Fue cuestionado desde su nombramiento: Roberto Farriol y su recorrido como director del Museo de Bellas Artes

En su gestión, el artista procuró relevar la colección permanente del museo. En seis años tuvo que enfrentar crisis, como el robo de un cuadro de José Pedro Godoy, y los daños a la escultura "Ícaro y Dédalo" de Rebeca Matte.

11 de Julio de 2018 | 17:58 | Por Constanza Troncoso M., Emol.

Farriol lideró el Museo de Bellas Artes desde 2012.

Alejandro Balart, La Segunda.
SANTIAGO.- Que "no lo conocía nadie", que su proceso de selección había sido irregular y que su escasa experiencia en gestión cultural le jugarían en contra. Desde el mismísimo momento en que fue nombrado como director del Museo de Bellas Artes (MNBA), en 2012, Roberto Farriol (1956) tuvo que lidiar con sus detractores, quienes no veían con buenos ojos al hombre que sucedería a Milan Ivelic tras casi dos décadas en el cargo.

Artista visual de la Universidad Católica, Farriol se desempeñó en las disciplinas de la pintura y el video, y luego se especializó en París. Desde 2007, fue director del Magíster de Arte en la misma casa de estudios donde se formó, cargo académico desde el que luego saltaría inesperadamente al de director del MNBA. A pesar de los reparos iniciales de su nombramiento, Farriol fue renovado en el cargo tras finalizar su primer período en 2015 y luego, continuó hasta 2018.

Una vez instalado a la cabeza de la pinacoteca más importante del país, la principal misión del director era la de fortalecer la colección permanente del museo. Con este objetivo es que viajó a Washington y Nueva York, para conocer cómo operaban allí los distintos centros culturales, e inspirarse para levantar nuevas propuestas, recorriendo enormes museos como el Metropolitan.

Durante su gestión, procuró relevar la colección permanente del museo, que solía generar menos interés que las muestras temporales. Obras de artistas chilenos contemporáneos como Jorge Brantmayer y Paz Errázuriz fueron adquiridas por orden de Farriol, y en este mismo contexto es que vieron la luz muestras como "El bien común" y "(En)clave masculino", que arrojaron nuevas lecturas sobre obras de antaño.

Pero el mandato de Farriol no estuvo exento de escándalos. Como director tuvo que enfrentar al menos dos situaciones en extremo delicadas. La primera, fue el robo de un cuadro de la muestra "Historia violenta y luminosa" de José Pedro Godoy, en febrero de 2017. La segunda, el destrozo de la escultura "Ícaro y Dédalo" de Rebecca Matte, en el marco de las carreras de la Fórmula E, un año más tarde.

El robo de la pintura de José Pedro Godoy, a plena luz del día, dentro de una de las salas de exhibición del museo, recordó inevitablemente a lo ocurrido en el Bellas Artes con la desaparición de una escultura de Rodin, en 2005, crisis de proporciones internacionales que tuvo que ser enfrentada por Ivelic. Al igual que en aquella ocasión, la historia del cuadro robado tuvo un buen desenlace para el museo. Fue encontrada en manos de un vagabundo, y regresó sana y salva al recinto, 15 días después.

Con la escultura "Ícalo y Dédalo", en cambio, aún no se llega a buen puerto. A más de cinco meses de que se denunciaran los daños a la obra, aún permanece sin reparación. "Esperamos contar con la pieza en el aniversario de la inauguración de este museo, que es en septiembre", señaló Farriol hace pocos días a El Mercurio, ocasión en la que además detalló que el restaurador Luis Montes estaría a cargo del arreglo.

Su salida, al igual que su llegada, se da en medio de controversias. "Pérdida de confianza en su gestión" fue el argumento utilizado por el Director Nacional del Patrimonio Cultural, Javier Díaz, para solicitar su renuncia. La autoridad dejó entrever que en el museo había un mal clima laboral, que su capacidad para trabajar en equipo había sido mal evaluada, e incluso que tenía una denuncia de acoso laboral en su contra, por parte de la curadora Gloria Cortés. Esta última, al ser contactada por Emol, declinó entregar más detalles.
¡Bienvenido #ComentaristaEmol!

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Emol valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Cuéntanos qué piensas y sé parte de la conversación.

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!
Ver condiciones

Ordenar por:
Este debate ha finalizado.
Cargando Comentarios...
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores