Álvaro Zambrano, un tenor chileno entre los grandes de Europa: "Me hubiese quedado en Chile, pero no hay opciones laborales"

Nacido en La Serena, comenzó su recorrido en la ópera a los 21 años. Una década más tarde ya logró ser parte del elenco estable de la Deutsche Opera de Berlín y trabajó con prominentes figuras como Rolando Villazón.

07 de Marzo de 2018 | 11:58 | Por Constanza Troncoso M., Emol.
Cortesía de Álvaro Zambrano.
SANTIAGO.- Su historia no es la del común de las jóvenes promesas de la música, que comienzan desde corta edad a recorrer el camino que los lleva hasta la cima. Álvaro Zambrano (La Serena, 1985) entonó por primera vez una ópera a los 21 años, misma edad a la que por primera vez asistió al teatro para ver uno de estos espectáculos. "Fui a ver 'Peter Grimes' de Benjamin Britten al Teatro Municipal. No entendía nada y no me gustó", recuerda. "Fue la primera vez que fui a la ópera y la última antes de venirme a Europa", agrega.

Del estudio de la disciplina nació la pasión de Zambrano por la ópera, que lo ha llevado a recorrer el mundo, presentándose como tenor en los grandes escenarios de Europa y junto a prominentes figuras de la música clásica como el tenor mexicano Rolando Villazón, con quien compartió escena en un montaje de "La rondine" de Puccini en la Deutsche Oper Berlin.

"Nací en La Serena. Toda mi etapa escolar estudié piano y me enfoqué en ingresar al conservatorio de la Universidad Católica. Pero a los 16 años tuve un accidente en skate que terminó en una fractura de brazo, la que luego empeoró jugando fútbol. Tuve que dejar el piano, de manera fortuita. Entonces empecé a tomar clases de canto e hice la admisión en Santiago", cuenta. "Allí conocí a mi maestra Ahlke Scheffelt, quien me becó y me dio la opción de estudiar en Alemania", agrega.

Zambrano terminó su grado y posgrado en ópera en la Hochschule für Musik Freiburg, poco antes, hizo su primera audición y fue contratado en el cuerpo estable de la Ópera Alemana de Berlín, elenco en el que se desempeñó como tenor durante cuatro años para luego decidir trabajar freelance.

"Ahora estoy haciendo gira con una ópera de Hydn que se llama 'Lo Speziale'. Es una ópera rusa que hacemos en distintas ciudades como Zurich, Barcelona y Ámsterdam. Pronto estará en Rotterdam", cuenta. "Lo próximo será una versión de 'Carmen', donde canto el rol de Don José en la Bergen National Opera, en Noruega, a fin de año", explica.


-¿Qué diferencias ve entre el mundo de la música clásica en Europa y en Chile?

"No veo tanta diferencia, conozco muchos buenos músicos chilenos que les va muy bien en Europa. La única diferencia, desde mi punto de vista, es el sistema que apoya a los jóvenes talentos desde el principio. Existen aquí programas para que se desarrollen con facilidad y tengan posibilidades laborales para poder ejercer. En Chile somos muchos músicos buenos pero hay pocas opciones de trabajo, no tenemos tradición en la materia y el sistema no apoya como debería a los artistas, quienes se van de Chile para poder desarrollarse. Ese fue el caso mío, a mí me hubiera encantando quedarme en Chile, con mis amigos y mi familia, pero tuve que irme porque amo la música y desarrollarme es lo que más me importa como artista".

- ¿Qué se podría mejorar en Chile para potenciar la ópera?

"Los músicos son increíbles, de muy buena calidad. Hay que ponerle ojo a las nuevas generaciones, ponerles atención y orientarlos. Como sociedad chilena deberíamos pensar en las proyecciones a largo plazo, guiarlos y apoyarlos desde un principio".

- Recientemente la Encuesta de Participación Cultural arrojó que más del 80% de la población chilena nunca ha asistido a una ópera. ¿Qué impresión tiene de este desinterés?

"Yo creo que es falta de conocimiento, porque la música barroca es la música más rockera que conozco. Soy fanático del rock, el pop y el jazz, y creo que entre los géneros musicales no existen tantas diferencias como parece. La gente joven se tiene que acercar a la ópera, porque es donde confluyen más disciplinas: música, teatro, poesía... Yo me acuerdo la primera vez que fui a la ópera no me gustó, no entendía nada y lo encontré raro. Después, cuando aprendí, lo disfruté tanto que quise hacerlo para el resto de mis años".

Del gusto de Zambrano por los ritmos populares, además de los clásicos, nació la banda "Los Pitutos", que formó junto a otros músicos chilenos en Alemania y que se ha presentado en teatros como la Filarmónica de Munich.

"Hacemos música con ritmos latinoamericanos, desde boleros románticos hasta cumbia. Lo más divertido es que todos somos músicos clásicos y hacemos combinación. Por ejemplo, uno de los integrantes toca el corno, instrumento que nadie se imaginaría que puede servir para tocar un ritmo latino, pero lo probamos en vez de la trompeta y el trombón, y funciona muy bien", explica el tenor.

En mayo, "Los Pitutos" girarán por Bruselas, Bélgica y París, Francia. Puedes ver un video de la banda de Zambrano a continuación:

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Emol valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Cuéntanos qué piensas y sé parte de la conversación.

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!
Ver condiciones

Ordenar por:
Este debate ha finalizado.
Cargando Comentarios...
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores