EmolTV

Restaurador de estatua de Baquedano proyecta que monumento estará listo en enero: "Va a recobrar gran parte de su aspecto"

Luis Montes se encuentra trabajando en la restauración de la escultura desde marzo, cuando fue retirada desde la Plaza Italia. Dice que "el caballo está en un 90 % limpio" y que cuando el proceso culmine "van a poder apreciarse cosas que ya se habían perdido por el deterioro de los años".

16 de Octubre de 2021 | 22:30 | Por María Francisca Prieto, Emol
Ya han pasado siete meses desde que la estatua del general Manuel Baquedano fue retirada desde Plaza Italia, para ser restaurada producto de los daños que sufrió tras ser objeto de múltiples ataques en el marco del estallido social.

De acuerdo a un primer diagnóstico realizado por especialistas a la obra del escultor Virginio Arias, esta presentaba gran cantidad de alternaciones, en su mayoría antrópicas -producidas por el ser humano-, entre ellas martillazos, afectación por exposición al fuego, capas de pintura y deformación de la pata izquierda trasera de "Diamante", el caballo.

Asimismo, se detectaron daños en la pierna izquierda del jinete, la cola del caballo y el sable, además de separaciones entre distintas piezas como consecuencia de pernos cedidos.

Tras ser retirada en una operación que se extendió por más de cinco horas, la estatua fue trasladada a dependencias del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, donde se está llevando a cabo su restauración. Los trabajos están a cargo de Luis Montes, quien también estuvo detrás de la reparación de "Ícaro y Dédalo", la obra de Rebeca Matte que en febrero de 2018 resultó dañada luego de que un camión que trabajaba en la carrera de automóviles Fórmula E la embistiera.

A través de un cuestionario enviado a Montes por medio del Ministerio de las Culturas, Emol pudo conocer cómo ha sido el proceso de restauración de la estatua de Baquedano, cuántas personas han participado, qué materiales se han usado y cuándo podría entregarse el conjunto escultórico completamente restaurado.

- ¿Cuándo comenzaron los trabajos de restauración propiamente tal y qué nivel de avance tienen actualmente?

"Los trabajos de restauración comenzaron cuando se retiró la escultura, en marzo, la intervención del monumento como tal se inició en julio y se estima que terminaría en enero. Comenzamos con las labores de limpieza del caballo, y también debimos hacer el retiro de la peana que estaba todavía sobre el pedestal. En este momento se está trabajando en el modelado y fundición de piezas faltantes, y ya se realizó parte del trabajo de reestructuración, mediante soldadura. También hay una serie de profesionales que colaboran en paralelo al trabajo de restauración, entre ellos un ingeniero que está realizando el proyecto para un nuevo sistema de anclaje de la escultura, y un ingeniero químico con experiencia en metalurgia que también ha colaborado con nosotros para ver temas de aleaciones y refuerzos estructurales".

- ¿Cuántas personas están trabajando en la restauración?

"En el taller somos 10 personas, pero hay que sumar a los colaboradores externos, ingeniero metalúrgico, ingeniero estructural y asesores. Además de aquellos especialistas que han realizado y realizarán exámenes a los materiales".

- El diagnóstico inicial de la estatua arrojó daños por martillazos, exposición al fuego, pintura y deformaciones. ¿Se han encontrado con alguna otra sorpresa en el transcurso de la restauración?

"Nos encontramos con un detalle que era poco apreciable y que apareció una vez que se realizaron los trabajos de limpieza sobre la superficie: un corte a nivel del cuello del jinete, realizado con la misma máquina que se utilizó para el corte de las patas del caballo.

Asimismo, una vez realizados los trabajos de limpieza, se encontraron detalles en el modelado de la pieza que no eran apreciables debido a las capas de pintura aplicadas. Gracias a la alta calidad de la fundición se pueden ver detalles de algunos ornamentos en la chaqueta, como también en la montura, y que se han recuperado de manera exitosa. Apareció el escudo chileno en ambos lados de la montura y también en el cinturón del jinete. Además, son apreciables los ornamentos a nivel de la chaqueta y del quepí, la gorra del jinete. Esos detalles estaban muy perdidos, porque como son volúmenes complejos, normalmente las capas -no solo de pintura, sino que también de suciedad- se van acumulando. Cuando no hay limpieza de estos detalles, de alguna manera se van haciendo inapreciables. Ahora que el monumento está limpio se pueden ver y resultan bastante interesantes".

- ¿Qué ha sido lo más difícil de restaurar?

"Este es un proceso que ha sido muy cuidado. Cada paso que hemos dado en el proceso, tanto desde el momento del retiro del Baquedano hasta los trabajos que se han cometido hoy, son procesos muy estudiados y analizados. Cada uno de ellos nos ha ido dando la razón en las hipótesis que hemos ido elaborando. Por ejemplo, en el momento del retiro del caballo, el anclaje de la obra al pedestal era tan eficiente, que hubiera sido imposible retirar el monumento sin realizar el corte que se hizo. Posteriormente, cuando abordamos el tema de la limpieza, hubo que hacer una serie de pruebas para encontrar el sistema más cuidadoso, pero al mismo tiempo el más eficiente, y por lo tanto hoy tenemos el caballo en un 90 % limpio.

Eso nos permite apreciar una serie de consecuencias secundarias en los intentos de derribo: hay desplazamientos de pernos y distintas fisuras, especialmente a nivel de las junturas, donde se movieron los pernos de armado, así como la cola del caballo y de la pierna del jinete, cuyos sistemas de armado habían quedaron inutilizados. Por lo tanto, cada uno de los pasos que se han dado en el proceso de restauración han sido pasos muy cuidadosos y discutidos. El fin último es siempre resguardar el bien, la obra, pero también en diálogo con la historia, y especialmente con los acontecimientos recientes".

- ¿Qué materiales se han usado en la restauración?

"En este momento, lo que nosotros hemos hecho, especialmente en el caso de la reposición de lo faltante, tiene que ver con sistemas de moldaje: usar silicona sobre algunas riendas que ya existen, para no modelar nuevas ni hacer una interpretación sobre esas piezas. Posteriormente, una vez reproducidas en cera, se ajustan sobre la propia escultura para tomar la forma que originalmente tenía la pieza. Una vez terminado ese proceso de calce, las piezas pasan al sistema de fundición, y eso es lo que se está realizando ahora.

Lo mismo se hizo con la espuela del jinete que había desaparecido: se tomaron en consideración los registros fotográficos preexistentes, para modelar una nueva espuela, que ahora está en proceso de fundición. También se hizo un análisis de la aleación con la cual fue realizado el caballo. Por lo tanto, la fundición de las piezas será en un bronce de exactamente la misma aleación, para que haya homogenización en el proceso de la pátina, que es la coloración de los metales y que se realiza al final de este trabajo".

- ¿Cómo se han guiado en los trabajos? ¿Han recurrido a fotos, registros, bocetos o algún otro documento antiguo?

"Sí, por supuesto. El trabajo ahí es muy riguroso. El Consejo de Monumentos ha ido disponiendo de material gráfico, registros y otros que ellos mismos fueron levantando a través de las mediciones en terreno. Eso nos ha permitido complementar y sustentar el trabajo de restauración, a partir de una referencia documental que es la que guía las labores. Esto se complementa con nuevos datos que hemos ido aportando a través de la colaboración de agentes externos, como un ingeniero metalúrgico, un especialista químico que nos asiste y un ingeniero estructural. Sus aportes también van a quedar como un cúmulo de información a disposición de las autoridades y de quienes tengan que hacer nuevos trabajos sobre la pieza en el futuro".

- ¿Cómo se reforzará la escultura para protegerla de futuros actos vandálicos? ¿Se cubrirá con algún producto especial, por ejemplo, que evite el daño por pintura o fuego?

"Se va a hacer un refuerzo estructural general en todas las junturas donde se presentaban fisuras, eso quiere decir que vamos a repasar los sistemas de ensamble y el área de la estructura de anclaje".

- ¿La restauración mantendrá el aspecto original de la escultura o incluirá alguna novedad?

"La restauración toma como referencia un momento histórico. Lo interesante es considerar cuál es el aspecto que permite la apreciación de la obra desde la perspectiva de la ciudadanía, que entiende que el monumento significa lo que representa como conjunto escultórico, pero también la manera en que somos capaces de, a través de esta restauración, otorgar importancia a esa historia reciente.

Por lo demás, creo que la escultura va a recobrar gran parte de su aspecto, y van a poder apreciarse cosas que ya se habían perdido por el deterioro de los años. A veces las mantenciones no son tan cuidadosas y por lo tanto creo que vamos a poder superar el trabajo inadecuado que se había realizado con anterioridad a las manifestaciones".
¡Bienvenido #ComentaristaEmol!

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Emol valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Cuéntanos qué piensas y sé parte de la conversación.

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!
Ver condiciones

Ordenar por:
Este debate ha finalizado.
Cargando Comentarios...
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores