Sandy Powell, vestuarista de "El regreso de Mary Poppins": "El verdadero reto fue lograr estar a la altura de la primera película"

La diseñadora, que cuenta con tres Oscar por su trabajo en cintas como "La joven Victoria", "El aviador" y "Shakespeare apasionado", conversó respecto a los desafíos que encontró en sus labores para el nuevo filme de Disney y las diferencias en el look en comparación con la primera entrega.

05 de Enero de 2019 | 07:46 | Redactado por Nathalia Quijada, Emol
José Manuel Vilches, Emol.
SANTIAGO.- "El regreso de Mary Poppins" ya está pronta a llegar a la cartelera nacional. Pese a que no ha logrado el éxito que se esperaba en la taquilla norteamericana, el filme se ha ganado las buenas críticas y se espera reciba más de un galardón en certámenes como los Globo de Oro y los Oscar.

Una de las categorías en las que probablemente irá como favorita es la de diseño de vestuario gracias al trabajo de Sandy Powell, quien fue la encargada de preparar las prendas para el regreso de los queridos personajes que se ganaron el cariño del público con "Mary Poppins" en 1964.

"El regreso de Mary Poppins". Foto: Jay Maidment

Powell, reconocida en la industria cinematográfica y teatral, ha recibido tres premios de la Academia por sus trabajos en las películas "La reina Victoria" (2009) de Jean-Marc Vallee, "El aviador" (2004) de Martin Scorsese, y "Shakespeare apasionado" (1998) de John Madden. Además, su labor ha sido reconocida con otras nueve nominaciones a los Oscar y dos premios BAFTA.

La reconocida vestuarista, comenzó su carrera en teatro trabajando con el bailarín Lindsay Kemp, para quien creó diseños en "Nijinsky", "The Big Parade" y "Elizabeth's Last Dance". También colaboró durante 25 años con Lea Anderson, coreógrafa y directora las compañías The Cholmondeleys y The Featherstonehaughs.

"El aviador". Foto: s/c

Este año, Powell no sólo espera sorprender a la crítica especializada con sus diseños para "El regreso de Mary Poppins", sino que también buscará deleitar con su trabajo en "The Irishman", que se convirtió en su séptima colaboración con el director Martin Scorsese. Anteriormente, y además de "El aviador", participó en las películas "El lobo de Wall Street" (2013), "La isla siniestra" (2010), "Los infiltrados" (2006), "Pandillas de Nueva York" (2002) y "Hugo" (2011).

En entrevista, Powell habló respecto a los desafíos que implicó su trabajo para la secuela de "Mary Poppins" y en qué aspectos el vestuario se diferencia de la primera entrega.

- ¿Cuál es tu objetivo principal como diseñadora de vestuario? ¿Fue intimidante hacer una película de esta escala? ¿Cuántos trajes físicos se crearon para la película?

- Mi trabajo es ayudar a los actores a hallar a su personaje. No se trata de vestir personas ni hacer trajes hermosos (aunque disfruto muchísimo haciendo eso), sino que se trata de ayudar a los actores a encontrar a su personaje y ayudar al director a contar la historia. La escala de la producción no me resultó tan intimidante… de hecho, comparado con mucho del material que he realizado, no fue tan enorme. Lo más desafiante y el verdadero reto para mí fue lograr estar a la altura de la primera película. Hicimos un total de 448 trajes originales para la película.

- ¿Mary Poppins tiene un look diferente en esta cinta? ¿En qué sentido?

- La película está ambientada en 1934, durante la crisis económica de Londres, y el director Rob Marshall fue muy específico sobre el aspecto que quería que tuviese: deseaba que el mundo retratado en la pantalla fuera un reflejo de época y que, por ende, fuera sumamente invernal y oscuro, gris y brumoso, como lo es Londres en invierno, sin florituras. Esto ayudó a establecer la época en la que transcurre y le dio a Rob una base para contrastar con las secuencias de fantasía cuando llega Mary Poppins. Así que la paleta de color, hasta el final de la película -cuando llega la primavera y todo se vuelve más luminoso, con muchos tonos pasteles frescos, alegres y florales- fue de tonos y colores oscuros.

Mary Poppins es una institutriz y, si bien hay algo un poquito severo en ella, tiene un gran corazón. Hay una rigurosidad en sus modales que es prácticamente perfecta, de manera que necesitaba que se viera sensata, distinguida y sofisticada, pero no frívola. Los cortes y siluetas no son muy diferentes a los cortes y siluetas que vemos hoy en día, pero sentí que los colores suaves y florales no eran adecuados para su personaje, así que escogí diseños y estampados más fuertes, audaces y geométricos en las telas, técnicamente correctas para la época: mucho zigzag, diseños espigados y lunares. El patrón de los lunares y el zigzag se repite en todas sus prendas. Principalmente, usa blusas y faldas, pero hay una escena en la que está en la habitación de los niños y se pone un delantal, similar al que vestía Julie Andrews en la primera película, que le da ese look de clásica niñera inglesa.

"El regreso de Mary Poppins". Foto: AP

- ¿Puedes hablarnos del look de Mary Poppins la primera vez que la vemos en la pantalla?

- El look de Mary Poppins al llegar es probablemente el más importante de toda la película, porque es el que todos recordarán. Tengo una imagen clarísima de su aspecto al aparecer por primera vez en la primera película… quizás no recuerdo cada mínimo detalle, pero sin duda recuerdo su silueta al bajar con su paraguas porque esa es la imagen que se usó en todas partes. La primera película estaba ambientada en la época eduardiana, y ella llevaba un sombrero y un abrigo ceñido en la cintura, que le llegaba justo arriba de los tobillos de manera que sus piecitos asomaban por debajo. Por un lado, yo deseaba crear un estilo muy similar, pero al mismo tiempo quería hacer algo ligeramente diferente para una Mary Poppins más contemporánea. Así que la vestimos con una blusa de algodón blanca con lunares, un moñito rojo, bufanda roja, una falda de lana azul y un abrigo de lana azul ajustado de cintura alta, que lleva un cinturón y una capa. Inicialmente, probamos con una pequeña capa, pero luego optamos por una capa doble para crear mayor movimiento, realzar un poquito su silueta y acentuar su pequeña cintura… lo cual le confería este hermoso entallado, y como sabía que iríamos a ver esta silueta con bastante frecuencia, quería que fuera perfecto.

Tradicionalmente, el abrigo de una niñera o una institutriz hubiera sido de color azul marino, como el que lleva Mary Poppins en la primera película, pero yo me imaginé un color un poquito más suave. Además, el azul marino tiende a parecer negro en la pantalla. Para mí es esencial trabajar siempre en contacto con el director de fotografía, y yo sabía de antemano por Dion Beebe cómo irían a iluminar los sets. Me explicó que planeaba iluminar el interior de los sets mayormente con tonos cálidos y los sets exteriores con colores más fríos y muchos tonos de azul, así que yo debía asegurarme de que los colores que escogiese funcionasen bien en ambos casos. Elegimos un color más cercano al azul real, que le da más fuerza y profundidad y, de hecho, a la luz del día resalta el color.
¡Bienvenido #ComentaristaEmol!

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Emol valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Cuéntanos qué piensas y sé parte de la conversación.

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!
Ver condiciones

Ordenar por:
Este debate ha finalizado.
Cargando Comentarios...
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Crucigrama
Crucigrama

Supera el desafío para esta semana.

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores