Candidatura de Donald Trump y rumores de renuncia: ¿Hay posibilidades de que ocurra?

Los últimos días, las diferencias entre el abanderado presidencial y la cúpula del Partido Republicano han aumentado, causando una serie de especulaciones sobre una salida del magnate de la carrera por la Casa Blanca.

06 de Agosto de 2016 | 08:59 | Por Ramón Jara A., Emol
AP
SANTIAGO.- Tras ser proclamado el 14 de julio como el candidato presidencial del Partido Republicano para las elecciones de noviembre, el empresario Donald Trump arremetió con una campaña dura que ha sacado más de una roncha y ha generado descontento en la misma colectividad, debido a sus últimos enfrentamientos con diversas personalidades estadounidenses, hechos que sin duda perjudican sus aspiraciones para llegar a la Casa Blanca.

Así, declaraciones como las dichas contra la familia del soldado musulmán que murió combatiendo por el Ejército de Estados Unidos; su negativa a apoyar las candidaturas parlamentarias de dos pesos pesados del mundo republicano, como Paul Ryan y John McCain; y las acusaciones falsas contra el Gobierno de Barack Obama de haber pagado a Irán por un millonario rescate de cinco prisioneros, han hundido a Trump y han sacado más de un dolor de cabeza no sólo al oficialismo, sino que también a su propio partido.

De este modo, la cúpula republicana ha expresado su malestar por un candidato que, si siempre se perfiló como un "outsider", hoy se muestra como una figura de división más que de unión del partido. Así, han surgido los rumores de que no sería para nada descabellado que Donald Trump se viera forzado a renunciar a su polémica candidatura.

El tema fue puesto en la agenda por ABC News, que asegura que varios líderes republicanos ya manejan opciones en caso de que el magnate diera un pie al costado, caso que ha sido analizado por otros medios como NBC o The New York Times. Pero, ¿es realmente factible que esto ocurra?

"Claro que sí", dice a Emol el director del Observatorio de Asuntos Internacionales de la Universidad Finis Terrae, Alberto Rojas, para quien un factor importante son los últimos "episodios bien complejos" protagonizados por el magnate, los que ciertamente han agravado su compleja relación con el partido.

"Trump, más que un político, es evidentemente un millonario, un hombre de negocios, un tipo que muchos consideran que es una especie de aventurero en el ambiente de la política y por eso despierta tantos anticuerpos al interior del Partido Republicano, y en ese contexto no ha dado señales de supeditarse o aceptar de algún modo que la cúpula del partido, la dirección del partido, lo ponga en una ruta más coherente de lo que es su campaña", asegura Rojas.

De este modo, el académico cree que el que existan estos rumores de una renuncia del candidato republicano "demuestran que algo hay, y ese algo obviamente podría ser -hablando desde la especulación- que ciertas figuras del partido hayan hablado o le hayan hecho ver su molestia por su conducta ante los propios candidatos".

Más escéptico ante este inédito escenario se muestra Matías López, del Instituto de Ciencias Políticas de la Pontificia Universidad Católica, quien asegura no haber visto "ninguna actitud de Trump que sugiriera que quiera bajarse".

"Como yo lo veo, la posibilidad de que Trump renuncie, si es que llegara a ocurrir, estaría mucho más ligada a su temor de ser Presidente que al nivel de respuesta que él le de al partido, porque Trump se ha mostrado hasta el momento totalmente independiente de lo que las élites del Partido Republicano desean. Él se ha pasado el partido por encima, se adueñó de las estructuras del partido y nunca se mostró responsivo a la opinión de la élite republicana", agrega.

El "flaco favor" a los republicanos

Uno de los factores claros que incidirían en esta crisis que tiene en conflicto a Donald Trump con los republicanos son sus múltiples "salidas de libreto", que no hacen más que generar rechazo.

"Tengo la sensación de que Trump cree que le está haciendo un gran favor al Partido Republicano al ser él el candidato a la Presidencia", dice Rojas, pese a todo el rechazo que puede concitar, pero sus peleas y con sectores como los musulmanes, los inmigrantes o incluso sus críticas al senador John McCain, de quien cuestionó su perfil de héroe de guerra.

"Ese tipo de cosas están minando gravemente la candidatura de Trump en una etapa que es muy distinta a la de las primarias. Una vez ya convertido en el candidato oficial obviamente lo que se espera es que tenga un tono más serio, una actitud de quien se supone podría manejar los destinos de la nación más poderosa de este planeta, entonces a uno le dan un poco de terror estas actitudes", agrega.

Por su parte, Matías López afirma que Trump "ha intentado generar instancias de unión del partido y ha fracasado en eso. Pero si uno mira su campaña republicana en el largo plazo, su actitud fue siempre de desprecio hacia las élites del partido. Cuando hablaron de McCain, su reacción fue que para él no era un héroe de guerra porque lo atraparon en Vietnam; cuando hablaba de Mitt Romney, decía que prácticamente era un idiota; habla del Gobierno Bush como un gran fracaso".

Así, Rojas complementa que el magnate no está ayudando a su partido en su intento por mantener la mayoría en el Congreso de cara a las elecciones parlamentarias, un factor clave en caso de que los republicanos no ganan las presidenciales, ya que podrían bloquear numerosas iniciativas de Hillary Clinton, la candidata demócrata.

"Lo que está haciendo Trump en este minuto es un flaco favor a los que precisamemte buscan mantener ese control que, como hemos visto, ha sido tan decisivo en el bloqueo a muchas de las iniciativas de Obama, y esa es la apuesta, en caso de perder la presidencial, decir 'ok, nos bancamos a Hillary Clinton como presidenta pero mantenemos el control del Legislativo y le hacemos la vida imposible y le bloqueamos todas sus cosas', y al menos así mantener una cuota de control importante a nivel gubernamental", sostiene.

Las posibilidades

Así, para el académico de la U. Finis Terrae, la apuesta de los republicanos es doble: "Por un lado intentar mantener o retener al electorado que a lo mejor se va a sentir mucho menos cómodo con una figura como Paul Ryan o McCain que con Donald Trump, pero al mismo tiempo yo creo que la puesta iría por el lado de reencantar y recuperar al electorado más bien tradicional de los republicanos".

De este modo, agrega Rojas, "si el Partido -el establishment- logra que Trump renuncie, ahí lo que tiene es una crisis y una oportunidad al mismo tiempo, porque en el fondo va a ser algo que la prensa y los demócratas le van a hincar el diente, pero al mismo tiempo sería tal vez la oportunidad para levantar una figura más oportuna, más
sensata, más seria que en vez de seguir dividiendo al partido lograra una especie de reunificación de estos grupos dentro del partido".

Ahora, sólo queda esperar qué suceda, ya que la última palabra la tiene de Trump. En caso de renunciar, será el Partido Republicano el que resuelva el reemplazo del candidato, de acuerdo a sus estatutos. Nombres hay (Paul Ryan, Marco Rubio o John McCain), pero eso sí que sería especular.
¡Bienvenido #ComentaristaEmol!

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Emol valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Cuéntanos qué piensas y sé parte de la conversación.

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!
Ver condiciones

Ordenar por:
Este debate ha finalizado.
Cargando Comentarios...
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores