Personalidades analizan el legado de Lafourcade, una figura "esencialmente polémica" que "hizo una gran labor cultural"

El autor de "Palomita Blanca" murió esta mañana a los 91 años. Su editor en zig-zag, la ministra de las Culturas y el creador de "¿Cuánto vale el show?" lo recuerdan.

29 de Julio de 2019 | 16:10 | Por Magdalena Álamos, Emol
Archivo El Mercurio
SANTIAGO.- Enrique Lafourcade murió en la madrugada de este lunes luego de haber padecido Alzheimer por más de 10 años. El escritor, periodista y crítico, famoso por su novela "Palomita Blanca", fue uno de los autores más destacados de la literatura nacional.

Además de escribir unos 45 títulos de diversos géneros literarios, Lafourcade realizó columnas de opinión para el diario El Mercurio y participó como jurado en el programa "¿Cuánto vale el show?", emitido por Chilevisión.

Consultados por Emol, el editor de Zig-Zag que trabajó en varias ocasiones junto al fallecido autor, José Manuel Zañartu; la ministra de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, Consuelo Valdés; y el director de televisión Alfredo Lamadrid, dan su opinión sobre el legado que dejó Lafourcade.

El legado de Lafourcade
Su legado principal son sus libros, que son muchos y algunos muy exitosos. Aparte de eso fue una persona que hizo una gran labor cultural. Promovió a otros escritores de su generación, la que él mismo le dio el nombre de generación del '50. Los promovió incluso llevándolos en gira por Chile en un momento dado. En general ayudando a la publicación de los libros.

Características de su escritura eran la gran imaginación y la rapidez con que escribía. Tenía un muy buen lenguaje y una gran fluidez de escritura. Se leía muy bien.

Claramente Enrique estuvo en la generación que rompió con el criollismo, pero en forma completa. Hasta la generación anterior a Enrique, todavía los escritores chilenos estaban escribiendo sobre los chilenos y en forma muy importante sobre lo rural, con personajes rurales y situaciones rurales. En cambio, Enrique con su generación, rompieron y comenzaron a escribir sobre situaciones que ocurrían en el extranjero, y con personajes extranjeros. Yo diría que hicieron que la literatura chilena pasara a ser cosmopolita.

Es una persona esencialmente polémica, le gustaba polemizar, "incordiar" para provocar polémica. En eso era bastante duro, es decir, no tenía pelos en la lengua, por lo cual se hizo de varios enemigos, y yo diría que lo que impidió que se le diera el Premio Nacional fue un poco eso, que el mismo decía que el Premio Nacional era una porquería que no servía para nada. Así que era muy difícil que se lo dieran.

Él disparaba para todos lados, no pertenecía a ningún partido político, era bastante libre en eso.
José Manuel Zañartu, asesor y ex gerente editor de Zig-Zag donde trabajó por 50 años. Fue Presidente de la Cámara Chilena del Libro y Director de la Asociación Nacional de Prensa.
La muerte de Enrique Lafourcade enluta a la literatura de nuestro país. Es una noticia muy triste, pues todos sabemos lo que significaron sus obras, en especial "Palomita Blanca", que sin duda es un símbolo para las letras y el cine chileno.

Supimos que decidió vivir sus últimos años en la región de Coquimbo, cuna de otra entrañable figura de la literatura nacional, Gabriela Mistral.

Su muerte enluta la literatura del país y deja un importante legado creativo en el campo de la escritura, ya que sus obras han retratado nuestra sociedad y se convertirán en un legado para las futuras generaciones.

Como ministra de las Culturas destaco su trabajo e interés por promover la literatura a través de ensayos, foros y charlas, además de una activa participación en medios de comunicación y programas de televisión.

Queremos enviar un cariñoso abrazo a su familia e invitar a las chilenas y chilenos a valorar su legado, recordarlo y leerlo.
Consuelo Valdés, ministra de las Culturas, las Artes y el Patrimonio
Era un personaje especial. Siempre le llevaba la contra a casi todo el mundo. El jugó ese papel siempre en la televisión y lo hacía bastante bien. Era un hombre no fácil, poco hermético, pero cuando uno lo lograba conocer bien era más fácil entenderse con él.

En "Cuánto vale el show" la experiencia fue buena porque él jugaba el papel que jugó antes Yolanda Montecinos, que era un poco el que estaba en contra de todo. O sea, siempre la mirada diferente entre lo que hacían los demás jurados. Ese era su rol y cumplió con bastante claridad.

Yo creo que Enrique era un hombre de izquierda, creo, no estoy tan convencido, nunca hablamos de política con él, nunca salieron esos temas. Pero no miraba por favorecer al más modesto y perjudicar a la persona que tenía una mejor condición. Ahí se aplicaba a su rol de buscar una mirada diferente que los otros jurados en cuanto a los participantes.

Más allá de ese programa, él siempre buscaba una posición distinta. Era respetable, y en el fondo era bueno porque hacía mirar las cosas de otro ángulo. Cada uno decide lo que le parece, pero él ponía siempre la otra mirada.
Alfredo Lamadrid, periodista, conductor y director de televisión. Creador de "¿Cuánto vale el show?"
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores