EmolTV

Experta española: Encíclica del Papa define al cambio climático como “problema moral de primer orden”

Teresa Ribera, ex ministra y actual directora del think tank internacional IDDRI, destaca el papel clave que pueden jugar Chile y la Presidenta Michelle Bachelet en la crucial cumbre del clima en París que se efectuará en diciembre próximo.

21 de Junio de 2015 | 09:39 | Por Felipe De Ruyt, Emol

Teresa Ribera, directora del IDDRI y secretaria de Estado de Cambio Climático de España entre 2008 y 2011.

Agencias
SANTIAGO.- “La tierra de los pobres del Sur es rica y poco contaminada, pero el acceso a la propiedad de los bienes y recursos para satisfacer sus necesidades vitales les está vedado por un sistema de relaciones comerciales y de propiedad estructuralmente perverso”, advirtió el Papa Francisco en uno de los pasajes más comentados de su reciente encíclica Laudato Si’ (“Alabado seas”), centrada en el problema del cambio climático y la “deuda ecológica” de los países ricos frente a los pobres.

El texto, que ha sido considerado “histórico” por distintos observadores, generó las más dispares reacciones.

Así, en Estados Unidos, mientras el Presidente Barack Obama alabó sin reservas el documento y expresó su  “admiración profunda” por la toma de posición del Pontífice, Jeb Bush, católico y postulante republicano a la Casa Blanca, criticó duramente la encíclica, cuyas conclusiones consideró “arrogantes”. También llamó al Papa a ocuparse de “hacer mejores a las personas” y no entrar en “aspectos políticos”.

Para Teresa Ribera, ex secretaria de Estado de Cambio Climático del Gobierno de España y actual directora del Instituto para el Desarrollo Sostenible y las Relaciones Internacionales (IDDRI), think tank con sede en Francia y uno de los institutos internacionales más importantes en el área ambiental, “está bien que surja un debate sobre estos asuntos y que se abra una discusión de orden moral en este ámbito, abordando cuestiones que desde hace mucho no se discutían”.

Para la experta, cuya institución cumple un rol crucial en las definiciones europeas frente a la Cumbre del Clima de París que se efectuará a fines de este año, las palabras del Papa son importantes porque “constituyen un recordatorio claro” en la necesidad de “centrar este debate en las personas y en el aspecto social de la sostenibilidad del ambiente”.

“El Papa Francisco nos dice que el cambio climático no es sólo un asunto científico o tecnológico, sino un problema moral de primer orden y una amenaza para la justicia y la paz en el mundo que nos obliga a reaccionar. Esa es una lectura política importante, que veremos qué recorrido tiene en los próximos meses”, afirma Ribera, en conversación con Emol.

Sobre los cuestionamientos realizados por Bush, la ex secretaria de Estado hispana considera “una gran irresponsabilidad” abrir de esa manera la opción de radicalizar el debate en torno al cambio climático.

“Bush hace mal en gestionar esto de este modo. No creo que deba forzar una interpretación política, sino que debería fijarse en los argumentos morales del Papa”, recalca.

También desestima los argumentos en torno a que el cambio climático sea meramente un tema “de fe” y recalca que hoy existe un consenso científico prácticamente unánime en torno a la realidad de este problema de alcance global.

“Hay que entender que hoy la ciencia, la tecnología, la física, las matemáticas, la química atmosférica y la demografía ya no dejan margen para que nadie se esconda en ningún tipo de duda” sobre este fenómeno y sus efectos, enfatiza.

La especialista también destaca que el planteamiento del Papa pone en evidencia que este desafío requiere soluciones que van mucho más allá “de la mera tramitación de un acuerdo diplomático y un tratado internacional”.

Por ello, el llamado del Pontífice apunta a la urgencia de “activar una energía colectiva mucho mayor que involucre a las personas en todo el mundo: en EE.UU., en Europa, en Chile y en el conjunto del planeta”, explica.

Chile “nación puente” y el rol de Bachelet

Sobre el rol que jugarán los países en desarrollo en la discusión que se realizará en la COP21 de París entre el 30 de noviembre y el 11 de diciembre, Ribera afirma que Chile “tiene un papel importantísimo, porque es una nación puente en muchos ámbitos” entre Europa, América y otros continentes.

“Es un país que si bien no tiene la renta per cápita de una nación europea, cuenta con niveles de educación, de formación y de madurez del sistema económico muy avanzados en relación con el resto del mundo en desarrollo”, describe.

La ex ministra hispana también resalta el papel de la Presidenta Michelle Bachelet, quien puede convertirse, a su juicio, “en un puente para entenderse con sensibilidades políticas muy diferentes dentro de la región. Ese es un gran valor añadido”.

“Ella en particular, con su experiencia en Naciones Unidas y con la credibilidad que tiene tanto frente a gobiernos situados más a la izquierda como a los situados hacia la derecha en la región, y con su experiencia de Estado previa, pone a Chile en una posición realmente envidiable a la hora de facilitar el tender puentes y crear confianzas colectivas” en la lucha contra el cambio climático global, asevera.

La cita mundial en París busca definir un nuevo acuerdo internacional para reducir la emisión de Gases de Efecto Invernadero (GEI) y desarrollar economías bajas en carbono. Ello apunta al objetivo de impedir que el calentamiento global se eleve en más de 2 grados a fines de este siglo y genere efectos catastróficos sobre el clima planetario.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores