Relación entre EE.UU. y Cuba: Los temas pendientes tras la apertura de embajadas

Luego de sorprender al mundo el 17 de diciembre del año pasado, cuando confirmaron el restablecimiento de relaciones, Washington y La Habana siguen trabajando en pos de limar las asperezas que los ha separado por más de medio siglo.

05 de Julio de 2015 | 13:56 | Emol

Castro y Obama se reunieron en la VII Cumbre de las Américas, realizada en Panamá.

AP
SANTIAGO.- Cincuenta y cuatro años debieron pasar para que Estados Unidos y Cuba acercaran posiciones. Hito histórico de ello ocurrirá el próximo 20 de julio cuando reabran sus respectivas embajadas en un acuerdo simultáneo anunciado el miércoles último.

Los Mandatarios de ambos países, Barack Obama y Raúl Castro, respectivamente, sorprendieron al mundo cuando el 17 de diciembre del año pasado confirmaron el restablecimiento de relaciones.

Esto fue conseguido tras casi dos años de conversaciones secretas en Canadá, mediadas por el propio Vaticano. Ello, no obstante, no estuvo ajeno a críticas tanto de autoridades isleñas como norteamericanas.

Aún así, Washington ha tomado varias medidas como la flexibilización de los viajes a la isla, la ampliación del límite de las remesas o la autorización para exportar materiales de construcción y agrícola a particulares isleños. Incluso, apoyó la participación de Castro en la VII Cumbre de las Américas y retiró a La Habana de la lista de países patrocinadores del terrorismo.

En este camino, no obstante, varios temas todavía están pendientes y que marcarán la futura agenda de acercamientos. Aquí, algunos de ellos.

Devolución de Guantánamo

Desde 1903 que la Estación Naval en la Bahía de Guantánamo está en poder de Estados Unidos. "Una vez nombrados los embajadores, restablecidas las relaciones diplomáticas... tendremos relaciones; pero normalizarlas ya es otro tema, tiene que eliminarse el bloqueo completo y la base debe ser devuelta", señalaba el líder isleño, Raúl Castro.

No obstante, el Gobierno norteamericano, a través de su secretario de Defensa, Ash Carter, fue tajante: "No hay expectativas ni planes con respecto a (la devolución de) la base naval de Guantánamo, en Cuba", cerrando así la opción de ceder los 116 kilómetros que ocupa el recinto que arrendó al país norteamericano con carácter perpetuo.

Bloqueo económico

Otro de los requisitos para alcanzar la normalización de las relaciones bilaterales es el aislamiento de la isla, a través del embargo económico. "No se puede secuestrar el futuro" de la isla "por lo que sucedió en el pasado. Esta política de aislamiento no funcionó", admitió el Presidente estadounidense, Barack Obama.

Su propuesta y llamado al Congreso norteamericano para "que dé pasos para levantar el bloqueo que evita que los estadounidenses viajen o hagan negocios en Cuba" sigue sin tener acogida. De hecho, sus palabras tuvieron inmediata respuesta de los republicanos.

"La administración Obama está ofreciendo a los Castro el sueño de la legitimidad sin obtener una sola cosa para el pueblo cubano que está siendo oprimido por esta brutal dictadura comunista", indicó John Boehner, presidente de la Cámara de Representantes.

Derechos humanos

En marzo de este año, Washington y La Habana sostuvieron un inédito diálogo respecto a este histórico foco de controversia, enfocados en construir una hoja de ruta para avanzar en las negociaciones para restablecer las relaciones diplomáticas.

Las diferencias de enfoque en el tema de los derechos humanos han sido claves en el enfrentamiento de los antiguos rivales de la Guerra Fría, sobre todo, porque mantienen "distintas concepciones sobre el ejercicio de la seguridad nacional, democracia, modelos políticos o relaciones internacionales".

"Tuvimos una reunión útil, que permitió intercambiar posiciones. Acerca de cómo vamos a encaminar esta conversación, estaremos en contacto por los canales diplomáticos. No hay definiciones en este momento", confirmó ese día Pedro Luis Pedroso, subdirector de Asuntos Multilaterales de la Cancillería cubana. A la espera de un nuevo encuentro, ambos países han recalcado que este tema "no será obstáculo a que las partes puedan relacionarse civilizadamente, en reconocimiento y respeto de estas diferencias".

Otros

Las tratativas, además, deberán considerar otros puntos planteados como esenciales para La Habana: el cese de las transmisiones radiales y televisivas hacia Cuba que la isla considere "violatorias de las normas internacionales y lesivas a nuestra soberanía", y que se compense al pueblo cubano por "los daños humanos y económicos provocados por las políticas de EE.UU.".
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores