pasando. De verdad hace que el cumplimiento de la ley se vea mal y que los oficiales involucrados parezcan malos. Ellos hicieron un buen trabajo y son unos muy buenos oficiales", dice Hermann y agrega que Avery está donde tiene que estar: en prisión.